Interestelar.

PRIMERA PARTE: LO QUE (NO) ME PASÓ A MÍ CON INTERESTELAR.

No me gustó Interestelar.

Sorry cabros por partir la crítica maestra así tan de sopetón, pero es la conclusión a la que he llegado después de varios días pensándola, y después de ir a verla por segunda vez para corroborar mi impresión. Porque créanme que de verdad no es llegar y decir así de una que no te gustó la última película de Christopher Nolan, al menos no para mí. No después de pasar años defendiéndolo de sus detractores, no después de disfrutar todas sus películas basureadas, y menos después de tatuarme la pirinolan de Inception en una nalga, situación que no voy a confirmar ni voy a negar en las presentes circunstancias.

Antes de seguir, una aclaración. Mucha gente me ha dicho que la película no me gustó porque tenía “las expectativas muy altas”, y que yo como crítico debería saber dominar eso para después no decepcionarme, etc. Lamento informarles, cabros, que no tenía expectativas. Ninguna. El tráiler que salió el año pasado no contaba NADA de la película, y después no quise ver ni un clip más, ni leer mucho al respecto. Quería llegar fresco a la película, y sorprenderme, porque eso es lo rico. No leí ninguna de las críticas que comparaban Interestelar con 2001, ni leí a los que decían que era una película que te podía cambiar la vida. Y qué bueno que no lo hice, porque eso sí que me habría levantado las expectativas. Por las nubes.

La única expectativa que tenía, cabros, era ver una película de uno de mis directores actuales favoritos, y gozar como he gozado todas sus películas. Nada más. Gozar como he gozado con sus historias, sus ideas y sus escenas Oh My God. Es lo único que quería. Y tuve tan poco de eso, y en tan pocas dosis, que quedé para plop, para dentro, sin parpadear, como el loco ese Pink Floyd en su película Pink Floyd (The Wall).

Lo primero que hice fue dudar de mí, obvio. ¿Estaba muy cansado cuando vi la película? ¿Habré pajareado donde no tenía que pajarear? ¿Habré perdido la capacidad de asombro? Todas esas cosas me preguntaba a la salida del cine, cuando todos me preguntaban qué me había parecido Interestelar. Estaba tan confundido con mi reacción que preferí decir que sí, que me había gustado. Me acerqué a un grupo de amigotes y estaban todos emocionados, con sonrisas de oreja a oreja, fascinados. Y yo ahí con la sensación de que había visto otra película. Y más callado que Judas en la última cena. Mal.

Por eso la fui a ver de nuevo. Y por primera vez en mucho tiempo hice como los críticos profesionales famosos. Tomé apuntes. Para no perderme, para no dudar de mi percepción, para poder argumentar como Dios manda (en la Biblia). Para mí la segunda vez que uno ve una película es CRUCIAL. Tan importante como la primera vez. Ya no están las sorpresas de la trama así que uno sabe para dónde va la micro. Puede relacionar mejor las primeras escenas con el final, puede concentrarse mejor en la técnica fliméfila de las secuencias, captar más detallitos, y despejar todas las dudas que quedaron después de haberla visto por primera vez, porque esta es de las que dejan muchas, muchas dudas. Pasan muchas cosas, ¿me captan? Los personajes hablan demasiado, y pasan cosas cruciales después de las dos horas de película, cuando el cerebro está cansado y no alcanza a procesar nada, etc.

Y no les estoy diciendo esto para excusarme, ni para que duden de mi juicio, todo lo contrario. Se los digo para que no les quepa ninguna duda. No eran las expectativas, no era porque estaba pajareando. No me gustó Interestelar no más. No me la voy a comprar cuando salga, no la veré una tercera vez, y será para siempre la película que rompió la racha de amor absoluto que tenía con el señor don mister Christopher Nolan.

Bueno pero así es el amor. Y este amor había durado mucho sin la primera pelea.

SEGUNDA PARTE: INTERESTELAR SIN SPOILERS.

