Misión Imposible: Nación Secreta.

mi-2015-640x300

Cada espía tiene lo suyo. En un extremo está James Bond, el compadre cool que las hace todas y nunca se le desarma la humita del esmoquin, siempre con mucha tecnología escondida en regalos del día del padre: Encendedores, relojes, calcetines con rombos, etc. En el otro extremo está el Jason Bourne, que es el flaitongo que tiene amnesia y ya no quiere ser espía pero siempre lo están persiguiendo así que obligado a improvisar usando Google en cibercafés y pegándoles a los malos con una revista enrollada (lo juro). Los espías de Misión Imposible tienen un poco de los dos. Por una parte los compadres tienen tecnología tan maestra que a veces se pasan para el lado de la ciencia-ficción, pero al igual que Jason Bourne siempre los están persiguiendo los de la agencia, y les sale todo mal a último minuto y tienen que salvar el día recurriendo al ingenio. Pero lo que tienen las Misiones Imposibles que las distingue de todas las otras películas de espías es a) La musiquita esa, b) El trabajo en equipo y c) Que siempre tienen que hacer unas misiones ridículamente imposibles, pero que ellos demuestran constantemente que son posibles y a estas alturas deberían considerar cambiarse el nombre a Misión Altamente Improbable y Enervante Pero Don’t Worry Que Aquí Está Tom Cruz (spoiler).

Esta vez la película se llama Misión Imposible: Nación Secreta y cuenta con Tom Cruz interpretando a uno de sus personajes más populares: Tom Cruz. Para variar el compadre corre toda la película con su cara de velocidad subiendo y bajando sus manitos de karateca a los lados, pero en esta película eso es lo más suavecito que hace. De hecho aparece haciendo su corrida Tom Cruz el primer segundo del primer plano en que aparece en pantalla (para aplaudirlo), y de ahí se vuelve completamente loco porque se tira a un avión que va despegando y se queda ahí afirmándose a la puerta DURANTE EL DESPEGUE. Es una escena increíblemente emocionante porque se nota que el loco de verdad está afirmado en un avión durante el despegue, y lleva la cara como diez centímetros más atrás que el cráneo, imagínenselo. Si se hubiera cruzado una gaviota esta película se llamaría Misión Imposible: Decapitación así que respeten al compadre, que se lo ha ganado.

mirn06

La trama para variar se trata del Team Misión Imposible encontrando un enemigo tan brígido que no les queda otra más que rebelarse contra su propia agencia y hacer todo a espaldas del gobierno, que fue exactamente lo que pasaba en Misión Imposible, Misión Imposible III y Misión Imposible: Protocolo Fantasma. Probablemente es lo que pasaba también en Misión Imposible 2, pero esa es tan mala que mi cerebro decidió borrarla de mi memoria como hace con todas las experiencias traumáticas que me ha tocado vivir, incluyendo esa vez que andábamos en el mall comprando ropa con mi Primo Feto y el gil no cerró bien la puerta de su probador y no me acuerdo qué pasó después. En fin, este enemigo en Misión Imposible Nación Secreta es de esos compadres que se las saben todas, y que siempre va un paso adelante, así que todos los de Misión Imposible quedan pagando, y obligados a hacer las cosas más ridículamente imposibles que existen para salvar el mundo. Cuando digo cosas ridículamente imposibles no estoy hablando de jalarle el pelo a una botella, ni una flaca en un Botero, ni olvidarte (más difícil que aguantarte), no. Este Tom Cruz y su equipo hacen cosas como hacerle tratamiento conducto a un gato mientras caen en paracaídas hacia un volcán en erupción y si parpadean explota una bomba que el gato tiene en la muela. Cosas sencillitas así. Y mientras los pobres la ven peludísima, uno ahí sentadito gozando como chancho. Maestra.

Desde Misión Imposible III en adelante que estas películas han encontrado el equilibrio perfecto entre escenas de acción filete, fantasías ridículas de dificultad ciencio-ficciosa, personajes que a uno le caen bien, y tecnología sorprendente que es siempre entretenida de ver. Como en Protocolo Fantasma cuando los compadres sacan un proyector digital tridimensional solo para evitar que un guardia los vea en un pasillo, o como en la III cuando sacan una máquina capaz de crear la máscara perfecta de un compadre que quieren suplantar. No pienso adelantarles las cosas que sacan aquí en Nación Secreta, pero les adelanto que en mi opinión, esta es la mejor de todas las Misiones Imposibles, así que vayan con confianza que lo van a pasar increíble. ¿Qué onda estas sagas que sacan la mejor película recién en la número 5? Rápido y Furioso, a ti te hablo.

mirn05

La trama la verdad es que da un poco lo mismo, porque la gracia de estas películas es que los compadres van a hacer cosas imposibles, nos van a explicar paso a paso cómo lo van a lograr, y después vamos a ir viendo cómo todo les sale mal. Ya es tradición, como cuando el compadre cuelga de los hilos en la secuencia silenciosa en la uno, o como cuando se infiltran en el vaticano en la III, o como cuando Tom Cruz trepa el rascacielos en Dubai en la cuatro para robarse un pendrive o qué sé yo. Acá debe haber tres secuencias absolutamente maestras en que uno ni respira (literalmente es Tom Cruz el que no respira, en la escena más desesperante de la película), además de una que para mí es la que eleva esta película al nivel de maestra, y que la hace superior a las demás Misiones Imposibles: La secuencia en la ópera. No les voy a decir qué pasa, pero son muchos minutos sin nada de diálogo, donde el peliculasta consigue que estemos con así cada pepa mirando lo que va a pasar. Fanáticos de Hitchcock: Les va a encantar esta escena, además que le lleva referencia directa a una película muy famosa de don Hitch. Técnicamente, dos películas. Si son fanáticos de Hitchcock ya saben de lo que estoy hablando.

