Cuestión de Tiempo (About Time).

Advertencia: Esta película es para la gente que le gustan las comedias románticas, y que no le molestan las cosas cursis ni los flims que se esfuerzan en que uno diga “Aaw” y suspire y se vaya para la casa flotando en una nube de algodón de azúcar (metáfora). Si a usted le gustan las películas del amor de la vida real entonces vaya a ver Blue Valentine o Revolutionary Road o Quién teme a Virginia Woolf o Closer y después suicídese. Esas películas hablan del final del amor, y no del principio, que es cuando los tontorrones se engrupen con la magia, con las maripositas y con el pianito que suena cada vez que se mira a esa persona a los ojos. Ustedes cachan. Bueno advertidos están, sin (no) llorar después.

Justo estaba en los United States of USA cuando estrenaron esta película allá. Vi en el poster que era del director de Love Actually y ya estaba en la boletería sacando la entrada, porque déjenme decirles que a mí Love Actually me gusta pero con ganas. Me da lo mismo que sean puras historias de amor onda cuentos de hadas, también sé que un escritor millonario nunca se enamoraría de la nana, y sé que el primer ministro nunca sería tan simpático como el Hugh Grant, y que un niñito de esa edad nunca tendría una actitud tan romántica por su compañera ganadora de American Idol, también sé que los viejos rockeros no son tan divertidos como el viejujo de acá, y me da lo mismo porque sigue siendo una de las películas más adorables de la historia, y no me canso de verla y ahí tienen.

Pero saben qué, tengo una prueba de que Love Actually en verdad es mucho más inteligente de lo que parece. Se los voy a decir para que entiendan el nivel de estudio que le he puesto a esta obra fliméfila del séptimo arte cinematográfico. Aquí va. ¿Se acuerdan que una de las historias es el Carabinero Rick enamorado de la flaca papiche Keira Knightley? El drama del Carabinero Rick acá no son los zombis ni los debates sobre qué hacer para sobrevivir, es mucho peor. Porque la flaca papiche es ni más ni menos que la esposa de su mejor amigo, así que el compadre nunca ha querido decirle que la ama, y ha guardado el sentimiento durante años etc. Bueno, hay una escena en que ella va a pedirle el video del matrimonio, y la pobre es toda buena onda porque está convencida de que Carabinero Rick le tiene mala… Y ahí se da cuenta de que todo lo que Carabinero Rick grabó en el matrimonio son primeros platos de ella, porque está perdidamente enamorado, y el video habla por sí mismo. ¿Se acuerdan? Ponen el pianito y se ven todas las escenas de ella y queda clarísimo que el compadre la ama. Bueno, en esta escena viene lo inteligente, porque Carabinero Rick tiene a la minoca sentada a menos de un metro de él, pero apenas empieza el video él SE QUEDA PEGADO ENAMORADÍSIMO MIRANDO LA PANTALLA Y NO A LA COMADRE. ¿Cómo es posible que un compadre que lleva años amando a alguien, prefiera ver una pantalla con las imágenes que él mismo grabó y editó (porque está editado), a mirar a la persona real de carne y hueso? Yo les voy a decir por qué: Porque el peliculasta SABE que este amor en realidad no existe, y que el Carabinero Rick no ama a la flaca papiche, ama LA IDEA de la flaca papiche, su REPRESENTACIÓN.

Yo sé que para ustedes esto es un detalle que da lo mismo y seguramente ni se fijaron en que el compadre, en efecto, no mira a la flaca sino que mira a la pantalla, pero para mí es señal inequívoca de que el peliculasta SE LAS TRAE Y NO VENGAN A DECIR QUE NO. Y bueno así concluye mi crítica a Cuestion de Tiempo.

(Como mil palabras y todavía nada sobre la película, buena Hermes, con razón estás como estás).

Bueno sigo contándoles. Estaba a punto de ir a ver esta película en los USA cuando leí las críticas gringas y todos decían que era como el forro y que daba vergüenza ajena, así que desistí y fui en cambio a ver el remake de Carrie. El remake de Carrie resultó ser como el forro y dar vergüenza, pero filo. Lo importante es que el jueves estrenaron Cuestión de Tiempo aquí en Chilito y tengo que serles honesto, cabros. Hace mucho tiempo que no disfrutaba tanto una película como disfruté esta, y la voy a recomendar aquí y ahora a todos esos romanticones y romanticonas que van por la vida escuchando pianitos y viendo mariposas donde no las hay. Ustedes saben quiénes son, no se hagan los lesos.

