Si no están viendo Fargo, no merecen vivir

Hay cosas que simplemente no puedo entender. Una de ellas es que a veces siento que ustedes cabros ven absolutamente todas las series que existen en el universo, sin excepción, y que todas las encuentran buenas. Apenas Netflix saca una temporada completa de cualquier cosa, los leo entusiasmados maratoneando, o comentando cuestiones que yo no vería ni abandonado en una isla desierta con esa pura serie disponible para mi entretención (sorry Grey’s Anatomy). Y sin embargo aparece una serie que no tengo ningún problema en catalogar de OBRA MAESTRA, una serie que me tiene aguantando la respiración cada minuto de sus capítulos, una serie que no puedo creer que exista por el nivel de actuaciones, puesta en escena y (sobre todo) escritura, ¿y dónde están ustedes? Viendo Grey’s Anatomy.

Estoy hablando de la segunda temporada de Fargo, por supuesto, esa serie mutante que no tenía por dónde ser buena y resultó ser increíble. Según yo, la mejor de todo ese año de televisión (toma, True Detective), y la única y legítima heredera de Breaking Bad (aquí explico por qué http://www.flims.cl/2014/06/04/fargo/ ). ¿Y por qué es mutante, se preguntarán ustedes? Porque no era ni remake ni adaptación de la película Fargo (1996) de los hermanos Coen, pero sin embargo estaba claramente “inspirada” en su esencia: Una serie donde los personajes son casi todos tontos, donde la casualidad (y la mala suerte) juegan un rol fundamental, un universo donde todo es crímenes, malos entendidos, gente muy mala chocando con gente muy buena, repentinos e inolvidables estallidos de violencia, y nieve. Mucha nieve. Y donde más encima trataban de replicar el estilo maestro de los hermanos Coen, llenando la serie de secuencias pulentas que no se pueden creer, y con referencias a toda la flimbografía de los compadres. Si en 1996 cuando vi Fargo y quedé loco me hubieran dicho que habría una serie de televisión que me haría sentir lo mismo durante diez horas, y que además sería una carta de amor a los hermanos Coen con referencias a Blood Simple, Raising Arizona, Miller’s Crossing, Barton Fink, The Man Who Wasn’t There, O Brother Were Art Thou, etc. yo les habría dicho: “Llévenme a esa época mágica ahora por favor, mensajeros del futuro”. En serio, no puedo creer que hayan hecho esta serie, siento que es un regalo para mí, hecho a la medida. ¡Y no puedo creer que sea el único que la está viendo!

En fin, al igual que True Detective y American Horror Story, Fargo es de esas series que cuentan una historia completa y redondita en una sola temporada, y que parten de cero en la siguiente, con personajes nuevos, historia nueva, y mansacas nuevas. En el caso de Fargo la conexión no solo es conceptual, eso sí, porque la temporada dos cuenta la historia de Lou Solverson, el papá de Molly, la policía gordita buena onda de la primera temporada. En la primera temporada Lou era un policía retirado que tenía un restorán de esos gringos donde siempre sirven café y venden waffles, que se caracterizaba por tener los medios consejos para la pobre Molly, y por tener recuerdos de un incidente en su vida de policía que lo marcó para siempre. Bueno pues la segunda temporada de Fargo es ESE INCIDENTE, y transcurre en 1979, cuando Molly es una niñita, y su mamá todavía está viva.

Siguiendo la tradición de Fargo The Movie y Fargo The Season 01, el primer capítulo es un gran entuerto donde quedan claras todos los personajes que se van a trenzar en los enredos sangrientosos criminales, producto de una serie de muertes que ocurren muy pronto, y que es una secuencia maestra. SPOILERS DE AQUÍ EN ADELANTE: En este caso, estas muertes parten cuando un mafioso de mala muerte decide echarse muy torpemente a una jueza y los pocos testigos que hay en un restorán de waffles, para luego morir atropellado por una comadre que iba pasando, por estar parado en medio de la carretera mirando un OVNI. Sí, leyeron bien, una de las secuencias más tensas y hermosas que he visto en televisión termina con el compadre mirando hacia arriba y viendo un OVNI en la distancia, solo para ser atropellado repentinamente. ¿Cómo no me va a gustar esta serie?