La tercera parte en la trilogía “In” de Christopher Nolan después de In-somnia e In-ception es In-terestelar. Y se trata del True Detective, un ex piloto de la NASA hoy día dedicado a criar a sus dos hijos después de enviudar, con la compañía de otro varón pariente suyo, en una casa detrás de un maizal. En resumen, la familia de Señales. Claro que esto es en el futuro apocalíptico y en vez de alienígenas hay polvo, y en vez de recuperar la fe en Dios, el papá debe recuperar la esperanza en el futuro de la raza humana. Al igual que la hija chica de Señales, la hija chica de Interestelar hace cosas raras que al principio pareciera que son leseras de cabra chica, pero que después resulta que eran cosas importantes en serio y qué bueno que no te ignoramos, cabra chica. Porque lo que ella creía era un “fantasma” en realidad era un “fenómeno sobrenatural” en que una “presencia” se estaba comunicando con la niñita para darle unas coordenadas. Cuático.

Como el True Detective tiene curiosidad científica, decide ir a sapear qué onda las coordenadas que le dictó el polvo de la pieza de la hija, y llega a un peladero en el desierto donde está funcionando en secreto la NASA. Ahí hacen pasar al True Detective y el otro llega a una reunión del directorio donde Alfred (Dark Knight Rises) se sorprende tanto de ver al compadre ahí mismo en su complejo secreto de la NASA, que decide ofrecerle el puesto de piloto en la misión más importante de todos los tiempos, la única misión que puede salvar a la raza humana de este planeta Tierra polvoriento y charcha que ya no nos está sirviendo para esto de la supervivencia. Y como todo es tan lógico, el loco acepta, y etc. Después viene la típica de despedirse de la familia y partir al espacio derechito a un AGUJERO DE GUSANO que va a conectar a los astronautas con otra GALAXIA donde podría haber planetas habitables, con bodega y estacionamiento y la tarifa justa de gastos comunes, para mudarnos todos en patota. Flor.

Y cabros déjenme decirles que pasan demasiadas cosas que es IMPOSIBLE no mencionar sin spoilear así que voy a parar aquí mismo. Solo diré que Interestelar tiene momentos increíbles en que pasan cosas que uno no puede creer, y otros momentos en que este corazoncito sensible sintió toda la emoción cósmica de la galáctea… Pero por cada una de estas cosas increíbles, pasaron siete cosas charcha que me sacaron de la película y que de a poco fueron arruinando todo lo bien que estaba pasando: Giros que salían de la nada, explicaciones lateras encima de explicaciones lateras, muchos incidentes que me llevaron a hacerme las temidas Preguntas de Suma Importancia y muchas cosas que había visto antes y mejor en otras películas, fueron de a poco dando vuelta mi balanza fliméfila, y terminaron por alejarme completamente de una experiencia placentera.

Yo no tengo problemas con aguantar detallitos tontos, lo juro. Me da lo mismo que en Dark Knight Rises el Bruce Wayne esté ocho años jubilado porque tiene la rodilla hecha pebre, pero después se cure la columna fracturada en unos días con la ayuda de un viejo preso supuestamente doctor. Me da lo mismo que en Inception estén todos los personajes hablando sin parar sobre el mundo de los sueños en plena balacera todo para que uno entienda lo que va a pasar en la escena siguiente. Me importa una coronta de choclo con polvo que en The Prestige metan de la nada y muy cerca del final esos elementos sobrenaturales. Y en estos tres ejemplos me dio lo mismo porque después la película cumplió igual.

Aunque a muchos les carga DKR, a mí se me paran los pelos cuando Bane vuela el estadio de Gotham, y los puentes, y todo. La batalla con los ciudadanos góticos vs. La Liga de las Sombras Bane Edition es filete. Los momentos con Catwoman son a toda zorra, sin excepción. Igual que todo lo que pasa en Inception después de esos diálogos expositivos lateros interminables. Los mundos en capas, la suspensión de la gravedad, las cámaras lentas: Oh My God. The Prestige probablemente es mi favorita y una vez que acepté que entrara tan tarde toda la onda con los clones, estuve semanas pensando en cómo el personaje de Wolverine había encontrado una forma de hacer lo que hacían los gemelos Bruce Wayne. Los paralelos con los pajaritos también-hermanos muertos, y cómo la obsesión de los dos magos con el otro los condenaron me dio para masticarla millones de veces, y lo sigo haciendo.

Mi principal problema con Interestelar es que tiene todos esos mismos pecados fliméfilos (detalles tontos ilógicos, diálogos expositivos lateros interminables e introducción de cosas demasiado importantes muy tarde en la historia) pero no tiene ninguno de los placeres que esas otras películas sí me dieron. No se me pararon los pelos con ninguna secuencia maestra, ningún diálogo expositivo latero interminable me sirvió para disfrutar mejor nada, y lo que metieron a última hora hacía que muchas cosas que ya pasaron no tuvieran ningún sentido.

