Inside Out.

No sé si ubican a estos compadres de Pixar Animation Studios, pero son unos locos que hacen películas de monitos, trabajan en un mall adentro de Disney World, usan camisas hawaianas y son famosos por hacer llorar a los niños del mundo perdiendo juguetes (Toy Story), asesinando a miles de fetos no nacidos (Buscando a Nemo) y matando abuelitas amorosas estériles (Up).

No solo hacen llorar a los niños, eso sí, también hacen llorar a los papás con películas como Cars, porque por cada cabro chico que ve esa película los pobres viejos tienen que gastar medio millón de dólares en autitos con ojos, piñatas de cumpleaños de los autitos con ojos, y otro DVD de Cars porque el anterior ya se rayó de tanto verlo. Lo que estoy tratando de decir es que Pixar Animation Studios es un lugar mágico que se alimenta con las lágrimas de las personas, es la única explicación.

INSIDE OUT: SIN SPOILERS.

Bueno pues su nueva película se llama Intensa Mente (Inside Out) y se trata justamente de los sentimientos. “Pffft, la media novedad” dirán ustedes, porque todas las películas de Pixar se tratan de los sentimientos. Pero lo digo porque esta es LITERALMENTE de los sentimientos, porque resulta que todos tenemos en la cabeza un tablero de control en el que trabajan varios “sentimientos” que se van turnando.

Ahora bien, independiente de lo que digan los rumores yo no soy neurocirujano titulado pero apostaría a que no existen tableros de control microscópicos en los cerebros operados por personitas de colores que viven en un mundo que representa los pensamientos, sueños y sentimientos de las personas, pero no soy quién para negarlo tampoco. La ciencia no tiene todas las respuestas, en mi opinión. Sea como sea, igual funciona como metáfora la cosa, y desde muy pronto en la película uno empieza a sonreír como gil, porque todo está demasiado bien pensado y uno se convence de que la explicación Pixar es la única explicación posible para entender nuestra conducta, nuestro crecimiento, nuestras mañas, nuestras penas y nuestras alegrías. Snif, pos.

Estoy tratando de no decir muchas cosas de la película para no embarrarles la onda a los que no la han visto, pero créanme que esta es una de las mejores películas no solo de Pixar Animation Studios sino que también de todos los tiempos lo dije y qué tanto.

Se trata de una niñita típica de Pixar toda tierna y amorosa que un día con los papás se cambia de casa y tiene que dejar toda su vida atrás: Los amigos, el colegio, el lago congelado de su patio en el que hacía hockey, y todas esas cosas de infancias de película mucho mejores que las nuestras. Esto hace que los cinco sentimientos (Alegría, Tristeza, Ira, Desagrado y Miedo) que manejan el tablero en su cabeza se confundan y queda la grande. Hay un montón de cosas más (como los recuerdos, los pensamientos centrales y toda la jerga científica) pero les juro que mejor descubren todo esto ustedes solitos.

Y prepárense que esta película les va a llegar hasta el hueso, y van a llorar como niñita. No lo digo como algo malo, de hecho, esta es la película que va a cambiar para siempre la expresión “llorar como niñita”. Yo nunca había llorado como niñita, y después de hacerlo creo que soy mejor persona (aprendan).

Todos sabemos que los sentimientos son una cosa complicada, que a veces no sabemos cómo lidiar con lo que nos pasa, y hacemos corto circuito. A lo largo de la vida se nos van olvidando cosas, otras muy extrañamente se quedan grabadas para siempre, otras aparecen en sueños, y nuestras emociones van moldeándolo todo, hasta que todo eso cuaja y somos lo que somos (sorry si me caí al pozo Pilar Sordo). Bueno pues esta película explica por qué pasan todas esas cosas, y mucho más. Y lo hace con una historia increíblemente entretenida, ingeniosa y emocionante, que dejará a todos los adultos con un nudo (o varios) en la garganta, y que dejará a los péndex más bien indiferentes porque me tinca que no van a cachar el nivel de profundidad de la película. (Sorry péndex, vivan la vida un rato y después hablamos).

