[Adivinen qué día es hoy] Viernes 13 parte VI: Jason vive.

Bueno cabros primero les tengo que pedir disculpas, porque fallé en mi cometido de subir cada viernes 13 una crítica a alguna película de VIERNES 13. Con vergüenza y mucha humildad, les pido disculpas. Porque esta crítica fue subida con UN VIERNES 13 DE ATRASO, lo siento mucho. Y es una de mis favoritas, y que tenía muchas ganas de ver y reseñar para ustedes cinco personas que leen esta sección. Ya nada tiene sentido.

Pero bueno Friday the 13th: Jason Lives (1986) es la película que tenía que arreglar los condoros de la anterior, que como les conté en la crítica previa, es la que se trata de [SPOILER DE TREINTA AÑOS] un asesino equis que no es Jason, y solo está haciéndose pasar por Jason. Lo llamaremos Fakeson Mentiroorhes. Después de que todos odiaran una Viernes 13 protagonizada por Fakeson Mentiroorhes (que siendo justos, tan mala no era), los peliculastas dijeron “¿Ah sí? ¿Querían Jason aunque saben que el loco está muerto? Bueno, aquí tienen”. Y ZUÁCATE, nació la primera representación de Jason en que el compadre es, oficialmente, un zombi.

Esto igual es cuático si lo piensan, porque las películas de Viernes 13 hasta ahora no habían sido nunca SOBRENATURALES. Jason era muy duro de matar, cierto, pero siempre fue con “misterio” y nunca nunca con “fantasía”, no sé si me explico. Bueno pues al comienzo de esta película vemos el cadáver momificado de Jason, con gusanos, en un ataúd con lápida y todo (*), y el loco resucita porque le cae un rayo.

Desde que me repetí esta película que sigo pensando en un equivalente en el cine de terror actual y no se me ocurre ninguno. ¿Hay alguna saga de terror que haya introducido elementos sobrenaturales en la sexta parte? Nope, son sobrenaturales desde el principio (las Pesadilla, las Chucky) o nunca son sobrenaturales (Saw, Wrong Turn, Psicosis). Las Viernes 13 se acercaron tan de a poco, que el tránsito les quedó piola. Después siguieron con la fantasía cuando Jason peleó contra Carrie de los Pobres (parte VII), y se terminaron de ir al chancho cuando resultó que Jason era un gusano demoníaco que se transfería de cuerpo en cuerpo (parte IX, SPOILER de la futura crítica: mal ahí, peliculastas). Lo mejor del cruce de Jason a lo sobrenatural en mi opinión es Freddy vs. Jason, pero para esa sí que nos falta.

Bueno en fin, esta película parte con el mismo personaje de “Tommy” de las anteriores (en la IV era niño, en la V estaba en el manicomio) yendo a cerciorarse de que Jason está bien muerto. Va con un amigo, y uno entiende que estos dos se escaparon del manicomio, así que ya nos caen bien. Son un poco como los dos compadres que escapaban de manicomio a pelear contra Freddy en Freddy vs. Jason, pero antes, y en el universo de Jason. El actor que hace de Tommy vuelve a ser distinto a la película anterior, marcando así el tercer actor en hacer este personaje. Cuando chico era Corey Feldman, después era un rucio desabrido, y ahora es el compadre de Return of the Living Dead, que es mucho más galán ochentero que el otro. ¡Trivia sorpresa! El actor que hacía de Tommy en la anterior se hizo evangélico y por eso rechazó el papel, qué gran aporte de trivia fue ese ah, quedaron locos.

Bueno el asunto es que Tommy se condorea y le clava un fierro en el corazón a Jason, con tanta mala suerte que justo del cielo cae un rayo y la electricidad resucita a Jason automáticamente, todo lo cual está basado en la ciencia según le leí a Neil deGrasse Tyson. Jason se levanta de la tumba frente a nuestros ojos y Tommy ve su peor pesadilla volverse realidad, pero eso le pasa por tontorrón, ¿no viste El Secreto, viejo? Tú mismo hiciste esto realidad, Tommy. Más encima tú mismo le llevaste la máscara de colador de fideos clásica, gil. ¿Qué es eso? “Oye le tengo miedo a Freddy así que voy a ir de noche al cementerio donde está sepultado, en plena tormenta, y por si acaso voy a llevar su guante con cuchillos y su sombrero, eso va a ser de ayuda, obvio, ¿qué podría malir sal?”. De aquí en delante la película es la clásica Viernes 13, con un grupo de personajes jóvenes apestosos que están operando el campamento donde se ahogó Jason siendo niño y donde después mataron a la mamá de Jason que estaba ahí vengándolo, pero momento Jason eso significa que Jason no se había ahogado y ahora es él el que está vengando a su mamá porque resulta que él vio cómo la decapitaron, etc. No lo piensen mucho, porque es un poco enredado. Pero bueno ese mismo campamento, ustedes captan. Y el tontorrón del Tommy anda corriendo toda la película tratando de advertirle a la gente pero nadie le cree, así que decide que él mismo va a solucionar el problema que, eh, él mismo provocó.