Cuestión de Tiempo se trata de un colorín muy protagonista de Ratatouille que parte hablándonos de su vida en narración en off. Al principio me era cara conocida el compadre y después caché que es el mismo actor que hace del albino ese que maltrata Mamá en Dredd, así que muy bien que aquí esté viviendo en una casona inglesa al lado de la playa con familia buena onda, lo felicito. Su papá es el rockero viejo de Love Actually, su mamá una señora equis, su tío un señor que tiene demencia senil pero está bien porque es chistoso, y su hermana es una comadre muy loca y divertida, porque recordemos que este compadre también escribió Notting Hill. O sea, las hermanas locas y divertidas son algo normal. Y todo bien hasta que un día el papá rockero viejo lo llama y le cuenta algo que lo va a dejar loco: Todos los hombres en su familia tienen el poder de viajar en el tiempo. Tal cual. El Ratatouille hace lo que haría cualquier persona normal y se burla del papá y empieza a buscar hogar de ancianos en Google. Pero resulta que él lo intenta un día y es verdad. Puede viajar en el tiempo.

Fanáticos de la ciencia-ficción no se entusiasmen eso sí, porque los de esta película son los viajes temporales más piola de la historia de la ciencia-ficción, porque básicamente son como los de El Efecto Mariposa. El compadre cierra los ojos, se concentra, y llega al tiempo que estaba pensando. No puede viajar a cualquier parte eso sí, solo puede ir donde él haya estado y donde se acuerde. Igual que El Efecto Mariposa, pero sin efecto mariposa, porque los cambios que él hace solo lo afectan a él. Filo, no voy a explicarles toda la película. La cosa es que el Ratatouille quiere puro tener polola, así que dedica todos sus esfuerzos y poderes temporales a esto, y de a poco uno empieza a pasarlo increíble porque todos los personajes son demasiado buenos, incluyendo el Ratatouille.

Un día conoce a la comadre del poster y ahí queda loco porque la comadre en verdad es adorable y dan ganas de pedirle matrimonio a la pantalla después de cinco minutos de película, y aunque consigue pololear con ella todavía quedan como tres horas de película, porque verán, esta cuestión quiere decir cosas importantes sobre la vida misma.

Muchas veces me sorprendí con lo NOBLE que es el Ratatouille, que pese a tener el poder con el que todos hemos soñado, nunca hace cosas malas ni se pone maldito. Uno se empieza a encariñar con él y con todos los personajes de la película, y casi sin darse uno cuenta les está haciendo barra a todos, y haciendo “Aaaw” por cualquier cosa. Además es muy graciosa la película, y me reí caleta para qué les voy a mentir. No me extraña que el peliculasta (Richard Curtis se llama) haya sido uno de los guionistas/inventores de Mr. Bean, de Cuatro Bodas y un Funeral, El diario de Bridget Jones, etc. porque tiene muchos intercambios buenísimos, y situaciones que encontré graciosas pero en serio. Mi favorita probablemente sea una escena en que el Ratatouille pide matrimonio, y eso es todo lo que les voy a decir para no arruinarles el chiste.

Y se hace un poco larga y hay momentos en que la película se va para cualquier parte, pero saben qué, no voy a reclamar porque en esos momentos yo seguí pasándolo chancho, y no quería que se terminara. Es de esas películas en que uno se quiere quedar ahí, me explico. Incluso al final cuando vienen las moralejas y los mensajes y el sermoneo, reconozco que estuve de acuerdo, ¿saben? Que un viajero temporal llegue a esa conclusión lo encontré fresquito y sincero. Entiendo que a muchos les moleste esta parte, pero a mí no me molestó. Supongo que estoy en sintonía con la filosofía del señor peliculasta, o ando en mis días, no sé. Pero bravo, compadre. Mil millones quinientas catorce estrellas y un Big Ben Award al peliculasta. Por fin estos ingleses hacen algo bueno.