Los problemas son varios. Uno: El mafioso de mala muerte es el hijo menor de una familia de mafiosos brígidos, que está a punto de trenzarse en una guerra con otro clan de mafiosos cuando el Vito Corleone de la familia sufre un infarto cerebral. Tal como los Corleone, los sucesores posibles son tres hijos: El compadre Loser atropellado, el compadre violento que solo quiere guerra (como Sonny Corleone), y el hijo más piola que todavía no sabemos qué onda su personalidad, y que lo interpreta nuestro querido Organic Mechanic de Mad Max Fury Road.

A diferencia de los Corleone, la sucesora natural al “trono” podría ser también la esposa Corleone, una viejita temible y muy seria que dan ganas de aplaudir cada vez que habla, y que da mucha pena cada vez que la muestra abrazada a su esposo catatónico. Entran también en el juego tres personajes notables: El hijo enfermito del Organic Mechanic (Walter Junior. 2.0), la hija adolescente de Sonny Corleone (se las trae), y el matón principal de la familia, un indio que no habla nada y que es absolutamente temible y brígido. Este indio, descubrimos después, no solo es el matón principal de la familia, es además un hijo adoptivo que se crió con los demás hermanos, pero que tiene una lealtad ciega hacia el Sonny Corleone.

Aquí tengo que detenerme a aplaudir el personaje de este indio porque el compadre debe ser uno de mis personajes secundarios favoritos de todos los tiempos. Hay varias razones para amarlo, la primera siendo que el compadre claramente es una referencia al personaje del indio de la película (el que le saca la cresta a correazos a Steve Buscemi). Segundo porque cuando el loco entra en acción no se puede creer (vean el capítulo 05 si no me creen). Y tercero ¡porque la serie lo ama! En una escena del capítulo 02 se ve al compadre en el bosque, solo, contemplando cosas de indio mientras acaricia un conejo. Los peliculastas meten un flashpack entonces, de cómo él siendo niño vio un acto de magia en el colegio en que un mago sacaba un conejo de un sombrero. Y justo cuando uno está pensando tonteras como que su relación con la naturaleza es completamente distinta a la nuestra, por ser nativo, el compadre le quiebra el cuello al conejo y se va caminando como si nada.

Hay tres familias más que se van a cruzar con estos mafiosos maestros.

FAMILIA 01: LOS BLOMQUIST.

Los representantes de la tradición de los matrimonios tóxicos de Fargo. Uno es el carnicero Ed interpretado ni más ni menos que por nuestro querido Matt Damon de los Pobres (Breaking Bad) y Mary Jane Watson (Spider-Man). La comadre es una peluquera que alguna vez fue la reina del baile de graduación pero que ahora viene en bajada, y es la que atropella al mafioso sin saber quién es, y sin cachar que el loco acaba de asesinar a tres personas. Completamente desconectada de la realidad, la loca se lleva al muerto a la casa y no le dice nada al marido, hasta que el otro lo encuentra (todavía vivo) y lo remata, creyendo que es un desconocido que los está atacando. Mary Jane Watson entonces lo convence de deshacerse del cadáver manipulándolo con amor y con la promesa de darle la pasada para tener un hijo por fin, y el otro compra porque es un hombre de gustos simples. Es tan desesperante y tan tóxica esta relación, y son los dos tan tontos que creo que gran parte de la tensión (insoportable) de los capítulos viene por culpa de estos dos. La comadre claramente no está ni ahí con él, y toma anticonceptivos en secreto mientras el otro sueña con ser padre, mientras lo empuja a hacer cosas tan horribles como transformar el cadáver del mafioso en carne molida. Cosa que hace. Y no se preocupen fans de Fargo: The Movie que tendrán su hermoso homenaje al pie pelado metido en la máquina moledora. El carnicero y esta Legalmente Rubia Lady Macbeth son verse para creerse, en serio.

FAMILIA 02: LOS MAFIOSOS DE ARIZONA.

