¿Doblada o subtitulada?

(La siguiente columna fue publicada en El Definido el 21 de marzo)

Un ejemplo. Hace poco estrenaron Breaking Bad (maestra) en Mega, un canal de televisión abierta famoso por la calidad de su programación y por tener rostros que se han ganado el cariño de la gente, tales como Kike Morandé, Patricia Maldonado y el Kaminski. La serie la rompió qué rato, y ahora por fin llegaba a las pantallas chilensis. Se notaba que los del canal le tenían fe, de hecho pusieron una casa rodante como la de la serie y la pasearon por Santiago, con sus rostros sonriéndole a la gente y saludando niñitos en la plaza, todo esto vestidos con la ropa que el asesino y narcotraficante Walter White usaba para hacer metanfetamina. Muy tierno todo. Yo creo que se acuerdan, si no fue hace tanto tiempo.

Apenas salió la serie al aire, todos montamos en cólera por lo charcha que era la serie doblada al español. Ninguna de las voces tenía la intensidad de la original, el protagonista Walter White hablaba como Simba buena onda y Jesse sonaba como cuate de teleserie mexicana órale buey. Algunos fanáticos incluso se sabían los diálogos de memoria, y dijeron que la traducción suavizada no le hacía justicia a la original. Rápidamente todos (me incluyo) nos reímos de esta versión charcha de una de las series más maestras de todos los tiempos, y cambiamos de canal para siempre. Sorry, Kaminski.

Otro ejemplo. Hace dos semanas estaban todos embalados esperando el regreso de la serie Cosmos, el documental ochentero sobre el espacio que muchos vieron cuando chicos, y con el que rallaron la papa al punto de terminar estudiando astrofísica, la ciencia que estudia la galáctea y el fondo del alma, etc. Ahora la serie venía conducida por Neil deGrasse Tyson y todo el mundo se paró frente a los televisores para el día del estreno mundial. ¿Y cuál fue la principal queja de los que estaban viendo tele con el Twitter abierto? Que la serie estaba doblada, y no en el idioma original con subtítulos. Todos alegaban que no podía ser que la transmisión no tuviera SAP, que cómo es posible que pague cable para tener esta aberración monolingüe, y por el amor de Morgan Freeman, queremos escuchar la narración original de Neil deGrasse Tyson.

Y es aquí donde vengo yo a hacerme una pregunta de vital importancia: ¿En qué minuto nos pusimos tan intolerantes al doblaje? ¿De a dónde salieron todos estos bilingües tan defensores del idioma original? ¿Y por qué son tan selectivos con el doblaje que sí aceptan? He escuchado a un millón de personas distintas alegar porque el estreno de animación no llegó en versión subtitulada a los cines de Chile, al punto de que prefieren no ver la película y esperarla en versión Home Video para poder escuchar al pingüino de monitos hablar en inglés. Pero muchos de estos que alegan salen después con que Los Simpsons es mucho mejor doblada que en el idioma original, porque la voz de Homero no es tan buena en inglés. Nadie quiere escuchar a Gokú de Dragon Ball Z hablar en japonés y todos defienden la voz típica del doblaje. ¿Y las películas de Disney? Casi todos se las saben en español. Las canciones las cantan con la letra hispana, citan a las hienas de El Rey León con los diálogos doblados, y alegaron porque en Toy Story 3 cambiaron las voces del doblaje que venían de las otras dos películas. ¿Aló SERNAC? ¿Cómo es posible que nos cambien a los del doblaje? Giles.

Con las películas de “acción real” tampoco se deciden. Casi todos están de acuerdo con que ver películas dobladas es una aberración, pero si hablan de Volver al Futuro por ejemplo, muchos PREFIEREN la versión doblada que repitieron diez millones de veces en la tele (en Mega, el canal de Breaking Bad). Todos le tienen buena al compadre que hace los doblajes de Will Smith. Muchos asocian la cara de Bruce Willis con la voz del compadre que siempre lo doblaba en la tele. Y cuando estrenaron la película del Súper Agente 86 con Steve Carell, todos estaban felices porque la dobló el mismo señor que hacía de Súper Agente 86 en la serie vieja que daban en la tele.