Así que les advierto a todos que esta es lejos la película de Pixar más adulta de todas, y la más compleja que han hecho. En serio cabros, esta película es la versión de monitos de Eternal Sunshine of the Spotless Mind, y lo digo muy en serio y sabiendo que esa es una película tan buena, que es capaz de cambiar para siempre la vida de alguien. Todos los que vieron Eternal Sunshine saben de lo que estoy hablando. Igual que esa película, esta cuestión va a ser siempre referente para ilustrar muchas cosas, y encuentro bacán que sea algo que los péndex van a poder redescubrir cuando viejos. Porque tiene personajes colorinches que hacen tonteras, mil millones de chistes y aventuras, y lo van a pasar bien pero no van a cachar el nivel de golpe que esta cuestión le da al alma. Eso les va a llegar cuando la vean viejos y les caiga la teja. En resumen, adultos: Prepárense.

Y eso es todo lo que voy a decir sin spoilers.

INSIDE OUT: CON SPOILERS.

Ya, ahora que todos vimos la película, tengo que aplaudir a los Pixar Animation Studios y sus camisas hawaianas y sus oficinas llenas de juguetitos increíbles, porque hicieron una película épica que hace llorar a todo el mundo, que básicamente se trata de aprender a aceptar la pena como algo que nos sirve en la vida. Porque de eso se trata Intensa Mente, ese es el gran giro, y la gracia de todo el viaje que se pegan Alegría y Tristeza cuando se pierden en la ciudad gigantesca que es el cerebro (¿el alma?) de Riley.

Cuando vi esta película en el cine un caballero lloraba y lloraba y se agarraba el pelo y susurraba que así se hacen las cosas y se pegaba en la cara. Cuando prendieron las luces lo miré y vi que era Chris Nolan que no podía creer que los de Pixar representaran mucho mejor que Inception lo que es la vida mental y los sueños y las ideas, etc. Mientras el otro compadre tenía un mundo imaginario cuadrado donde hay puras torres Titanium y andan todos vestidos de Wall Street, acá hay imaginación con cuática. En Inside Out la mente es colores, chistes, explicaciones increíblemente graciosas para hechos muy cotidianos (como la canción que se te pega sin ningún motivo, el que se nos olviden nuestros hobbies y amistades, o el destino de los amigos imaginarios). Les juro, uno está con la boca abierta pasándolo bien y al mismo tiempo admirándose de lo bien hecho que es este mundo “escondido” que inventaron los de Pixar.

Porque no sé si se han dado cuenta, pero Pixar hace puras películas que se tratan de mundos escondidos a simple vista. Las Toy Story son lo que pasa con los juguetes cuando nadie los está mirando. Bichos, lo que pasa en el mundo microscópico de los bichos. Monsters INC. lo que pasa detrás de las puertas del clóset en la oscuridad. Buscando a Nemo lo que pasa en las profundidades, The Incredibles son las identidades secretas de los superhéroes y las dobles vidas, Up lo que pasa con los viejitos que nadie pesca, Cars es lo que va a pasar cuando las máquinas se alcen contra la humanidad, y así. Bueno como ya se quedaron sin mundos escondidos ahora inventaron un mundo escondido interno, y debe ser lejos el mundo escondido más pulento que han inventado hasta ahora, principalmente porque se siente tan real, y tan conectado con todo lo que nos pasa, pese a ser fantasioso y hermoso y desconocido.

Y ya que estamos conversando sobre cosas profundas: ¿Qué me dicen de esa pista cuando muestran el tablero de control en la cabeza de la mamá? La que manda ahí no es Alegría, es Tristeza. Y se ve mucho más madura y funcional que la Tristeza de Riley. ¿En qué momento Tristeza se vuelve importante? Esa es la película que vemos. Cuando muestran al papá, en cambio, el sentimiento que manda es Ira, y solo en ese detallito ya están sugiriendo mil posibilidades de interpretación que son maestras, realistas, tristes y profundas, todo a la vez. O sea, secos.

¿Y por qué les dije que esta película reinvidicaba para siempre la expresión “llorar como niñita”? Porque justamente te hace entender las complejidades de lo que significa ser una niñita que está creciendo. A diferencia del único tablero de “niñito” que se ve en la película (el que queda en shock porque está mirando a una niña, al final). Con esta película ya van dos superproducciones de Hollywood que resultaron ser obras de arte y al mismo tiempo nos mostraron un mundo masculino simplón en comparación al complejo mundo femenino. Y es así como conseguí meter a Mad Max Fury Road en la crítica a otra película, guaja.

(Detallito: Alguien en Tuiter me hizo ver que hay otra cosa interesante para discutir de la película. Y esto es que las emociones de la niñita son hombres y mujeres, mientras que las de los padres son todas del mismo sexo que el dueño (o sea, emociones hombres el papá, y emociones mujeres la mamá). ¿Qué significa esto? ¿Que Riley es bisexual? ¿Que su género no está completamente definido a su edad? Haciendo memoria creo que todos los demás centros de control eran puros monos del mismo género que el dueño, ¿o no? No tengo idea, no me acuerdo ayúdame Tuiter).

