Breaking Bad, episodios: 5.12 al 5.14: El principio del fin.

SPOILERS: I WILL SPOIL YOUR WIFE. I WILL SPOIL YOUR SON. I WILL SPOIL YOUR INFANT DAUGHTER.

Bueno cabros supongo que les debo una explicación por no haber subido las críticas maestras episodio por episodio. Esa explicación tiene que ver con la energía que uno tiene que tener como escritor sensible y responsable, me comprenden. Cuando tengo mucho que decir no duermo escribiendo, salen páginas y páginas de texto y uno no se da ni cuenta. Pero ahora con los capítulos de Breaking Bad siento que no tengo nada nuevo que decir, porque en Internet hoy en día uno levanta una piedra y encuentra una reseña de capítulo de Breaking Bad. Todos con resumen y spoilers, todos con teorías y fanatismo, y bueno ahí voy dejando pasar los días y no escribo ni una cuestión. Está tan popular esta serie que cualquier cosa que yo quiera decir o que haya descubierto, aparece al tiro en una lista con gifs de Buzzfeed, y esa lista la copian muchas páginas al toque y uno no tiene tanta paciencia. Es cierto que a ustedes les gusta leerme a mí y que nunca me van a cambiar, pero entiéndanme que esto lo hago desde mi alma, y a veces esa alma se amurra y prefiere encerrarse a jugar Mario Kart.

Pero bueno para que vean ahora voy a obligar a esa alma a trabajar porque queda demasiado poco para el final, y de todas maneras quiero comentar con ustedes lo que está pasando. Así que nos fuimos. Disculpen si no soy tan detallista como siempre esta vez, pero no es culpa mía, es culpa de los capítulos. Porque, ¿No les pasa que todos estos capítulos se sienten como una gran película cortada en ocho partes? Todo pasa tan rápido, y está todo tan conectado con lo que ya pasó y va a pasar, que todos estos capítulos terminan y uno lo único que quiere hacer es hacerse bolita hasta que aparezca otro. Y esa misma sensación da cuando uno habla de los capítulos, porque estamos demasiado pendientes de lo que sigue, sepamos o no qué es lo que sigue. No sé si me entienden.

Episodio 5.12: Rabid Dog.

Después de dejarnos a todos con el corazón en la nariz con el Jesse rociando todo con bencina para prenderle fuego a la residencia Bad, resulta que los peliculastas decidieron mandarse veinte minutos mostrándonos cómo don Breaking Bad se sacaba los pillos para explicar por qué había tanto olor a bencina. Lo que uno realmente quería saber era DÓNDE MIÉRCOLES ESTABA JESSE Y POR QUÉ SE ARREPINTIÓ DE QUEMAR LA CASA, pero filo. Si no nos gustara ver a Walter White haciendo cosas todo urgido no veríamos esta cuestión así que está bien.

Después de que convenció a la familia a irse a un hotel, el compadre se juntó con Saul y pasaron dos cosas bacanes. Una, el Breaking Bad rechazó la idea de Saul de darle a Jesse el tratamiento de perro rabioso. Es decir, Saul quería llevar a Jesse al veterinario y que le pusieran una inyección para que Jesse se fuera al cielo de los perritos, pero Walter le dijo que nica, y que su trabajo era encontrarlo. Lo otro bacán que pasó, es que los peliculastas se mandaron una referencia muy piola a Scarface (película donde actuaba el tío Salamanca y don Eladio, recordemos):

Después de veintitantos minutos de esto POR FIN vimos lo que había pasado con Jesse. Y lo que pasó fue tan natural y lógico que no sé cómo no se me había ocurrido. Justo cuando Jesse estaba a punto de quemar la casa, entró Guataca Hank a detenerlo. Sin querer, Guataca Hank pilló a Jesse en el único momento de toda su vida en que el otro cooperaría con los carabineros para funar a don Breaking Bad, y eso es justo lo que el otro hizo.

(Detalle bacán: Cuando Guataca Hank sube a Jesse a su auto se preocupa de ponerle el cinturón de seguridad, demostrando lo importante que es Jesse para Guatacga Hank en ese momento. ¿Se fijaron también en los binoculares en el tablero del auto? Solo con ese detalle uno entendió que Guataca Hank estaba espiando la casa de Walter desde lejitos, explicando por qué llegó y por qué se demoró unos minutos en hacerlo. Secos).

