Morbopalooza

(Esta columna apareció en El Definido, el día 4 de julio)


Hay un programa en la tele que es más heavy que Game of Thrones, más cerdo que True Detective, y más terrible que American Horror Story. Si ven esas series y creen que tienen el estómago fuerte, espérense a ver este otro programa que me encontré por casualidad ayer a la hora de almuerzo. Nunca veo tele a esa hora y fue prácticamente un accidente, la cosa es que a los veinte minutos no lo quería creer.

Sin ningún problema la conductora del programa habló de un niño de dos años atropellado por un camión del gas, hicieron un enlace donde una periodista relató el atropello hasta el más mínimo detalle, explicando que el niño había decidido ir a comprar dulces y que la tragedia lo alcanzó cuando venía de vuelta, con un “Kojak”.

Se aventuraron a decir que el camión se “habría subido a la vereda”, y que la rueda “le habría pasado por encima al niño” “provocándole la muerte”. No quiero arruinarles el día, pero este programa insistió y estuvo diez minutos alargando la nota, con periodistas persiguiendo a los parientes del pobre niño para preguntarles cosas de vital interés como “cómo se siente”, un verdadero enigma que la población necesita saber.

Este programa es tan carnaza que no se quedó solo con la nota del niño de dos años atropellado por el camión del gas, después siguió con otra historia, esta vez de un niño torturado por sus padres. Como los detalles son lo que importa, la periodista nos contó con lujo de detalles lo que los padres le hacían a este otro pobre cabro chico: desde quemaduras hasta hacerlo comer sus propios deshechos, pasando por ají en los genitales y baños con agua helada.

El relato iba acompañado de imágenes en primeros planos de algunas de las lesiones del niño rescatado, pero no mostraban su rostro y daban solo las iniciales, porque tampoco se trata de lucrar con el sufrimiento de un niño maltratado.

Esta nota duró los mismos diez minutos que el niño anterior, e incluía tensos enfrentamientos en tribunales entre el padre torturador y parientes del niño que le gritaban su furia, y uno ahí, indignado con los ojos entrecerrados juzgando al desgraciado, con las mismas ganas de gritarle insultos, ¿cómo le hace eso a alguien no solo es un niño, sino que además es su propia sangre? Animal. Con el perdón de los animales.

Pero no solo los adultos hacen sufrir a los niños. La tercera nota en este programa espantoso del terror era sobre una niñita de trece años que fue masacrada por otras cabras de dieciséis, en el último y escandaloso caso de bulin que afecta a la ciudadanía.

Esta vez el programa decidió informar de verdad así que optó por mostrar la grabación que las mismas péndex maltratadoras hicieron. Y las imágenes eran tan espantosas como se imaginan: La pobre cabra chica era zamarreada, golpeada y pateada en el piso, sin poder defenderse, gritando y llorando mientras la otra pailona le soltaba la furia de los jinetes del Apocalipsis encima, ante la mirada divertida de otras cabras que estaban ahí presenciando el hecho.

Se escuchaban los garabatos, los insultos, las súplicas, pero la cara de las participantes estaba borroneada porque obvio, tampoco es cosa de explotar a estas pobres víctimas. Este programa tiene ética. Aquí también optaron por preguntarle a la mamá esa interrogante tan importante para la opinión pública: “¿Qué siente usted como madre al ver esas imágenes?”.

Ya, yo sé que están verdes por saber qué programa es este, así que voy a dejar de jugar al misterio. El programa tan impactante se llama Chilevisión Noticias, edición hora de almuerzo. En otras palabras, en horario de “protección al menor”.

No sé mucho de leyes ni de Consejos Nacionales de Televisión, pero entiendo que este horario prohíbe entre otras cosas mostrar a gente fumando, gente consumiendo bebidas alcohólicas y/o mostrar escenas de violencia en cualquier programa. Ustedes saben, esa “protección al menor” que hace que no se pueda mostrar ni una gota de sangre en las historias de los matinales, o que explica por qué los personajes en la teleserie de la tarde brindan con jugo, o por qué nadie fuma.

El horario de protección al menor es un alivio para todos los padres, porque imagínense el horror de que un niño vea a una persona tomando de un vaso algún líquido que podría ser una bebida alcohólica, o ver a un adulto fumando un cigarro, o ver que un combo en la cara puede producir sangramiento. Gracias a la ley, nuestros niños están a salvo de esas cosas y pueden ver en las noticias el niño que le pasaron ají en los genitales porque se hizo pipí en la cama.

Igual sería bacán que la misma ley que protege a los niños de ver a alguien fumando en la tele antes de las 22:30, se hiciera cargo de lo que pueden o no mostrar los noticiarios, porque alargar la nota del niño atropellado, explicar en detalle la tortura que sufrió otro niño y mostrar la paliza de una niñita de trece años no puede ser sano para nadie, ¿o sí? ¿Alguien encuentra que esas cosas son noticias que la población necesita? Y ya que todo esto se hace por rating (no hay otra explicación), ¿no se considera explotación de menores mostrar su sufrimiento con fines de lucro? ¿Es que nadie piensa en los niños?

