Oz el poderoso.

Oz el Poderoso.

Peliculasta: Sam “Ándate Cabrito” Raimi (Evil Dead, Arrástrame al infierno, Spider-Mans viejas, etc.).

Protagonistas: James Franco porque Johnny Depp estaba ocupado, Rachel “Cuál es la gracia” Weisz, Mina “Cisne Negro Oh My God” Kunis, Michelle “Erai Mejor Gordita” Williams, monos digitales computarizados horribles, enanos homogay, 3D.

Trama: Es la historia de cómo Oz, también conocido como el mago de Oz, llegó a la tierra de Oz y ni se sorprendió porque llegó a una tierra con su nombre. Quizás algún día yo me suba a un globo y termine siendo el mago de Hermes en la tierra de Hermes, quién sabe. Al final hay batallas, aparecen las brujas a brujear, y uno se supone que tiene que querer al mago de Oz aunque ya sabemos que nunca aprendió su lección y probablemente murió siendo un chanta. (Más información sobre lo chanta de este mago aquí en mi crítica a la original El mago de Oz).

Mi opinión (maestra): Yo fui al cine a amar esta cuestión, lo juro por Dios. Siendo del peliculasta Sam Raimi pensé que me iba a volar el trate, pero la verdad es que me prendió menos que cálefont de casa en la playa. Es la historia del viejujo chanta que le prometía a Dorothy ir a dejarla a su casa en globo aerostático en El Mago de Oz pero después se iba solo porque no le importaba nada más que él mismo, y por eso regalaba puras tonteras metafóricas al final de la película. También resulta que aunque todo era producto de la imaginación de Dorothy en realidad el mago sí existía igual que la tierra de Oz, donde aparentemente viven clones de todas las personas que uno conoce en la realidad, y por eso se repiten los actores, las voces, etc.

Acá el viejujo es joven (igual de chanta) y lo hace James Franco, famoso entrenador de simios revolucionarios y amputador de miembros atrapados en rocas. Acá trabaja en una feria y tiene fama de lacho y de chanta, por lo que si fuera chileno probablemente entraría a un raality. Al principio es en blanco y negro y todo se ve en una pantalla más chica que la del cine, pero todo eso se arregla una vez que Oz llega a la mágica tierra de Oz, famosa por la película El Mago de Oz. Ahí por fin tendrá la oportunidad de demostrar si en verdad es chanta o si hace algo importante aunque sea una vez en su vida.

Conoce a varias minocas que le tienen ganas automáticamente, a un monito computarizado que lo ayuda y que tiene la voz de su ayudante en la vida real (J.D. de Scrubs), conoce también una muñequita de porcelana apestosa que se une a la aventura, y como la idea es copiarle a Walt Disney’s Lewis Carrol’s Tim Burton’s Alicia en el País de las Maravillas, obvio que al final hay una batalla y pasan mil cosas de efectos especiales modernos colorinches que se ven más falsos que los sets de El Mago de Oz original.

Pero saben qué todo da lo mismo. Visualmente es maestra sobre todo si la ven en 3D (créditos son a viagra or cialis toda zorra, monos voladores llenando toda la pantalla, etc.), pero la historia y los personajes no salvan a nadie, y llega a dar rabia cómo intentan pegotear esta película con cosas pasaban en la original pero en realidad no, porque más que precuela esta cuestión es semi-precuela. Yo les explico.

Hay referencias al león cobarde pero es un león completamente distinto (onda Jumanji) y sale un minuto y chao. Hay monos voladores pero no se parecen a Rick Moranis y son más como mandriles. No hay ni rastro del espantapájaros ni del robot, ni de Toto. Es mucho más seria y sin tanto chiste y cuando los enanos se ponen a cantar, los hacen callar. O sea, si a uno le gusta la original, mala suerte, porque esta película es demasiado seria y adulta y no, no es El mago de Oz, esa película es para niños, qué ridiculez. Igual ahí tienen algunas referencias, ya, no lloren. Quizás lo peor que pude hacer fue haber visto la original antes de esta, porque encontré todavía más extraño el chanterío fliméfilo. Casi como si el peliculasta fuese el mismísimo mago de Oz, dándonos a nosotros puros regalos metafóricos en vez de darnos lo que queríamos. Y arrancando después como un cobarde.