Okay ahora hablemos de lágrimas. Quiero saber Pixar Animation Studios qué te hice para merecer el desgarro y mutilación de mi alma que me hiciste con el personaje del amigo imaginario Bing Bong. No solo tiene voz de guatón buena onda, además es un elefante rosado de algodón de dulce con cola de gato que vive como vagabundo robándose pequeños recuerditos (son como un .gif animado en una bola de cristal [otra que representa imágenes mentales con pelotitas que ruedan por ahí desde Minority Report) y que solo anhela con jugar otra vez con Riley. Y llevarla a la luna. ¿Por qué tenían que crear este personaje solo para destruirlo de la manera más triste posible? Yo creo que toda esa escena le hace el peso en daño lagrimal a la secuencia que ustedes saben de Up, sí o no. Vuela alto, Bing Bong. O no. Ay ya, basta.

¿Y qué me dicen de toda esa secuencia en el mundo de los sueños? ¡Una talla increíble detrás de otra? ¡El filtro de la realidad! ¡Las ideas repetidas de los guionistas! ¡El subconsciente! ¡El payaso! Si algo se nota en esta película es que los Pixar piensan sus películas pero hasta el último detalle, y se quedan con la mejor idea que se les ocurre. Y ver todas esas maravillas una detrás de otra es alucinante.

También tengo que admirar que el gran momento emotivo de esta película es una niñita aceptando que tiene pena delante de unos papás que la presionan para ser feliz. ¿Cómo no vamos a llorar como niñita, todos? ¿Cómo no va a mejorar el mundo una película que te recuerda tu propia infancia, y al mismo tiempo inventa toda una mitología que puede ayudar a los péndex a entender mejor lo que les pasa, o por último a expresarlo? Yo digo, denle un premio honorífico a estos compadres, de cualquier parte.

El chiste de la canción pegote aspestosa del comercial de chicle es maestro también. Y la secuencia en que se van transformando en pensamientos abstractos también. Y el centro de control de gatos.

¿No sintieron ganas de ver más de la vida de Riley al tiro? Si siguen la ruta Toy Story estos compadres podrían rompernos el corazón una y otra vez mostrando cómo va creciendo Riley y sus sentimientos van cambiando, tal como hicieron con el crecimiento de Andy. ¿Veremos al sentimiento del AMOR ponte tú? Quizás es un monito “gaseoso” capaz de poseer a los demás sentimientos. O quizás tristeza muta y se transforma en algo nuevo cuando a Riley se le muere una mascota. O un pariente. ¿Y qué me dicen de el sentimiento de los celos? Para ver a Lujuria voy a esperar sentado.

En fin. Buena la película. Vayan a verla.

PREGUNTAS FINALES Y VEREDICTO.

Siempre me preguntan estas mismas cosas así que aquí voy con las respuestas.

¿Vale la pena el 3D? Nope.
¿Qué tal el corto al principio? Comparado con otras joyas de cortos Pixar es ahí no más, pero estuve igual con una sonrisa de oreja a oreja mirándolo. Además es emocionante ver tortugas como las de Buscando a Nemo. Y música hawaiana. Solo hay un tipo de personas que odian la música hawaiana y se llaman nazis.
¿Puedo llevar a mi hijo/sobrino/hermanito/nieto chico? Sí, es una película de monitos, obvio. Pero yo creo que no van a cachar bien la película hasta la adolescencia.
¿Vale la pena perseguir la versión subtitulada o da o mismo? Las películas Disney siempre están muy bien dobladas, pero solo por la actuación de Philys como Tristeza les voy a recomendar que busquen la subtitulada. La comadre la rompe, y le da un alma al personaje que en versión doblada igual se perdió un poco. Amy Poehler es increíble y Mindy Kaling también, pero el doblaje les hace justicia.
¿Es la mejor película Pixar de todos los tiempos? No sé, muy pronto para decidir, pero tiene méritos para llegar a las eliminatorias, sin duda.

Eso sería. Novecientos millones setecientas mil cuatro estrellas y un Eternal Sunshine Award por dejarme el alma hecha pebre. Gracias Pixar y sus nerds de camisas hawaianas, les perdono el guateo del último tiempo.