La nota triste es que hace unos días todos lamentaron la muerte de ese señor que hacía la voz del Súper Agente 86. Era un tatita llamado Jorge Arvizu que desde los años sesenta venía haciendo setecientas millones de voces de doblaje clásico, entre ellas la de Pedro Picapiedra, el Pájaro Loco, el Tío Lucas, el Pingüino de la Batman sesentera, Mr. Magoo, Bugs Bunny y muchos más. (Vean este YouTube para que cachen que este señor es la infancia de millones de personas)

Y aquí tengo que volver a mi pregunta: ¿Cuándo es aceptable ver algo doblado y cuándo no? ¿Por qué algunos doblajes nos gustan y otros nos dan rabia? Lamentablemente la respuesta tiene que ver con la nostalgia, como se habrán dado cuenta. Si lo vimos doblado cuando chicos, lo aceptamos. Si aparece doblado ahora, puaj. La mayoría de nosotros no sabía nada de inglés cuando éramos péndex, y obviamente todo lo consumíamos doblado. En la tele, en el cine, en VHS. Era una época sin SAP, sin formatos con múltiples canales de audio para seleccionar idioma, donde la primera vez que vivimos Volver al Futuro lo hicimos con ese doblaje que todos recuerdan. Cuando nos reímos con el Príncipe del Rap no escuchábamos a Will Smith sino a su doblador oficial, y todos los que crecieron viendo Star Wars, Superman y Los Goonies lo hicieron viéndolas primero en la tele, dobladas, y después, mucho después, en inglés.

Obviamente siempre va a ser mejor el idioma original, porque obvio, es el original. Así se hizo por primera vez, ahí está la intención de los peliculastas, el arte de los actores, el acento, la manera de hablar de los personajes y todo. Pero el señor don Alfred Hitchcock algo de razón tenía cuando decía que es mejor ver películas dobladas que subtituladas. Nosotros estamos acostumbrados a leer al mismo tiempo que vemos las películas y no nos molesta. Pero ver una película buena en pantalla gigante sin la presencia de las letras abajo es increíble. Poder mirar todo el cuadro, fijarse en los rinconcitos y mirar a los actores a los ojos es algo que no siempre conseguimos, justamente porque nuestras pupilas están corriendo de izquierda a derecha tratando de sincronizar lo que leemos con lo que vemos en pantalla.

Lo que estoy tratando de decir es que no se enojen tanto con el doblaje. Tal como ustedes se acuerdan con cariño de las voces del señor Arvizu, o cuando viene Humberto Velez a la Comic Con y todos hacen fila para grabar al pobre viejo hablando como Homero con el celular, los niños de hoy día quieren disfrutar películas y series sin tener que aprender inglés ni estar leyendo. Ya llegará el momento en que ellos crezcan y evolucionen y se vuelvan bilingües como ustedes. Pero mientras tanto piensen en los niños. ¿Es que nadie va a pensar en los niños?

Para mí hay tres instancias en que es aceptable ver películas dobladas. En estas tres instancias de hecho PREFIERO verlas dobladas. No tienen por qué estar de acuerdo conmigo, pero les voy a contar igual. Primero, cuando las películas son Disney. Estos compadres deben ser los más secos del mundo para doblar películas, y se nota que no solo escogen las mejores voces para los personajes, sino que además traducen muy bien los textos y la letra de las canciones. Incluso los soundtracks son tan buenos en español como en inglés, así que vayan al cine con confianza.