Después bla-bla Marie en el psiquiatra bla-bla Smallville Enfermito bla-bla. Lo mejor vino con Jesse en la residencia Guataca Hank. El compadre les contó TODO lo que sabía delante de una cámara (una confesión grabada que es verdad no como la otra) y Guataca Hank sacó las garras: Decidió que lo mejor era que Jesse aceptara la invitación a conversar del Breaking Bad, para grabarlo diciendo algo incriminatorio y/o grabarlo mientras asesinaba a Jesse. Hasta el compadre latino de Guataca Hank quedó con la media cara cuando lo escuchó decir eso. Claro, uno le tiene buena a Jesse por todo lo malo que le ha pasado y porque todo lo ha hecho por Walter, pero para Guataca Hank no es más que un drogadicto asesino. Penita.

El capítulo terminó con Jesse mandando a la cresta a Walter White. El compadre llegó a la cita pero sospechó por culpa de un pelado (no lo culpo), y terminó amenazando a Walter White con que lo iba a hacer bolsa y que se fuera por la sombrita. Cuando Guataca Hank le echó la foca por haberse salido de libreto Jesse le dijo que había otra forma de funar a Walter. Y al mismo tiempo el Breaking Bad estaba llamando a Matt Damon de los Pobres para decirle que le tenía un trabajito al tío Nazi. Probablemente para ayudarlo a remodelar la casa, o para algo de gasfitería, ponte tú. Nah, dónde la viste, obviamente Walter quería echarse a Jesse después de que no resultó conversar con él. Oh my God.

Episodio 5.13: To’hajiilee.

El capítulo más tenso de toda la historia universal de las series del mundo partió con la Histérica haciendo control de calidad en la cocina de Matt Damon de los Pobres. La comadre está histérica (sorpresa) porque el producto ha bajado considerablemente su calidad igual que los berlines que vende la señora en la esquina. Al principio tenían cualquier manjar y eran fresquitos pero ahora parece que les dibujara el manjar y están siempre añejos y demasiado aceitosos. Bueno algo así pasa con la droga que cocina Matt Damon de los Pobres y la Histérica ni ahí con comprar metanfetamina A Cuenta y le dice al compadre que se ponga las pilas, Heisenberg de los Pobres. Pero resulta que MDDLP en verdad le tiene ganas a la comadre, porque en este capítulo le puso caritas todo el rato y puso su mejor voz de galán buena onda. No sé qué tiene en la cabeza el MDDLP, la Histérica debe ser una lata como polola, todo el día haciendo dramas porque alguien te habló en Facebook o porque uno quiere ver películas en vez de ir a comprar zapatos o qué sé yo. La escena terminó con el mismo llamado del final del capítulo anterior, pero esta vez desde el punto de vista de MDDP. ¿No encontraron chistoso que el ringtone del compadre dijera Science!? Es la canción She blinded me with science, que se conecta al tiro no solo con la droga, sino además con los sentimientos que MDDLP tiene hacia la Histérica.

Después de eso, el capítulo más tenso de toda la historia universal de las series del mundo siguió con Guataca Hank siendo un maestro, reconozcámoslo. Se le ocurrió un plan increíble para funarse a Walter, y su plan consistió en engañar al Guardaespaldas Gordo Alberto para que le soltara información sobre la plata del Breaking Bad. Guardaespaldas Gordo Alberto cayó redondito (guaja) y le dijo todo lo que sabía. Según yo Guardaespaldas Gordo Alberto no sabía nada, pero yo no soy tan maestro como Guataca Hank. Porque a Guataca Hank se le ocurrió sacar una foto mula de un barril con plata en el desierto para hacerlo creer que Jesse llegó hasta su plata. El otro salió corriendo como loco a detenerlo, sin saber que estaba dándoles la ubicación a los carabineros.

Como el compadre ya tenía contratados a los tíos Nazis de MDDLP, los llamó histérico para que llegaran a prestarle ropa (metáfora), y creo que ya no me quedaban uñas para morderme cuando Walter se da cuenta de que Jesse no está solo, sino que está trabajando con los carabineros. Cualquier resto de buena onda que le quedaba a Walter por Jesse se terminó aquí, incluso le dijo que era un COBARDE, tal como Obama Chilensis le dijo Crippled Little Rata a Ding-Ding Salamanca cuando él CREÍA que el otro estaba trabajando con los carabineros.

