Yéndome en la volá: Mike Nichols, Carly Simon y Heartburn.

“Irse en la volá”: Def. Chilenismo. Dícese de cuando las personas se exceden en algo, especialmente en el alcance y/o profundidad de sus argumentos, llegando a niveles similares a los obtenidos mediante el uso de drogas sicotrópicas. Ejemplo: “Hermes se fue en la volá hablando de Mike Nichols, Carly Simon y Heartburn”.

¿Han escuchado la canción “Coming Around” de Carly Simon? Siempre me gustó, la verdad, es de ese tipo de canciones bonitas que uno escucha a la pasada y que se quedan ahí en la cabeza, rebotando. No te gustan lo suficiente para buscar el disco, pero si suena la dejas. Hasta que un día la escuchas en serio y te gusta de verdad. Tiene cosas muy lindas en su letra, además (“don’t mind if I fall apart, there’s more room in a broken heart” / “No te preocupes si me desmorono, hay más espacio en un corazón roto”). Muy linda, encuentro yo, escúchenla.

[youtube:https://www.youtube.com/watch?v=c0A7jAVDPJU]

Después de buscar esa canción en Spotify, caché que hay otra de Carly Simon que se llama “Itsy Bitsy Spider” y que usa la misma base que “Coming Around”, pero versionando esta vez esa típica canción de cuna gringa, que seguro han escuchado en las películas. Con coro de péndex y todo. ¿Qué onda, Carly Simon? ¿Le prometimos una canción a los niños? ¿Querías quitarle público a Mazapán, a Peppa, a Pocoyó? Les juro que es la canción “Itsy Bitsy Spider”, escuchen:

[youtube:https://www.youtube.com/watch?v=STj9R6jeFyo]

Bueno pues resulta que una noche me topé en Netflix con la película Heartburn (“El difícil arte de amar”) de Mike Nichols, y decidí repetírmela porque no la veía hace años. Actúa Jack Nicholson, Meryl Streep y Jeff Daniels, y es la primera vez que Kevin Spacey actuó en una película, como un flaite asaltante ni más ni menos. En otras palabras: Sácate un elenco, Mike Nichols. El otro detalle que me convenció a repetírmela es que la música la hace Carly Simon, con “Coming Around” de tema central.

Los que conocen a Mike Nichols saben que el loco usa canciones pop mejor que nadie. Fue uno de los pioneros en pedirle a alguna estrella del pop que hiciera la música para una película (con Simon & Garfunkel en El Graduado), y en casi todas sus películas las canciones saltan de la pantalla y te muerden el traste dejando una marca de por vida (metáfora). Véase: Secretaria Ejecutiva, Closer, etc.

Heartburn es la historia de un amor, y de cómo se termina ese amor. Meryl Streep conoce a Jack Nicholson en un matrimonio, los dos son divorciados y exitosos, y aunque los dos dijeron siempre que no volverían a casarse, se casan. Después tienen una guagua, y justo cuando están esperando la segunda, la Meryl descubre que el compadre tiene una amante. Lo deja y se manda a cambiar embarazada y todo a la casa de su papá. Pero sigue amando al compadre, así que cuando el loco la busca y le pide perdón y le dice que nunca más, ella lo perdona. Pero ya saben cómo es la cosa, ella ya no confía en él así que vive revisándole las cosas, sospechando, etc. Un día va a un joyero a que le arregle su anillo de matrimonio (que Kevin Spacey quiso robarle), y el joyero le pregunta si le gustó el collar. Ahí la loca cacha que Jack Nicholson sigue con la amante, y después de aguantarse la rabia, en plena comida con los amigos le da con una torta en la cara al infiel maldito, y lo deja, yéndose con sus dos guaguas. En el avión les canta Itsy Bitsy Spider a las guaguas, porque lo hace siempre, y termina la película. Spoiler.

No se enojen porque les conté toda la película. Sepan que esta es de esas películas muy piola, donde las “grandes cosas que pasan” son momentos muy chicos, y la gracia está en la sutileza de los momentos. Por ejemplo la escena en que la Meryl Streep cacha que el marido la está gorreando. La loca está en la peluquería escuchando a las peluqueras hablar, y la cámara lentamente se acerca hacia a ella, mientras va atando los cabos y se va dando cuenta de que Jack Nicholson es un desgraciado. Todo muy simple. De verdad que la gracia es ver la actuación de Meryl Streep, y cómo la historia es básicamente su viaje de comadre enamorada herida, a madre digna con la frente en alto.

Y aunque no me crean, esa transición la muestran solo con el uso de las canciones de Carly Simon.

Lo primero que escuchamos es la base de ambas canciones. Esos sintetizadores tan ochenteros y algo melancólicos. Sin voz de Carly, solo la música. Meryl viene entrando a la iglesia y en la puerta se encuentra con Jack. Es una base musical que nos va a acompañar toda la película, y es filete. El segundo momento importante es cuando ella decide dejarlo para irse donde el papá. Aquí Mike Nichols pone la canción propiamente tal, o sea, con letra y todo. Uno de los momentos más sentidos de la canción tiene esta letra:

“And I believe in love… What else can I do? I’m so in love with you”.
(“Y creo en el amor… ¿Qué más puedo hacer? Estoy tan enamorada de ti”)

Si buscan esa parte en la canción, además, van a cachar que Carly Simon le pone toda el alma a esa frase, con un leve temblorcito en la voz de tanta intensidad que siente, para reforzar todavía más que Meryl está pegadísima a Jack, traición o no de por medio.

Pero al final viene la tercera y última vez que escuchamos la canción en la película. Cuando la comadre ha decidido dejar de una vez por todas al infiel, y se sube al avión con las dos guaguas. Ahora escuchamos la misma melodía de siempre, pero no entra cantando la Carly Simon, entran cantando las voces infantiles de Itsy Bitsy Spider. Y no quiero sonar mamón, pero viendo la película en Netflix a la hora del queso se me llenaron los ojos de lágrimas (varoniles) por todo el sentimiento y significado que tiene esta versión de la canción en el contexto de la película. Porque aunque están saliendo los créditos ya, Mike Nichols y Carly Simon nos están diciendo que la canción de la vida del personaje de Meryl Streep cambió, aunque la melodía sigue siendo la misma. Ahora hay niñitas, ahora la letra es la canción de cuna Itsy Bitsy Spider, y aunque la voz de Carly entra con la misma intensidad, y ambas melodías dialogan pero que da gusto, lo que la lleva es la canción de cuna. Y ahora la letra, que tan del alma le salía en la otra versión, es otra. Ahora dice:

“And I believe in love… Now who knows where or when, but it’s coming around again”.
(“Y creo en el amor… Nadie sabe dónde ni cuándo, pero está volviendo otra vez”)

En otras palabras, la comadre está mirando al futuro. Hecha bolsa después de que un pastel le rompiera el corazón, pero sin olvidar que el amor es cíclico y que puede volver, en una metáfora musical donde Carly Simon canta sobre el amor al mismo tiempo que le canta la canción de la arañita a sus guaguas, en perfecta sincronía, y con la misma intensidad y talento.

Yo sé que Mike Nichols dejó la escoba con las canciones de El graduado, y sé también que junto a Carly Simon consiguió que la canción Let the river run se ganara el Oscar tres años después. Pero cómo consigue mediante tres versiones de una canción pop expresar el crecimiento y el cambio de su personaje, no tiene precio.

Grande Mike Nichols, y grande Carly Simon.