[youtube:https://www.youtube.com/watch?v=OC83NA5tAGE]

Segundo, cuando la película es en 3D. Si van a pagar más por ver una película en tres dimensiones, mi recomendación es que la vean doblada, y se sienten bien adelante en el cine. Si la peli tiene buen 3D, al estar adelante van a “sumergirse” en la película, y van a poder mirar para todas partes sin tener que estar enfocando permanentemente la mirada en las letras allá abajo, que además interfieren con la ilusión de profundidad. Y tercero, cuando las películas están en un idioma absolutamente incomprensible para mí. No estoy hablando ni del inglés, el francés, ni el alemán ni el portugués. En esos casos uno todavía alcanza a distinguir qué está diciendo quién, o la intención de lo que se está diciendo, o cuando empezó el texto de uno y terminó el del otro. En esos casos mi cerebro todavía puede hacer la sincronía entre lo que lee y lo que escucha. Pero cuando la película está en un idioma realmente marciano para mis oídos como su urdú, su chino mandarín o su sueco alemán, prefiero mil veces que esté doblada para poder ver la película en paz. Al principio es raro, pero después de un rato uno se acostumbra y puede apreciar mejor lo que está pasando en la pantalla hasta el último detallito.

Y bueno al final a Breaking Bad en Mega le fue como el forro, igual que a casi todas las series populares que llegan a la tele abierta. Mega empezó a darla cada vez más tarde, hasta que un día zuácate no la dieron más. ¿Será porque la dieron doblada, o porque la tele no se atreve a darle el tiempo al público para que se enganche con las series? Yo en verdad creo que fue más bien lo segundo. Bueno ahora los dejo que tengo que ir a ver Los Muppets 2 al cine y… Momento, ¿llegó solo doblada? No pienso ir, yo quería escuchar a Ricky Gervais y Tina Fey, no a Héctor Romero y Silvia Godínez. No way, man. No way.

7 Comments

    • Jorge A.
      5 mayo 2014

      Lo peor es ver una película china o japonesa doblada al inglés con subtítulos en español.

      Y se que es cosa de gustos, pero por ejemplo ver Héroe de Zhang Yimou doblada es raro. Como que el idioma original tiene una musicalidad que se fusiona con la banda sonora y que no importa mucho que no se entienda nada.

      Reply
    • José Luis
      5 mayo 2014

      Yo entiendo pero no comparto el que se prefiera la pelicula doblada a las voces originales y lo voy a ejemplificar con una de Disney: en «El Rey León» (alguien me recoje el carnet, gracias) la vimos doblada y fue espectacular. Pero luego crecí y supe que las voces originales eran James Earl Jones y Jeremy Irons… osea, te imaginai como debe haber sonado el vozarrón del papá de Zimba?

      Reply
      • panchocinepata
        6 mayo 2014

        hubiera hablado como Darth Vader sin asma..por cierto, el mismo J.E. Jones es la voz en off que narra el primer documental de Disney Earth, titulado precisamente La Tierra. Como para que los que hacen bolsa el planeta sepan con quien se están metiendo.

        Reply
    • Nacho Vigouroux
      6 mayo 2014

      Amiguito

      Siempre tienes razón en muchas cosas y la verdad, acá no vengo a rebatir, pero sí a poner algunos puntos chicos sobre la U en una diéresis bien inútil, pero necesaria (personal), o mejor dicho, vengo a poner la colita de abajo a la C cuando la escriben los franchutes y fanáticos del barcelona (esa que está al lado de la Ñ, la Ç… esa si que es inútil.)

      El doblaje tiene muchísimo que ver con la nostalgia, sin embargo, llega un momento en la vida en que todo hombre conoce la versión original, y más allá de eso, aprende un poco de inglés y escucha y dice «aaah, esto dice en inglés!?» y se siente alegre y ñoño y estúpido a la vez y bueno, no encuentra con quién compartir soberano descubrimiento… y se empieza a hacer un poco adicto al respecto.