Y lamentablemente no puedo seguir sin irme de SPOILERS, así que hasta aquí no más llega la parte piola.

TERCERA PARTE: INTERESTELAR CON SPOILERS.

Siempre que veía películas de Christopher Nolan sentía que estaba viendo una cosa única que nunca había visto antes, ni por si acaso. Y creo que últimamente eso es lo que terminó por matarme Interestelar. No pude sacarme de encima la sensación de que todo lo había visto antes. Y mejor.

Antes, lo positivo. Lo que más me gustó fue la historia emotiva de amor cósmico con la hija, a través del tiempo. Todos esos momentos estuvieron filete. Lloré más que el mismísimo Matthew McConaghuey cuando el compadre se va de su casa para irse al espacio. Después sufrí desde que metieron el concepto maldito ese de la relatividad, en que estando cerca del hoyo negro el tiempo pasaba más lento. Al tiro pensé que cada minuto que pasaran en el planeta Surfer Tormenta Perfecta, más lejos iba a terminar el compadre de su hija. Y digo lejos no en distancia, en tiempo. Mientras más pasaban ahí los compadres, el otro se estaba perdiendo más pololos nuevos, más graduaciones, más cumpleaños, Años Nuevos y Navidades. Y sufrí.

Cuando vuelve a la nave y ve los mensajes acumulados, su hijo ya adulto, su nieto, y su hija transformada en Jessica Chastain yo estaba para dentro. Nolan había usado la ciencia-ficción para crear situaciones que nunca había visto, y con esas situaciones me estaba haciendo pensar, me estaba obligando a proyectar mi propia vida y experiencias en este futuro cuático, y más encima me estaba emocionando. Como debiera hacer una película maestra, dirigida por un loco maestro.

Más adelante en la historia, el compadre es rescatado y lo primero que escucha es que la estación espacial se llama “Cooper” por su hija. Y su sonrisa de orgullo me hizo cosquillas en el alma (metáfora). Y ahí mismo cuando más tarde ve a su hija por primera vez después de que pasaran como ciento diez años terrícolas, increíble. Su hija es una abuelita Titanic en las últimas, y la expresión de esa abuelita cuando ve al papá de nuevo me hizo llorar lágrimas de macho recio sensible. Alguien dele un Oscar a Ellen Burstyn (la mamá de El Exorcista) por mirar como niña mimada de diez años a un loco cuarenta años menor que ella, y venderla completamente.

Y bueno a propósito de cosas increíbles, ese planeta Surfer Tormenta Perfecta estuvo a toda raja. Y la banda sonora de Hans Zimmer que muchas veces iba como al compás de un reloj me voló las orejas. Cuando bajan por primera vez al planeta, por ejemplo. O cuando Matt Damon se agarra a combos con el True Detective y la cámara los muestra desde el cielo… Y la expectación que producían esas entradas a los hoyos negros / agujeros de gusano / atmósferas alienígenas, todo bacán.

Pero mi goce de todas estas cosas se vio limitado por la cantidad de detallitos que poco a poco me iban molestando y que eran cada vez más difíciles de ignorar. Detallitos que van desde preguntas que no pude contestarme (ver más adelante), hasta cosas que Nolan suele hacer bien, pero que aquí simplemente no le salieron. ¿Ejemplo? Cuando muestra en paralelo dos secuencias de cosas que están pasando al mismo tiempo. Una nolanada demasiado Nolan, lo hace en todas sus películas.

Aquí lo hace más o menos de la mitad de la película en adelante. Mientras los astronautas están llegando al planeta Matt Damon y en la Tierra su hija está haciendo que Eric Forman de That 70’s Show examine a su cuñada y a su sobrino. ¿Se acuerdan? Mientras en una parte del universo estaba quedando la zorra porque el pelmazo de Matt Damon decidió volverse loco a última hora, en la Tierra estamos viendo a un niñito toser y al otro decir “Tenemos que sacarlo de aquí” y nosotros tenemos que urgirnos por personajes que ni siquiera habíamos visto. Y esta línea temporal sigue con una pelea con el hermano, con ella decidiendo volver a buscar a su cuñada, y después quemando la plantación de choclos, etc. Un montón de cosas que dan COMPLETAMENTE LO MISMO, especialmente comparado con la MANSACA que está quedando en el planeta Hoth.