Este es el clan rival que quiere quedarse con el territorio de los Corleone. No se sabe bien quiénes son, salvo por los “emisarios” que mandan primero a negociar, y luego a hacer la guerra. Creo que no entiendo bien la jerarquía, pero mandan a un mafioso bigotón a negociar, y a un negro Afroman que anda con dos rabinos gemelos mudos asesinos (lejos los personajes más Snatch de todo Fargo). El Afroman es seco porque es el heredero de Lorne Malvo en esta temporada: Es increíblemente temible e impredecible, pero también es muy caballero y bueno para sonreír. Los otros dos son sus matones, y le hacen caso en todo únicamente a él, llegando a desobedecer incluso a los carabineros si Afroman no los autoriza primero. Maestros. Y a propósito de carabineros:

FAMILIA 03: LOS SOLVERSON.

Por supuesto que el que va a estar al medio de todos es el carabinero Lou (Búhoman, de Watchmen). El compadre está casado con la Mother de How I Met Your Mother y en esta serie también está enferma y se va a morir (cáncer sucks). Los dos tienen una hija chiquitita adorable (¡Molly!) y reciben las visitas del abuelo (papá de ella) que también es carabinero, y que es interpretado por Ted Danson, famoso por atender bares (Cheers) y por morir enterrado hasta el cuello en la playa cuando sube la marea (Creepshow). Esta familia es por supuesto la que representa EL BIEN ABSOLUTO, y los que nos hacen sufrir porque no queremos que les pase nada malo. En serio, cuando Carabinero Tatita para a los Mafiosos de Arizona y se enfrenta a Afroman es incluso más terrorífico que cuando Clon Hanks paraba a Lorne Malvo en la primera temporada.

Bueno imaginarán que con esta historia empieza a quedar la pura zorra muy pronto. Uno le está haciendo barra a la familia Matt Damon de los Pobres porque sabemos que en cuanto los Corleone sepan lo que pasó se los van a echar con todo, pero los que se enteran primero son los de Arizona. Y cuando los Corleone se enteran, el maldito Sonny decide mentirle a su mamá y decir que fueron los de Arizona los que mataron al Loser, para así ir a la guerra. Y al mismo tiempo Carabinero Lou está armando todo el tete en su cabeza, y les advierte a los Matt Damon de los Pobres que se entreguen, y los otros no lo hacen. Para más remate la hija adolescente de Sonny se está comiendo ni más ni menos que a Afroman, y hay tanta MANSACA INMINENTE que en cualquier capítulo puede pasar ABSOLUTAMENTE CUALQUIER COSA.

Si me preguntan a mí, esta temporada está mejor incluso que la primera, que ya era una obra maestra. Creo que no hay ningún personaje tan bueno ni tan bien actuado como el Lorne Malvo (Billy Bob Thornton) de la temporada 01, pero la historia y los personajes en general están mucho mejor. La familia de mafiosos Corleone es increíblemente filete, con todos muy icónicos y muy memorables, haciendo cosas hermosas. En el segundo capítulo muestran como si nada que Sonny está torturando a un pobre gil con el indio. Y en pleno interrogatorio se dan cuenta de que el loco a quien le cortaron las dos orejas está muerto hace rato. Y se van y cuando lo dejan solo ¡aparece un pastor alemán a comerse las orejas! Después de eso viene una escena muy hermosa en que el indio y el otro simplemente caminan en leve cámara lenta y es una obra de arte.

