ODT: The Purge (La noche de la expiación).

The Purge (2013) es de esas películas que tienen una idea buena y uno en cuanto la escucha quiere verla al tiro. La idea en este caso es que en el futuro en Estados Unidos no hay delincuencia, la gente anda tranquila por las calles y son todos felices, básicamente porque hay una noche en el año en que todo el crimen es legal, y queda la mansaca. Esa noche es conocida como LA NOCHE DE LOS FLAITONGOS, y este evento significa que todos los delincuentes y los asesinos se aguantan todo el año de hacer embarradas y esa noche se vuelven locos y lo pasan chancho.

Cómo te explico la ansiedad de los delincuentes de estar todo el año esperando, y te encargo el nivel de robos que deben haber como para que el sustento les dure doce meses. Pero igual. Cuando llega LA NOCHE DE LOS FLAITONGOS salen todos los malandras a la calle, la gente se vuelve loca evadiendo el pasaje en el Transantiago, los nerds aprovechan de descargarse todo Internet y los compadres se conectan como enfermos a Netflix con la clave de la abuelita. Es el caos loco. Y según esta película los únicos que están a salvo son los que millonarios que pueden pagar sistemas de seguridad brígidos con puertas blindadas y todo. Gente como Ethan Hawke (Hablando Hasta el Amanecer) y su familia.

El compadre vende sistemas de seguridad así que para él LA NOCHE DE LOS FLAITONGOS es como el dieciocho para los fonderos (saca cuentas alegres), y tiene cero rollos con la violencia. Así que el compadre puro se encierra con la esposa (la mala de Dredd), su hijo (apestoso) y su hija (hot) como quien se queda en la casa viendo la Teletón o qué sé yo. Lamentablemente las cosas salen mal (spoiler) porque el hijo no puede creer la insensibilidad de su familia con al dolor ajeno, así que va y le abre la puerta a un pobre afronegrito que anda escapando de unos asesinos. Los asesinos llegan a la casa a buscar al afronegrito, pero el péndex no quiere entregarlo, así que los asesinos empiezan a amenazar a la familia con entrar. Muy Panic Room. También está el pololo de la hija de Ethan Hawke que es un compadre que se toma muy a pecho eso de matar al suegro la noche en que todo está permitido y bueno. Suspenso, balazos, etc.

Reconozco que encontré filete a los asesinos de esta película. Son unos cuicos apestosos, medio fanáticos religiosos, que quieren matar al afronegrito simplemente porque el compadre es homeless. Andan vestidos para ir al bautizo y usan máscaras creepy pero en cuanto el líder (el rucio de +1) se saca la máscara resulta que la cara es mil veces peor, porque el compadre pone cara de malo y tiene una sonrisa Guasón que te la encargo:

Igual el hecho de que esperen a la noche donde todo es legal los hace unos delincuentes bien mamasanes, qué quieren que les diga. Los compadres de La Naranja Mecánica eran mucho más valientes y se lanzaban a hacer maldades igual. Lo mismo los pelmazos de Funny Games, los malditos de The Strangers y los SPOILER de Ils. Pero bueno así son los cuicos apestosos fanáticos religiosos.

Y lamentablemente debo reportar que la película se queda en la pura buena idea no más, porque de a poco los asesinos y sus amenazas bien educaditas empiezan a aburrir. Y creo que vi setenta veces la misma escena pero con distintos personajes: Un compadre está a punto de matar a otro y de pronto BANG. Alguien inesperado mata al asesino por la espalda. ¿Cuántas veces tiene que pasar lo mismo, peliculasta? Uno termina respetando Panic Room mucho más por todo lo que consiguen hacer con tan pocos personajes encerrados. Pero bueno no todos son David Fincher.

También me quedaron debiendo las cosas profundas, peliculastas. Con un tema así yo encuentro que daba para decir mucho, y apuesto que Paul Verhoeven (RoboCop) hubiese hecho la media película, con mucha sátira y crítica y detalles sobre esta sociedad futura. Yo mismo me imaginé demasiadas escenas que podían estar en esta película y que nunca pescaron. Por ejemplo el comercio. ¿Qué pasa en las tiendas cerca de LNDLF? ¿Hacen decoraciones especiales como en Navidad? ¿Y cuál es el símbolo (Árbol decorado, calabazas, huevitos)? ¿Y hay liquidación de armas? ¿Y compadres vendiendo máscaras creepy en los semáforos? ¿Y nadie contrata guardaespaldas? Apuesto que los políticos y personajes importantes se forran de guardaespaldas y cosas así. ¿Y si alguien poderoso quiere delinquir? Imagínense el presidente se pone una máscara creepy y sale a dejar la mansaca. Saben qué, creo que el capítulo del Día del garrote de Los Simpsons dice más sobre las personas y la violencia que esta película. O Hunger Games incluso.

En resumen, ahí no más The Purge, sorry. Tampoco creo que sea buena solución para la delincuencia así que cuidadito con copiar esta cosa, candidatos. A ver si para la segunda parte se ponen las pilas, porque esto puede mejorar señores. Setenta millones de calabacitas y ningún award porque no se lo merecen. Lo siento pero es verdad.

Nota: Esta película se estrena en los cines chilensis como «La noche de la expiación» el 7 de noviembre pero aquí entre nos (no se pierden nada).