Es cierto que más adelante las dos historias llegan al punto en que se unen (cuando el loco está en el hoyo negro viendo a su hija-niña, mientras su hija-adulta está recordando el pasado y atando cabos delante del librero), pero durante MUCHO RATO estamos viendo tonteras que dan lo mismo, intercaladas a la historia central. Ninguna de las dos tan buenas. Una de frentón latera.

Y ya que hablamos de Matt Damon, les juro sobre la tumba del Feto que intenté entender su personaje, pero no lo logré. Primero nos cuentan que es uno de los valientes colonos que se fue a un planeta con la esperanza de que la atmósfera sirviera para la vida humana. Pero el loco encontró un planeta peladero congelado y decidió falsificar datos e hibernar para que vinieran a rescatarlo, porque es un cobarde, tal como le dice el True Detective. Pero más tarde el loco revela que en realidad él sabía la verdad sobre los planes de Alfred (que de paso, mandó a sus hombres ENGAÑADOS al espacio exterior), y que mintió para proteger la misión. Por eso decide tomar control de la Endurance, y matar a sus compañeros, pero después resulta que es un astronauta inepto que casi lo arruina todo en un procedimiento que para los demás es rutinario (anclar la nave). ¿Por qué pasó todo esto, lectores maestros? No soy experto en astrofísica, pero para mí todas estas cosas pasan porque sí. Y el hecho de que una cosa pase porque sí (¡Alfred mentía!) durante otra cosa que está pasando porque sí (¡La traición de Matt Damon!), hace que en verdad esto sea un condoro con capas, como los sueños de Inception. Y el sueño está colapsando, no le digan a Leo.

A estas alturas en la película fue cuando me puse a pensar en Sunshine. ¿Se acuerdan de esa? Unos científicos iban al sol, porque necesitaban tirarle una bomba atómica gigante para reactivarlo, o la humanidad iba a morir. Y al final casi todo fracasaba porque un astronauta se volvía loco. La responsabilidad y el poder del sol fueron tan grandes, que el maldito decidió volverse Freddy Krueger y matarlos a todos. Eso puedo entenderlo. Pero para mí todo el personaje de Matt Damon era una ensalada de mentiras y motivaciones confusas, que inevitablemente me hicieron no sufrir en absoluto lo que pasaba en esos momentos.

El diálogo expositivo latero insoportable fue otro punto débil que me empezó a molestar de a poco. Yo puedo aceptar que los que les ponen nombre a las naves en la NASA son todos poetas frustrados. En Sunshine la nave se llamaba “Ícarus” por un poema griego de un loco que volaba al sol con alas de cera o qué sé yo. En Prometeo se llamaba Prometeo porque los locos iban a buscar a su creador, igual que el mito de no sé quién. Acá las naves se llaman Endurance y Lázaro por puras metáforas cumas (igual que los otros ejemplos que di) pero no solo eso. Alfred recita un poema para los astronautas antes de despegar como si esto fuese La Sociedad de los Astrofísicos Muertos, Catwoman de la nada se pone a hablar del amor como fuerza cósmica (cabros, les juro que es de la nada, el True Detective le pregunta si quiere ir a un planeta a buscar al astronauta equis porque está enamorada de él, y la loca llorando le suelta un monólogo sobre el amor y la ciencia, ¿se imaginan contestar así las preguntas en la vida real?) por el único motivo de que tiene que ver con el tema de la película, igual que Matt Damon cuando habla de la muerte y de lo que vemos antes de morir. Estos locos son todos poetas, todos. ¿Y qué pasa después en la película? Un astronauta queda flotando en una eternidad pentadimensional donde lo único que puede hacer es empujar libros de literatura, tal como Christopher Nolan empuja la poesía desde el hoyo negro de la ciencia en los libreros de nuestra alma (metáfora).