      Por ejemplo, uno de mis mejores amigos es fanático al máximo de los goonies. Tanto así que dijo que si un día le caía ácido en la cara no le hicieran nada porque orgulloso estaría si se pareciera a Sloth. (que durante toda su vida lo reconocía como «vago» que es una apropiada traducción…)
      En fin, mi socio me dijo que cuando chico era su película más vista y la tenía en VHS, en español doblado (grabado de la tele) y tiempo después su vieja se la trajo en inglés con subtítulos. Me confesó hace algunos días que el 90% de todo su inglés cuando chico salió de aprenderse diálogos de esa película, y que una vez que entendió que muchas cosas que en español decían, en inglés significaban muchas más fue un viaje sin retorno.
      Aún sigue queriendo esa versión añeja en español latino, pero me dijo que después que escuchó a Data hablar inglés «chino», no pudo dejarlo pasar.

      Porque bueno, la interpretación le da todo el toque fantástico al asunto, no podemos negarlo, pero el link que causa en nuestro cerebro una vez descubierto el «truco» de saber qué pasaba originalmente y que eso significaba mucho más de lo que uno sabía, hace que sea sumamente atractivo, en lo personal, perseguir el original.

      Como en el fox están cada día repitiendo más y más los simpsons y los pocos capítulos de futurama, me puse a jugar hace unos meses con el SAP y el CC en inglés, y he descubierto un montón de otras tallas y otros sentidos a muchas cosas que dicen estos giles, con bromas muy pero muy buenas, que a la vez, me hacen valorar triplemente el doblaje en español latino que tienen, porque seamos honestos, si nos hubieran hecho una traducción literal, todavía estaríamos pensando quién es Leno y qué hizo para entender la talla, mientras que los pulentos mexicanos hicieron una talla adecuada para la idiosincracia latina… y pucha que difícil es y que bien les quedó.

      Ya, me marié y creo que me bajó el azúcar (en serio).

      La única película que SIEMPRe preferí en español, a pesar de todos los pesares, es Forrest Gump. El mejor doblaje ever en el universo.

      Ahí nos olemos!

      Reply
    • juan carlos
      8 mayo 2014

      Siempre he pensado de Sylvester Stallone y Arnold SJiowoiehwfdkjwefneger actúan mejor doblados que con sus voces.

      PD: La única película que me funciona bien subtitulada o doblada es Sueños de Fuga, hasta en eso es maestra.

      Reply
    • Carlos Vidal
      15 mayo 2014

      El tema va por los actores, si no los conosco me da lo mismo si esta doblada. Pero actores como Morgan Freeman, Jim Carrey, la voz original les da mas vida y es mas creible.

      El otro factor es costumbre, sobre todo con las series, me paso con Friends y The big bang theory, doblada no me causaba gracia, como que la voz del actor se enlaza con la personalidad.

      En las de animacion dobladas si las acepto, porque no se genera esa personalidad humana, por el momento.

      Y lo peor y mas desagradable es ver los chascarros doblados.

      Reply
    • Gonzalo B
      30 octubre 2014

      Para mi los doblajes son aceptables y preferibles en:
      1. Los dibujos animados o cualquier película de animación, porque en ese caso la disociación de la voz con la actuación se da casi de igual manera en el idioma del doblaje adaptado como en el del idioma original, puede que alguien prefiera el original porque ponen a actores famosillos, pero eso es más marketing que nada.
      2. Cuando es un documental narrado, como Cosmos, que tiene en el doblaje ni más ni menos que al Sr Manguera (ídolo). En estos casos tampoco importa tanto la disociación entre la voz y la performance del narrador (a veces ni siquiera sale en pantalla el narrador así q da lo mismo) porque lo importante no es eso si no el contenido del documental, y claro que la voz de la narración sea buena, pero eso es independiente de si es versión original o no.
      3 Programas magazinescos varios, Nat Geo, Discovery etc… siempre es más cómodo ver contenidos en tu idioma nativo y sin tener q estar pendiente de leer.

      En resumidas cuentas prefiero con subtítulos y exijo subtítulos y no doblaje cuando quiero apreciar el desempeño de un actor en su totalidad y sumergirme en una película.

      Reply

Leave a Comment