Oye qué buena, básicamente Walter White cayó en un plan que era el inverso de lo que le hizo a Obama Chilensis. A él lo hizo creer que estaban metidos los carabineros para empujarlo a un enfrentamiento personal, y acá él creía que iba a un enfrentamiento personal para encontrarse con los carabineros. (Los que han estado mirando Internet sabrán que esta no es el único paralelo entre Walter y Obama Chilensis):

Hay que destacar la expresión en la cara de Walter cuando se dio cuenta de que Jesse y Guataca Hank lo habían derrotado. ¿Soy el único que vio algo de orgullo en su mirada? O alivio. Quizás en ese segundo el compadre alcanzó a apreciar lo brillante de la movida de sus enemigos, o quizás respiró aliviado porque se terminaba todo. Pero esa pausa y esa cara fueron maestras, no digan que no.

Este capítulo hubiera sido MAESTRO si hubiese terminado aquí, pero no. Todavía quedaban como diez minutos de tensión brígida. Walter sale de su escondite y enfrenta a Guataca Hank, Jesse y Carabinero Mariachi. El Guataca Hank está tan satisfecho consigo mismo que pierde ene tiempo torturando a Walter, insultándolo y tirando la talla sobre cómo se lo embarró. Y durante toda la escena Walter White está mirando feo a Jesse. ¿A alguien más se le pararon los pelos cuando Guataca Hank le lee los derechos a Walter? ¿O cuando el otro le dice COBARDE a Jesse? Lamentablemente Guataca Hank estaba tan confiado con su triunfo que se tomó todo el tiempo del mundo, y no pidió refuerzos ni nada. Incluso se dio el lujo de llamar a la Marie para contarle que lo logró. Y esta conversación resultaría ser la última que estos dos tendrían (snif). Porque justo después de la emotiva despedida, ZUÁCATE, aparecieron los nazis con MDDLP a dejar todo lo que es LA MANSACA. Todos sacaron las armas, y mientras Walter White gritaba esposado en el auto, empezó la balacera más angustiante que existe, y en el momento más brígido de todos se terminó el capítulo.

Episodio 5.14: Ozymandias.

Después del capítulo más tenso de toda la historia universal de las series del mundo vino el que probablemente sea el mejor capítulo de toda la historia universal de las series del mundo. O de esta segunda mitad de temporada. No sé, todavía no me decido. Pero de que estuvo filete, estuvo.

El capítulo se llamó Ozymandias, que es un poema sobre un faraón egipcio que tuvo un gran imperio pero lo perdió todo y quedó como una estatua botada en el desierto (les ahorré una vuelta por Wikipedia de nada). Y en eso se transforma Walter White en este capítulo, en un rey caído en desgracia que ya no tiene imperio, y que es una representación muerta de lo que era antes (metáfora).

El director de este capítulo fue ni más ni menos que Rian Johnson, el director de la película Looper (maestra) y que antes había dirigido dos capítulos de Breaking Bad (el de la mosca y el de Courtney Love Rehabilitada en la piscina). Normalmente ni hablo de los directores, pero en este capítulo es importante por dos motivos que les voy a decir más adelante.

El capítulo partió con un flashpack a la primera vez que Walter y Jesse cocinaron las drogas en la casa rodante. Se supone que era en el pasado porque Walter y Jesse tenían pelo, pero a mí no me engañan porque Walter está mucho más flaco y Jesse está más hinchado. Quizás el pasado hace que uno se vea más hinchado o más flaco dependiendo de la persona pero yo creo que es porque obviamente esa parte la hicieron ahora y no en el pasado. (Lo acabo de googlear y resulta que esa escena es LO ÚLTIMO QUE GRABARON UNA VEZ QUE YA HABÍAN HECHO TODO).

Pero da lo mismo porque el flashpack funciona increíble. Vemos a Walter White siendo buena onda con Jesse, vemos lo humilde de sus intenciones y lo distintos que eran todos, y eso hace que duela mucho más lo que está pasando ahora. Así que buena, peliculasta. Después Walter sale a llamar a la esposa CLR, y se repite la misma dinámica de contraponer el pasado sencillo y tranquilo con el caos del presente. Y aquí nos damos cuenta de que Rian Johnson quedó rayado con los viajes temporales porque se manda una transición toda artística entre el pasado y el presente, con los personajes y los vehículos del pasado desvaneciéndose elegantemente para dar paso a los del presente. Faltó puro Bruce Willis, loco.

