El Conjuro.

Las muñecas de porcelana las inventó Satanás y todo el mundo lo sabe. Esas muñecas del demonio me dan miedo hasta cuando las veo de día en la vitrina del mall, así que imagínense el potencial de una película que parte con esta comadre en primerísimo primer plato:

¿Está a la altura de las expectativas? ¿Es tan terrorífica la película como esa muñeca del Averno? ¿Qué pasa si dicen “Primo Feto” tres veces delante del espejo? La respuesta a al menos dos de esas preguntas la encontrarán en los Blogs LG a continuación:

¡MI CRÍTICA MAESTRA A EL CONJURO!
¡EN LOS BLOGS LG!
¡POR PAPÁ MONO (OF COURSE)!
¡COMENTEN Y COMPARTAN NO SEAN EGOÍSTAS!
¡CLICK AQUÍ!
¡LONK!

Gracias, cabros.