Y perdónenme esta observación. Por una parte en Interestelar está toda la precisión científica maestra que siempre es bacán, pero por otra tiene cosas bien ridículas, admítanlo. No sé ustedes pero yo me arrugué entero de vergüenza ajena cuando la Jessica Chastain sale corriendo en los pasillos de la NASA y grita ¡EUREKA!, mientras bota al viento todas las hojas con su investigación, que supongo es completamente inútil una vez que resuelve la ecuación. Y beso en la boca a Eric no ayudó mucho a que me emocionara con ese momento. Y les repito, no soy astrofísico pero de verdad espero que esas hojas que tiró al vacío la comadre hayan sido fotocopias inservibles, por último pruebas ya corregidas o qué sé yo, no las hojas con su investigación para salvar a la raza humana.

Ya, no se enojen, estoy bromeando (mayormente). Ese tipo de cosas por sí solas y en una película filete que compense en otros territorios se perdonan. El problema es que aquí fueron muchas cosas así, con muy poca recompensa.

Lo que me lleva al crimen más terrible de Interestelar, al menos para mí. Aquí va. La encontré visualmente charcha. Algo que no diría ni siquiera de la película más barata de Nolan, lo digo aquí. Entendí las ganas de hacerlo realista, las ganas de que todo se viera coherente y de verdad. Entiendo que en la Tierra pusiera la cámara justo al lado de la rueda de la camioneta muchas veces, para después poner la cámara en un costado de las naves, les juro que entiendo. Pero no me gustó. Por ese realismo encontré que las secuencias del espacio no se pegaban bien con los diseños de las naves, y al final la película tiene la media crisis de identidad visual. No cacho cuál es la visión de Nolan. No podría describirla. Fíjense en otras películas del espacio cualesquiera: 2001, Alien, Solaris, Sunshine, Contacto, Prometeo, Elysium, Chile puede. Todas estas películas son muy distintas pero todas tenían algo indiscutible: Su propio estilo “espacial”. Su onda, sus sonidos, sus corrientes en el aeromodelismo, en los trajes. No podría describirles ese estilo en Interestelar.

Cada vez que los personajes hacían algo pulento como meterse en un agujero de gusano o en un hoyo negro, yo estaba con la boca abierta, esperando que me asombraran, y ahí quedé. Pagando. Con la boca abierta solo por reflejo y no porque me hayan dejado con la boca abierta. Las representaciones de los fenómenos astrales eran buenas, se veían increíble, no parecían efectos especiales, pero tampoco parecían mucho más. Y lo único que veíamos era la cámara pegada a un costado de la nave, y a los compadres haciendo fuerza mientras la cámara se sacudía y ponían luces y se escuchaba la banda sonora del parto de Dios. ¿Será que las ganas de ser realistas les bajaron las ganas de mostrar algo increíble?

Sigo pensando en Sunshine. Hay una secuencia en esa película en que todos en la nave se detienen a admirar al planeta Mercurio que justo está pasando delante del sol. La escena se ve bien real, no parece efecto especial de Star Wars ni nada, pero tiene esa capacidad de asombro de por lo menos mostrar a los científicos admirando algo que no han visto nunca. No tuve esa sensación en ningún SEGUNDO de Interestelar.

Ni siquiera los personajes tuvieron esa sensación. Lo juro. Los astronautas de Interestelar nunca se admiraron de nada de lo que estaba pasando, el True Detective estuvo toda la película enojado (y con razón, ni siquiera le dijeron que había un hoyo negro en los planetas hasta que estaban al lado, gracias compañeros, yo manejo la nave no más) hasta la escena en el librero. La Catwoman puro lloraba y hacía cosas desubicadas inoportunas (en una escena alega porque el True Detective quiere mandar al robot al hoyo negro, lo cual es como alegarle a otra persona el que quiera abandonar al microondas). Y  no me hagan ni empezar a hablar sobre el “plan” de Alfred para salvar a la humanidad (mandar un equipo engañado para que por esas cosas del azar llegasen al hoyo negro a ver si en una de esas recopilaban información, pero para ello les dirá que hagan una cosa completamente distinta, obvio).

Bueno, voy a seguir reclamando así que mejor voy a hacerme directamente las PDSI.

CUARTA PARTE: SIGUEN LOS SPOILERS EN… PREGUNTAS DE SUMA IMPORTANCIA (PDSI).

Ya les dije. Estas cosas no me molestan cuando la película me da cosas que disfrutar. Pero como aquí hubo tan poco de eso, voy a tener que hacerme estas preguntas.

