The Hateful Eight (Los 8 Más Odiados).

Debe haber sido difícil ser cowboy. Todo el día arriba del caballo mascando tonteras y a pleno sol con los medios ponchos. La única comida decente esos porotos en tarro asquerosos que se zampaban sentados en una roca incómoda al lado de la fogata mientras la serpiente de cascabel les mataba el caballo, etc. Todo mal. Aunque igual puede pasar algo bueno de vez en cuando y los vaqueros pueden por ejemplo encontrar el amor como los de Brokeback Mountain que pese a todo supieron encontrar las riendas de sus porotos y consiguieron domar el potro salvaje de sus sentimientos (metáfora).

¿Pero saben quiénes nunca van a encontrar el amor? Los vaqueros de esta película The Hateful Eight. Estos locos deben ser los personajes más malditos desgraciados infelices de la historia de los westerns, y por si no conocen este género les cuento que se caracteriza por tener alta abundancia de personajes malditos desgraciados infelices, y si no me creen acuérdense de Griff de Volver al Futuro III o del Apestoso Pete de Toy Story 2. Al lado de los 8 odiosos, esos son Flanders en misa.

PARA LEER EL RESTO DE LA CRÍTICA VAYAN AQUÍ: ¡LONK! (SORRY)

Pero antes, entre los que comenten esta entrada aquí abajito sortearé ENTRADAS DOBLES para ir a ver la película al cine, además de POLERAS. ¿Qué mejor? ¿Vieron que igual valió la pena entrar? Les daré los ganadores en la semana. Pero si pueden vayan a ver la peli antes que está filete. Gracias, cabros.

Leave a Comment