Lo más importante de esta película además de la entrada al terreno sobrenatural, es que esta es la Viernes 13 que trata a Jason como a un rockstar, y que se ríe de sí misma, y tiene humor y un montón de cosas que en nuestra memoria está en todas las Viernes 13, pero la verdad es que solo está aquí. Por ejemplo las muertes graciosas o más ingeniosas. En las otras Viernes 13 las muertes siempre eran muy en serio y uno hacía una mueca de disgusto. Acá son más chistositas, a un loco lo tiran contra un árbol y deja una mancha de sangre encima de un “Smile”, y a una loca le aplastan la cara contra la casa rodante y por fuera se ve su expresión en el metal. Ah y se me había olvidado decirles, al principio tiene una intro en la que Jason camina y mata al camarógrafo ¡igual que James Bond! Si eso no es consagrar a Jason como ícono kitsch del mundo mundial, entonces no sé qué es.

Y aunque técnicamente esta es la quinta película de Viernes 13 hecha en la década de los 80s, es lejos la más ochentera de toda. Se ve como típica película ochentera, tiene una onda hasta Amblin incluso (por la luz, y la alta presencia de niños, por primera vez en el campamento sin contar los flashpacks de las anteriores). Tiene mucho humor deliberado además, y yo creo que por eso era esta la que más me gustaba cuando péndex. Esa escena en que Tommy le tira bencina a Jason, y se pone a llover justo cuando prende el fósforo: Clásico momento de humor de películas infanteenagers de los ochentas. Además como dije es una película con muchos niños, y Jason termina de transformarse en un héroe cuando se acerca a los péndex pero no les hace nada:

Esa escena es la zorra. No les voy a mentir, cabros. Esta película sigue siendo una de mis favoritas de esta saga, y de las más disfrutables de todas, en mi opinión. Lamentablemente creo que es el momento exacto en que las mismas películas le perdieron un poco el respeto a Jason, y empezaron a reírse de él, y no con él. Viendo esta película de nuevo para esta crítica reconozco que me anduvo molestando esa actitud sabelotodo de los peliculastas, pero creo que es lo que tenían que hacer para resucitar una saga que según todos ya estaba muerta (y que no iba ni por la mitad jajajjaja).

Las actuaciones son sorprendentemente buenas para los estándares de Viernes 13, donde siempre hay más de uno ostentando el récord Guiness al Peor Actor de la Galáctea. También es sorprendente el “abanico” de víctimas que encuentra Jason, incluyendo un grupo de nerds idiotas que andan jugando paint-ball, o una pareja muy elegante que parece que va a un matrimonio cuando los intercepta Jason (chistesito de comercial de tarjeta de crédito incluido). En esta película da la sensación de que Crystal Lake está en un pueblo muy entretenido y donde está todo pasando, a diferencia de las otras donde se veía mucho menos. A lo más unos hippies y/o unos motoqueros. También debo decir que esta película tiene varias muertes que duelen de verdad, justamente porque uno le tiene buena a los personajes, algo muy escaso en esta saga donde todos los que mueren suelen ser pelmazos de todo tipo. ¿Ejemplo? El sheriff. Es bien apestoso este señor, pero uno entiende por qué no le cree al señor que se escapó del manicomio. Su muerte es tan maletera además, que uno queda adolorido (Jason le quiebra la columna dándolo vuelta para atrás, ouch).

Veredicto: Una de mis favoritas de todos los tiempos pese a que constantemente quiere pasarse de lista. Igual gana puntos por ser tan pulentamente ochentera y por sus muertes buenas. Lamentablemente mi memoria de las que vienen es que son las peores de la saga, pero ya nos vamos a enterar el próximo… Viernes 13 de octubre, ejalé. Ochocientos millones ciento cinco mil quince estrellas y un Selvanegra Award al Tommy, por pastel.

(*) Me perdonarán la tangente pero: ¿Quién pagó por el servicio fúnebre y el cementerio de Jason? ¿El estado? ¿O tiene Jason un pariente desconocido? Ahora que lo pienso nunca explican qué pasó con el papá de Jason. ¿Y si su papá está vivo por ahí? Ojo peliculastas, aquí tienen de donde colgarse para el remake/secuela/The Force Awakens.

Attachment

Leave a Comment