Primero, la NASA. ¿Por qué el Matthew tenía que interrumpir una reunión de directorio con puros viejos con trajes en una mesa larga, donde detrás de una pared estaban construyendo un cohete gigante que hasta ese momento no había emitido jamás sonido alguno? ¿Por qué nadie se sorprende cuando pasa eso? Claro, con Dark Knight Rises alegaban que cómo era posible que Batman llegase desde la cárcel de Bane hasta Gotham en tan poco tiempo, pero aquí nadie alega que en la NASA, muy tarde en la noche, están los “científicos” vestidos de terno en una sala de reunión de directorio ubicada justo a una pared de distancia de donde están construyendo un cohete gigante. Y no se escucha absolutamente ningún ruido de construcción de cohete hasta que Alfred mueve un biombo. Por favor alguien deme una explicación a esto. En serio. ¿Alguien?

Segundo, el plan de Alfred. Ya lo dije más arriba, pero por más que la pienso no consigo explicarme cuál era el plan de Alfred. Primero, le da la misión a un loco que aparece de la nada diciendo que llegó ahí siguiendo fenómenos gravitacionales. A nadie le parece muy raro y le echan pa delante no más con el plan. Alfred les dice a todos, incluyendo su hija, que irán a buscar un planeta habitable para fugarse con toda la humanidad. ¿Cómo los llevará a todos a otro planeta? Alfred dice que para lograrlo solo necesitan solucionar «el tema de la gravedad». Ya, todos felices. Pero después el personaje demente sin razón Matt Damon explica que ese nunca fue el plan, que lo que ellos andaban buscando era un planeta para soltar la famosa “bomba de población”. Matt Damon enloquece y decide tomar control de la nave grande aunque el loco ni siquiera sabe estacionarla. De paso les cuenta que Alfred ya solucionó el problema de la gravedad para el transporte humano, y que lo que realmente les falta es la información que solo puede extraerse de un hoyo negro, que es justo lo que hay por ahí cerquita, pero que ni el piloto principal de la nave sabía que existía (le tienen que explicar). O sea, solo para recapitular: Alfred quería mandar a los locos a buscar un planeta pero en realidad necesitaba la información de un hoyo negro, pero eso no se obtuvo hasta que el True Detective se eyectó de su nave al hoyo negro y descubrió el librero de la hija y decidió transmitirle información confusa primero diciéndole a su hija QUÉDATE queriendo decir él mismo, pero después cambió de opinión y decidió transmitir toda la información del hoyo negro en clave MORSE gracias al robot que estaba Dios sabe dónde y ahí después la hija tradujo toda la información en clave MORSE desde el reloj que el papá supo transmitir con absoluta precisión, y después resolvió la ecuación y dijo EUREKA y completó lo que le faltaba al Alfred así que ahora la humanidad se salvó porque pudieron construirse estaciones espaciales redondas donde los péndex viajaron al espacio exterior para quebrar ventanas hacia arriba, etc.

Tercero, todo el plan de salvataje de la humanidad. No el de Alfred y los astronautas, no. El plan de los “seres” del futuro. Aquí nos vamos a volver locos. Se supone que los “fenómenos gravitacionales” venían ocurriendo hace unos cincuenta años, según nos cuentan en la reunión del directorio de la NASA. Después el True Detective descubre que lo que lo llevó al hoyo negro fue él mismo, que le dio las coordenadas a su hija. Pero alguien más abrió los hoyos de gusanos, y alguien más llevaba con la leserita los cincuenta años. El True Detective nos dice que somos nosotros mismos, humanos, muy evolucionados, desde un lugar pentadimensional. Así que aquí yo pregunto… ¿Quiénes eran esos seres? ¿Y por qué su plan? ¿Se supone que estaban intentando CAMBIAR el pasado? Y si el True Detective pudo transmitir tanta información y con tanta exactitud sobre el hoyo negro en clave MORSE, ¿por qué los seres del futuro no se mandaron un mensaje más preciso? O sea, no quiero pensarla demasiado, pero estoy imaginándome a esos seres del futuro. Tan evolucionados que tienen dos dimensiones más que nosotros, pero sin embargo deciden abrir un agujero de gusano y manipular todo de manera que un humano nada de evolucionado pueda enviarse a sí mismo información a su pasado, aprovechando que tiene una hija genio capaz de descifrar toda esa información una vez adulta y así salvar a la humanidad mediante tecnología que para ellos seguramente es increíblemente primitiva, sin embargo todos sus esfuerzos fueron dirigidos a que los humanos por increíble azar y miles de variantes llegaran a pegarse ese salto científico mediante la relación de un padre y una hija. Me duele la cabeza. Yo creo que los seres del futuro estaban haciendo pitanzas no más, sorry.

