ODT: Así en la Tierra como en el Infierno.

Así no más es la cosa. Esta película As above so below (2014) se trata de una comadre que se jura Indiana Jones pero no le da ni para Nicolas Cage en Tesoro Perdido Whatever. Se supone que es una estudiante arqueológica toda seria que anda buscando en las cavernas la “piedra filosofal”, que es la piedra que todos los filósofos usaban para filosofar sobre la filosofía. No tengo muy claro cómo funcionaba pero creo que cualquiera que tomaba esa piedra en sus manos se volvía filósofo instantáneamente, y todos querían agarrar la piedra porque en esta época los filósofos eran como los rockstars no como ahora que son los cesantes y viven con la mamá.

Bueno pero esta es de esas películas en que todo lo que uno ve lo graban los mismos protagonistas que andan con las cámaras al hombro zangoloteándolas y gritando para que no se ponga nervioso. Ustedes saben de qué estoy hablando porque han hecho doscientos millones de películas así y hasta cuándo. En esta película se entiende igual porque la comadre quiere registrar todos sus hallazgos, pero lamentablemente no estén esperando nada muy sobrenatural ni cuático, porque en esta película no pasa absolutamente nada.

Y ojo que no estoy pidiendo que salga un monstruo Cloverfield ni una epidemia zombi [REC], no, pero me habría conformado con presencias fantasmagóricas de Paranormal Activity y con eso les digo todo. La comadre no tiene idea de dónde están las cavernas pero encuentra unas pistas después de pedir permiso en un museo para examinar una lápida a la que literalmente le prende fuego (menos mal que no fue a ver la Mona Lisa). Ahí decide que la piedra famosa está en París así que va y encuentra a un franchute experto en catacumbas que está en una disco en un sillón como mafioso, porque conocer las catacumbas en Francia te da mucho poder y mujeres.

Cuento corto: No vayan a ver esta película. Cuento ni tan corto: Parten los franchutes con la minoca y su amigui y el camarógrafo, y vamos arrancando y gritando en las cavernas. Reconozco que me puse algo nervioso en estas escenas pero es porque me hicieron ver un primer plato de un compadre que estaba teniendo un ataque de claustrofobia y fue desesperante. De ahí en adelante no se me movió ni un pelo, y eso que vi la película en el torbellino millonario.

En una escena les juro por Dios que los personajes llegan a una caverna y encuentran a un montón de comadres en túnicas blancas haciendo cánticos satánicos. Yo me enderecé en el asiento al toque porque dije AQUÍ SE PONE BUENA LA COSA y porque las comadres en túnicas siempre son terroríficas, pero no les estoy mintiendo los compadres dicen “Bueno aquí abajo siempre hay gente rara” y siguen como si nada. Ese es el nivel de maestría del horror con el que estamos lidiando aquí, señores.

Hay un montón de escenas en que pareciera que va a prender la cosa, pero saben qué, no pasa nada. Y tampoco se puede dormir porque siempre hay alguien gritando, o alguna caverna está colapsando, o algún grupo de minocas en túnicas está cantando melodías satánicas pero no importa porque aquí abajo siempre hay gente rara.

En resumen, sigan participando, cabros. Si quieren ver terror con cavernas mejor vean El Descenso, que la lleva. O si quieren ver terror en catacumbas mejor vean Indiana Jones y la última cruzada. No da miedo, pero hay muchos más ratones que acá, y por lo menos la secuencia termina con la escena de las lanchas que es a toda zorra. ¿Esta? Pa la casa. Cero calabazas, chao.