Así que aplausos, peliculasta, por hacer una película que se siente muy “a la antigua” pese a tener un festival de efectos especiales digitales, el corazón sigue siendo análogo. Todo esto me hace sentir muy bien por el ojo que tuve cuando critiqué Jack Reacher, una película mucho más piola con Tom Cruz pero que hace muchas cosas bien, incluyendo ese buen ojo para las escenas de acción, siempre ordenaditas, siempre con uno teniendo claro dónde está quién y qué está pasando. En una época de caos fliméfilo audiovisual, estas cosas caen de pelos. Ah y que no le haga el quite al ridículo y a los chistes es igual de pulento. Si les gusta 30 Rock van a amar el personaje del Baldwin, que dice cosas tan absurdas como su personaje en la serie, solo que aquí se las dice a Tom Cruz porque es un pelmazo.

Finalmente quiero hacer una Mención Honrosa a la que es lejos la mejor adición al universo de Misión Imposible, la espía inglesa llamada Ilsa Faust. Me acuerdo de su nombre sin tener que buscarlo porque la compadre la lleva. A todos nos cae bien el Hawkeye, el Shaun of the Dead y Marsellus Wallace, pero ya estaba bueno que tuviéramos una comadre buena para patear traseros. No solo es increíblemente guapa, además sabe pelear y sacarse los tacos cuando hay que correr, y le salva el pellejo a Tom Cruz muchas veces. Esta loca es la Black Widow de las Misiones Imposibles, y al igual que Black Widow se merece su propia película. Ídola.

mirn03

Y bueno para terminar quiero destacar que este año los fanáticos de la acción hemos tenido mucha suerte. Tengo claro que Misión Imposible: Nación Secreta está lejos de tener el nivel de acción de, digamos, Mad Max Fury Road, pero entre la escena de la ópera y la persecución de las motos: Todo pasando. Así que felicitaciones Tom Cruz, ochocientos millones setecientas diez mil estrellas y un Usain Bolt Award por tu corrida. Como un gordito que no alcanza ni la micro cuando está estacionada, te respeto y admiro.

***

¡Bonus Track! ¡Las mejores secuencias de acción en lo que va del 2015!

Como les contaba en la crítica, ha sido un buen año para los fanáticos de las películas de acción. Es por eso que decidí escribirles mis Top #6 con las Mejores secuencias de acción en lo que va del 2015. Vamos viendo.

Top #6
El asedio del “Bullet Farmer” al camión de guerra de Imperator Furiosa en Mad Max Fury Road. En una película tan viva y llena de luz, la secuencia nocturna es hermosa y amenazante en sí misma, hermosura.

Top #5
La pelea cuerpo a cuerpo entre Mad Max e Imperator Furiosa en Mad Max Fury Road. No todo son balaceras y/o choques de autos. Porque las peleas cuerpo a cuerpo son hermosas cuando están bien hechas (y cuando son falsas en las películas, niñitos), esta es filete. Hay tanto de los personajes que se revela en esta pelea, y la ferocidad de Furiosa es tan temible. Grande Mad Max y grande Furiosa. Vamos a la siguiente película.

Top #4
La secuencia en que Mad Max e Imperator Furiosa se enfrentan al clan de los motoqueros en Mad Max Fury Road. Este momento es tan importante porque a) Es increíble y b) Es el momento en que se consolida la relación de mutua cooperación y respeto entre Max y Furiosa. Hermosura.

Top #3
La secuencia en que Imperator Furiosa se enfrenta al clan de autos puercoespines en Mad Max Fury Road. Esta secuencia aparece de la nada, y tiene tantos momentos Oh My God que no queda más que tirarse al suelo y aplaudir. ¿El momento más increíble? Cuando vemos por primera vez a un War Boy pintarse la boca plateada y saltar a su muerte kamikaze: “Witness me!”

Top #2
La secuencia de la tormenta radiactiva en Mad Max Fury Road. No se puede creer, pasa tanto en esta secuencia, y el peliculasta logra transmitir incluso la “belleza” que ve Nux en todo lo que está pasando. Hasta uno entiende de dónde viene ese “What a lovely day!”.

Y finalmente…

Top #1
La secuencia final de Mad Max Fury Road. Loco cuando entran esos compadres en las pértigas balanceándose y todo lo que pasa después: Oh My God! Este compadre George Miller sí que sabe guardarse lo mejor para el final, y en estos momentos nos importan tanto los personajes que es lejos la mejor persecución que se ha visto en años, probablemente desde Mad Max 2.

En resumen, vayan a ver Misión Imposible: Nación Secreta. Gracias.

(Publicada originalmente en BLOG LG)

Leave a Comment