Cuarto, Matt Damon y demases. Ya lo dije, pero no entiendo las motivaciones de este personaje. En absoluto. No entiendo por qué sabía la verdad del plan de Alfred ni por qué le dijo esa verdad a los otros antes de intentar estacionar la nave, no entiendo por qué hizo explotar al negro ni cómo, no entiendo qué tiene que ver nada de esto con toda la historia del True Detective y su hija que salva al mundo, y no entiendo por qué a ninguno de los personajes les importan los “recursos” de sus naves. Tenían oxígeno ilimitado, parece, comida y agua ilimitados, y en ningún momento hablan de estas cosas. ¿Qué me dicen del negro que pasó más de veinte años en soledad, esperando en la nave? No solo no se volvió loco ni se hizo amigo de una pelota de vóleibol, el compadre estaba picho caluga, con todo el oxígeno del mundo, y bien nutrido e hidratado. Demás que existe una explicación lógica para esto, pero después de amar tanto cómo Sunshine solucionaba estos problemas (¡ese invernadero!), de verdad me sentí un poco estafado con la falta de detalles. Pero quizás esto sea algo bueno, porque si hay algo que le sobra a esta películas, son explicaciones. Bueh.

Quinto, los descendientes del True Detective. Cuando al final de la película el compadre se reúne con su hija de cien años, emociona. Yo estaba con los ojos de Candy por la actuación tan al hueso de la viejita. Pero anuncian que en la pieza está “Toda la familia” y NADIE PESCA NI EN BAJADA A MATTHEW MCCONAUGHEY. Es como si el loco fuera invisible, no lo pescan ni los cabros chicos. No me puedo explicar la indiferencia, porque si en mi familia apareciera de pronto el papá de mi abuelita, y el compadre es joven porque anduvo viajando por el espacio exterior, loco, mi Tío Jote se le tiraría encima para sacarse las selfies mal enfocadas que se saca con los famosos (tiene una con Leo Rey), mi tía Charo habría partido a darle la lata con la política en los últimos cien años y con Dios, y mi vieja le habría llevado un chal de regalo, etc. Acá en la película el loco entra y lo miran menos que a Medusa. Y después de tener a la hija botada por un siglo, el compadre se manda cambiar después de cinco minutos. Ya, de más que es charcha ver a tu hija muriéndose de vieja, pero por lo mismo, dale la mano un ratito más, o cómprale una revista de tejido, ¡algo por favor True Detective! ¡Llevas llorando por este personaje como diecisiete horas y en cuanto te la topas de nuevo “Ah permiso me tengo que ir a robar una nave para ir a ver en qué está Catwoman chao pescao”! No pos. Así no se terminan las historias de amor entre padre e hija, en mi opinión.

Tengo muchas más PDSI pero voy en la carilla número diez y me quiero ir a acostar.

Así es que…

QUINTA PARTE: VEREDICTO FINAL, SIN SPOILERS.

Bueno lectores maestros. Si leyeron todo ya saben que la cantidad de cosas que no me gustaron de Interestelar superan con creces las cosas que sí, y eso me ha tenido muy triste desde que la vi.

Encuentro que esta película está más cerca de películas como Contacto o como Frequency, que de 2001 o incluso Sunshine. Lo que más me gustó es el cuento de la hija y la relatividad del tiempo, pero eso que es tan simple está tapado de cien millones de cosas más que a la larga dan lo mismo, y que ni siquiera ofrecen espectáculo entretenido maestro Oh My God para perdonar las pifias. De verdad querría haber escrito una crítica distinta para esta película, pero hasta la explicación del agujero de gusano la hicieron mejor en Event Horizon, con el mismo lápiz y el mismo papelito. Event Horizon pos loco. Diez millones de estrellas y un Saturno Award a Catwoman, por buenamoza (le doy los anillos que quiera, miau).

Vuelve, Nolan. Te extraño.

¡Flims: El Libro!
¡Dónde comprarlo y dónde/cuándo serán las firmas!
¡Cómprenlo, léanlo, regálenlo, arriéndenlo!

320 Comments