¡Y es tan lindo el amor que tienen por todos los personajes! En todos los capítulos está tan bien pensado lo que le pasa a cada uno, y son historias tan interesantes que es imposible no quererlos y estar sufriendo por todos. En el último capítulo por ejemplo (el 05) le dieron historia a dos personajes que daban completamente lo mismo: El hijo enfermito de Organic Mecanic, y la adolescente chistosa que trabaja en la carnicería. Walter Junior 2.0. llega a la carnicería con la firme intención de matar a Matt Damon de los Pobres en venganza por la muerte de su tío Loser, pero en la caja ve a la adolescente chistosa ¡y se gustan! Y el compadre sabe que TIENE que matarla a ella también (“sin testigos” le dijeron), pero no lo hace. Y en cambio decide volver más tarde ¡Y MÁS TARDE QUEDA LA ZORRA! ¡SE QUEMA LA CARNICERÍA COMPLETA, MATT DAMON DE LOS POBRES MATA A UNO DE LOS MATONES CORLEONE Y SALVA A WALTER JUNIOR 2.0. DE MORIR! Obviamente la noticia del rescate de Walter Junior va a llegar a Mamá Corleone que no va a entender por qué Matt Damon de los Pobres lo salvó, siendo que él supuestamente es un asesino a sueldo contratado por los de Arizona, que es el cuento que le contó Sonny para irse a la guerra, en complicidad con el Indio. ¿Y qué me dicen de la escena de Organic Mechanic sospechando del Indio? ¿Estamos por ver el nacimiento de un nuevo líder mafioso en él? ¿Es él el Michael Corleone de esta familia? ¿O es Walter Junior 2.0? Por favor vean esta serie y déjense de tonteras.

Hay otros personajes secundarios que muero por ver en acción, como el Ron Swanson que en esta película hace una variación de su personaje más famoso: Ron Swanson. El compadre es un mecánico patriota gringo republicano que en una escena del capítulo 05 llora con un discurso de Ronald Reagan, que en esta serie es interpretado ni más ni menos que por Bruce Groovy Ash Campbell. ¿Pueden creer esa genialidad? También está el líder de los mafiosos de Arizona que solo vimos parcialmente iluminado en el capítulo 01 y que seguramente va a llegar a dejar la mansaca cuando las cosas sigan poniéndose feas. Y no nos olvidemos tampoco de eh… ¿A quién iba a nombrar? Se me olvidó.

Ah y claro, tengo que dejar aquí un espacio para hablar de las COEN-ADAS. Al igual que en la temporada 01, esta está llena de referencias maestras a todas las películas de los hermanos Coen, con muchas que van desde el guiño piola hasta el homenaje más inteligente que puedan pensar. Ya les conté que el INDIO MAESTRO es claramente un Deja-Vu del INDIO MAESTRO de Fargo: The Movie, pero hay otros personajes que citan más o menos a otros consagrados: El señor Corleone que sufre el infarto cerebral es MUY PARECIDO AL SEÑOR GUSTAFSON de la película, Ron Swanson es una especie de Walter Sobchak de The Big Lebowski, el loco que vende máquinas de escribir es muy como el emprendedor de lavasecos de The Man Who Wasn’t There, igual que ese OVNI del demonio que temo nunca van a explicar qué onda. Otras COEN-ADAS: El primer capítulo termina con un cover de “Go to sleep little baby” la canción de las sirenas de O Brother Were Art Thou, todos los capítulos parten con el mismo cartelito de la película (que es mentira, nada está basado en hechos reales) y mi favorita hasta el momento: Aparece Bruce Campbell que en dos películas de los Coen (Fargo e Intolerable Cruelty) ha hecho cameos como “actor en pantallas de TV”. ¿Lo hermoso? Que acá interpreta al “candidato” Ronald Reagan, famoso por haber sido actor antes de político.

En resumen cabros, esta es para mí la mejor hora semanal que hay en la tele en estos instantes. Quedan cinco capítulos todavía, y sé que me los devoraré con mucho placer. Quizás de ahora en adelante haga reseñas capítulo y capítulo de lo que queda, porque no puedo aguantarme las ganas de hablar después de verla. Aunque como no me hacen caso no sé si me motive (porfiados). Ah y antes de que me pregunten: Sí, es necesario ver la película antes de ver la primera temporada. Hasta el momento no es necesario ver ni la película ni la primera temporada para entender la segunda, así que si quieren lanzarse con esta al tiro, denle no más. Les aseguro que van a enganchar igual. Pocas veces hay una obra maestra del arte narrativo fliméfilo en la tele, así que tomen las medidas necesarias para admirarla como merece.

Atte., su amigo Hermes (maestro).

Leave a Comment