Y aquí antes de seguir con lo bueno, tengo que quejarme de dos errores apestosos. Uno. Hace como dos capítulos atrás establecieron que Walter White enterró la plata en un punto que escogió al azar en el medio del desierto. Por eso la cuática de guardar las coordenadas y romper el GPS y la cacha de la espada. Pero ahora resulta que no era un punto encontrado al azar sino un punto muy significativo tanto para Walter como para Jesse: Es el lugar donde fueron a cocinar las drogas por primera vez. Esto se demuestra no solo con el flashpack, sino también con lo que dice Jesse: “Recuerdo este lugar, es donde cocinamos las drogas por primera vez (bitch)”. También queda claro que Walter lo conoce muy bien, porque al final del capítulo anterior llega ahí sin siquiera mirar las coordenadas. Entonces: ¿Para qué tanto show, peliculastas? Puede que las coordenadas las haya anotado para después dárselas a su esposa CLR, pero ¿para qué el atado de romper el GPS y de guardar tanto el secreto, si hasta Jesse que tiene cabeza de pollo se acordó del lugar?

El otro error es más piola pero igual. Cuando empieza la balacera en el capítulo anterior se ve clarito que a Walter White los lentes se le salen volando, y probablemente se le rompen también porque los tiradores obviamente estaban apuntando a cualquier parte menos a los personajes. Pero acá cuando lo vuelven a mostrar en el auto el compadre está con los lentes en perfecto estado y en su cara. “Seguramente los recogió y se los puso de nuevo”, dirán ustedes. Pero claro, se les olvida que el compadre tiene las manos esposadas DETRÁS EN LA ESPALDA. ¿Me están diciendo, peliculastas, que el loco hizo una contorsión Circus du Soleils para recoger los lentes y ponérselos? ¿En plena balacera? Como el forro esta serie, nunca más la voy a ver. Nah, dónde la viste, yo le perdono todos los errores porque así es el amor.

Bueno supongo que estoy puro tirando la talla para evitar escribir sobre el momento más despiadadamente triste y carnaza de toda la serie. Cuando el tío nazi se echó a Guataca Hank, a sangre fría. Ni siquiera los diálogos maestros de esta escena son suficientes para calmar mi alma dolida. Todo lo que dice Walter, Guataca Hank y el tío nazi es increíble, pero nada suaviza el hecho de que Guataca Hank, un caballero de la ley y la dignidad de las personas, es asesinado a sangre fría en el desierto, por un personaje que no tiene ningún escrúpulo y solo piensa en el dinero, y los líderes absolutistas fanáticos del cabello rubio y los ojos azules. ¿Era judío Guataca Hank? Por último ahí lo entendería. Pero no. Su muerte fue en vano. Fue por pura estrategia. Y ni siquiera Walter con todo su talento para manipular pudo salvarlo.

-Eres el tipo más inteligente que conozco. Y eres demasiado estúpido para ver que él tomó su decisión hace diez minutos.

BANG.

Vuela alto, Guataca Hank. Ojalá el cielo esté lleno de rocas y cerveza artesanal perdón minerales. Y Walter White quedó para dentro en shock, tirado en el desierto de lado, igual que esta pintura del poema Ozymandias:

Después de echarse a Guataca Hank los flaitongos nazis desenterraron la plata felices, y el tío de MDDLP decidió dejarle un barril a Walter, por lástima. Y ya habiendo cachado que lo perdió todo, Walter decidió echar al agua a Jesse, que estaba fondeado debajo de un auto. Cuando Tío Nazi iba a dispararle en la sesera, MDDLP decidió salvarlo, con la chiva de que podían averiguar qué le dijo a los carabineros pero en realidad lo quería para hacerlo cocinar y así impresionar a la histérica. Todos le compraron y decidieron posponer el asesinato de Jesse, y fue aquí cuando Walter decidió asesinarlo metafóricamente. Justo antes de irse, se paró delante de él y le confesó que dejó morir a Jane. Y uno puede ver cómo se le va el alma del cuerpo al pobre Jesse.

(Cabros, este capítulo es demasiado intenso. En cuestión de minutos pasaron cosas que uno lleva años esperando ver, especulando cómo iba a ser todo, y ahora aquí pasa todo. Y es tan natural y tan lógico que no queda otra que admirarse de lo secos que son los peliculastas. Felicitaciones.)