Oh esperen, navegando la página del CNTV resulta que sí hay una ley al respecto, que está establecida desde el año 1993: “Artículo 3: En los programas de carácter noticioso o informativo, los servicios de radiodifusión televisiva deberán evitar cualquier sensacionalismo en la presentación de hechos o situaciones reales que envuelvan violencia excesiva, truculencia, manifestaciones de sexualidad explícita o participación de niños o adolescentes en actos reñidos con la moral o las buenas costumbres”.

Y esto ni siquiera menciona el horario de protección al menor. En otras palabras, si Chilevisión Noticias fuera una persona, sería un criminal indecente sin ninguna moral que debería estar preso, pero que circula por las calles en libertad riéndose de todos nosotros (metáfora).

Yo entiendo que la vida es terrible y que pasan cosas espantosas. Entiendo que esas cosas espantosas deben ser conocidas, y que pueden ser parte de las noticias que los canales escogen contarnos. Pero el crimen de CHV no es el qué, es el cómo.

El quedarse en los detalles, el alargar las notas, el perseguir a parientes dolidos para preguntarles qué sienten, el mostrar los videos violentos, todo eso se siente a explotación, a morbo por el rating, a escandalizar a la señora mientras prepara el almuerzo para asegurarse de que no va a cambiar el canal, y es ahí donde estamos mal.

La tele suele ser muy charcha por estar tan pendiente del rating, pero los noticiarios son EL programa donde deberían guardarse la tontera y mostrar un poco de decencia. Y eso es todo lo que les pido. No muestren la hilacha, señores.

De verdad preferiría que mis niños vieran gente fumando o tomando, o su buena pelea de ficción, o Game of Thrones, o True Detective o American Horror Story, a que vean este Morbopaloozadisfrazado de noticiario. Adelante, estudios.

8 Comments

    • Pabloncho
      6 agosto 2014

      Toda la razón don Hermes… incluso he escuchado gente que encuentra que muchas peliculas son violentas pero que son fanaticos de discovery ID.

      Reply
    • Yorch
      6 agosto 2014

      Maestro, se pasó. Lo apoyo en todo lo que dijo.

      Reply
    • Leandro Buendía
      7 agosto 2014

      Pero que buena opinión maestro hermes, concuerdo totalmente con usted.
      En mi caso, no dejo ver tele a mis hijos… Es como del siglo pasado, pero yo encuentro que la pasan muy bien jugando en el patio

      Reply
    • natii
      7 agosto 2014

      Toda la razón. Eso es puro morbo no más. ¿no pensarán en la familia de esas personas? Eso es tener corazón con pelos.

      Reply
    • Daniel
      8 agosto 2014

      Y no has visto el matinal del mismo canal. Es lo mismo + peleas de vecinos y análisis cuáticos de psicólogos y de abogados.

      Reply
    • Santiago
      10 agosto 2014

      Completamente de acuerdo, Don Merme.
      Qué bueno que le salió la veta de crítico social, le hace bien al sitio.
      Saludos.

      Reply
    • Vicente Erik
      20 agosto 2014

      Honestamente ese mismo programa de quinta es lo que me tiene chato al nivel que lo bloquee por el tema de que de repente ves una nota en un noticiario y como todos no trabajan con los mismos bloques, luego te topas con la misma nota normal con altura de mira de un noticiario X y llegas a CHV cuando están en la plena explicación y persecución a los responsables. Casi siempre la gente responde con «pero como cree que me siento…», es obvio que le andan preguntando al papá/mamá que siente que su hijo muera o que le baleen la casa, como chucha no son capaces de darse cuenta que están lucrando de la peor manera, con el dolor de la gente. Honestamente cuanto TW compro CHV pensé que cambiarían la línea editorial y pondrían más reportajes a fondos y crónicas analistas; pero pasó lo contrario como sí les dijeran saquen notas explícitas y fuertes que marquen a la gente, que se atraganten con el pancito del te y les salga la sopa por las narices del almuerzo. Ya es hora de que exista una ley con responsabilidades civiles más que económicas, por que claro pagan 2 a 5 millones en multas pero se echan al bolsillo 240 a 290 sólo por emitir notas fuertes en horario no permitido.

      Reply
    • Gonzalo
      26 agosto 2014

      CHV es un canal morboso, Primer Plano, SQP, Manos Al Fuego si quieren que cambien hay que darles donde más les duele, el rating pero eso no va a pasar por que el 100% de los flaites ven manos al fuego o las viejas quiene saber que pasa con la Vale Roth o la hija de la geisha que tiene fotos comiendose segurito cuando estaba pololeando con Junio Playboy

      Reply

Leave a Reply to Daniel Cancel reply