Bla-bla, Walter arrastrando el barril por el desierto (¡se ven los pantalones que quedaron botados ahí en la primera temporada!), bla-bla CLR es increpada por Marie que la obliga a contarle todo a Smallville Enfermito, bla-bla Walter le compra la camioneta a Gerónimo, bla-blah a Jesse le tienen la mitad de la cara hecha pebre (hola pos Obama Chilensis) y finalmente llegamos a otro de los momentos más intensos de toda la serie: Walter White vs. su familia. Otra escena demasiado dolorosa de ver y que no disfruté revisando para escribir este resumen, como si fuera un momento de violencia familiar que le pasó a uno. Heavy. CLR se dio cuenta de que Hank había muerto y acusó a Walter de hacerlo, esto hizo que Smallville Enfermito se pusiera en contra de su viejo, y CLR sacó un cuchillo que en mi opinión nunca es buena señal de nada, salvo que sea para partir la torta y ni eso si es que la torta tiene mermelada. Cuento corto: Smallville Enfermito llamó a los carabineros y Walter huyó con la guagua, porque no solo es Breaking Bad ahora está más bien en modo Breaking Crazy Motherfucker Stop It For The Love of God You Hairless Malcolm Dad Bad.

Pobre Holly. Al principio del capítulo están todos felices decidiendo qué nombre ponerle y ni una hora después el papito del año la tiene secuestrada y haciendo pucheros en el servicentro. A propósito, espero ver una nominación al Emmy para esa guagua, se sacó el babero actuando no digan que no. Y por si el flashpack del comienzo no tuviera suficiente sentido, con la llamada de teléfono de Walter terminó de cuajar.

Aquí debo confesar que las neuronas no me acompañaron y no entendí bien las intenciones de Walter. Mi primera reacción fue que el compadre se había vuelto loco definitivamente y que estaba foqueando a CLR por cosas que nunca fueron, como que era traidora o que ella siempre le dijo que dejara el negocio. Pero como bien me indicaron los amigos asistentes a la Junta Breaking Bad de ese día, lo que el compadre estaba haciendo era exculparla frente a los ojos de la ley (metáfora, la ley es ciega [¿o esa era la justicia?]). Claro, el compadre sabía que ella iba a estar rodeada de carabineros, y por lo tanto le gritó un montón de cosas para no meterla en tantos problemas, y su llanto cuando le preguntan por Guataca Hank lo hace evidente. Buena, cabros. Gracias por aclarármelo, no puedo estar en todas, soy humano. Lo que pasa en esta escena entre CLR y Marie es DEVASTADOR. Y creo que es una de las mejores escenas en lo que va de año. Si fuera por mí cierren la competencia a Mejor Película al tiro, este capítulo se merece un Oscar, saben qué más.

Después de la llamada Walter dejó a la guagua Holly en un carro de bomberos, y el que la encontró fue ni más ni menos que el actor que hacía de Kid Blue en Looper. ¿Se acuerdan de él? Bueno, él era el bombero. Y adivinen de qué color era la polera que tenía puesta:

Buena, peliculasta. A mí me encantó Looper así que bacán que sigas pegado con eso. Lo que no es bacán es que vengas a contaminar nuestra serie favorita con referencias cumas a tus películas, qué te crees que es esto el living de tu casa. Anda a loopearte y te tomai el loop.

El final del mejor capítulo de toda la historia universal de las series del mundo terminó con Walter White sentado en la calle, esperando a que llegara el contacto de Saul a buscarlo para llevárselo lejos y darle una nueva identidad. Y ahí quedamos todos tirados.

Cabros estoy raja. Mi intención era escribir sobre todos los capítulos pero voy a tener que descansar un rato antes de escribir el del capítulo que sigue. Justo al final de este Ozymandias se calmó un poco la cosa después del frenesí Ándate Cabrito que venía a toda velocidad desde que volvió la serie. Para mí este capítulo fue tan filete y tan fuerte emocionalmente hablando que reconozco haber quedado un poco en shock, y hubiera esperado feliz un año más para ver otra temporada. Pero como nos quedan dos capítulos no más y no una temporada completa, vamos a tener que conformarnos no más.

Qué difícil va a ser la vida sin Breaking Bad.

¿Y a ustedes? ¿Qué les parecieron los capítulos?

¡Siempre pueden DONAR!