Y bueno, aquí les tengo la explicación a todo esto. Resulta que los LIBROS del Mago de Oz están en “dominio público”, lo que significa que no hay que pagar derechos y uno puede hacer lo que quiera. La película original de El Mago de Oz en cambio no, es propiedad intelectual de otro estudio. Y a eso se reduce todo, queridos lectores maestros. Al sucio dinero. Por eso hay tantas cosas “similares pero no” entre esta película y la original, porque los pillines de Disney no querían pagar derechos por nada y mejor hacer referencias charcha y a medias que hacer la precuela como Dios manda (en la Biblia). Igual uno entiende que Disney no tenga plata para gastar, si está difícil la cosa, apuesto que los pobres andan con los zapatos todos viejos y le quedan debiendo a la señora del almacén.

Bueno pero eso es lo que pensé de esta cuestión. Meh. Me sorprendí con algunas cosas del peliculismo de Sam Raimi, pero en general me aburrí caleta y cuando terminó no estaba ni ahí con nada. Además debe ser una de las películas con MÁS MÚSICA DE LA HISTORIA DEL CINE. Todas las escenas tienen violinitos emocionantes y después de un rato las emociones de uno no quieren más guerra y dan ganas de clavarse palillos de tejer en los oídos. Sam Raimi, me debes una. Setenta millones quince mil catorce estrellas, y un Mauricio Israel Award al Mago de Oz, por chanta.

12 Comments

    • Angelitrona
      8 abril 2013

      Yo fui a ver a Mila Kunis, y se volvió feita muy pronto.

      Ahí se acabó mi diversión, jajajaja

      SAludos

      Reply
    • Elena Gacitúa
      8 abril 2013

      A mi me distrajo todo el rato ese mono digitalizado y cuando tomaban a la muñeca y quedaban como 2 centímetros entre ella y todo lo humano donde se posaba(mano, hombro, brazo). No me gusto, era demasiado Tim Burton wannabe :/

      Reply
    • Rodrigopro
      8 abril 2013

      Osea hice bien en no ir, a mi de antemano ya me parecía bien chanta, muy buena e hilarante crítica Maese. Siga por la senda

      Reply
    • Jean Paul Piña
      8 abril 2013

      Yo la quería puro ver, gracias por ahorrarme los pesitos maestro, justo cuando ando más pobre que don Disney…

      Reply
    • Fabiola
      8 abril 2013

      Me dormí la mitad de la película, pero lo que vi me gusto, en todo caso, no estoy segura si soñé esa parte XD

      Reply
    • xexo28
      10 abril 2013

      Yo la encontre muy intrascendente, asi que bruto que mala pelicula y no me gusto tampoco, pero dudo que la veria de nuevo, igual tenia muuy altas las expectativas y ni hablar de quien dirigia, Que bueno tenerlo de vuelta don hermes
      Saludos!

      (pd: me logueo en gravatar pero no logro que vuelva a salir mi fotito de eternal sunshine aca, detalles de la vida, nada en contra de las palomitas fimefilas)

      Reply
    • Katherina
      12 abril 2013

      Acabo de terminar de leer Cementerio de animales (King) y debo decir que nica veo nada relacionado al mago de Oz, porque me acordaré del libro y me va a dar susto con “Oz el ggande y teggible”

      Reply
    • velect
      6 mayo 2013

      Totalmente de acuerdo, una lata espantosa. Odie a la muñequita, el único personaje entretenido a ratos era el mono. Rescatable el trabajo visual, bueno Sam Raimi es un buen director, pero la película es una lata, se me hizo eterna…

      Reply
    • Ori
      11 mayo 2013

      Me rehúso a ver esta película por el hecho de que existe un musical de Broadway llamado Wicked, el cual tuve la inmensa suerte de ver. Y seguramente esta película me va a cagar toda la historia maestra de este musical. Trata de la Wicked Witch del Oeste y su amistad con la Bruja buena del Norte y es la cagaaaaaaaa! Calza perfectamente con El Mago de Oz, pero la hace ver como una alpargata al lado de Wicked.
      No se si está en DVD en alguna parte, está basada en el libro del mismo nombre. Igual al ser un musical no te llama la atención, pero es que esta historia le da mil patadas al Mago de Oz y te juro que sales con una sensación de “todo tiene sentido ahora” cuando sales del teatro. Infinitas estrellas a Wicked!

      Reply
      • Ambar
        28 julio 2013

        Totalmente la razón. Vi el musical también y es la reverenda cagá. El musical basado en el libro “Wicked” que es una adaptación libre-que-hace-sentio-de-los-originales es maravilloso y trata sobre las brujas, básicamente de la historia de Elphaba, la bruja Mala del Oeste (que en esta pelicula vendria siendo…. Mila Kunis) y cómo llegó a ser mala, y su amistad con Glinda (Ga-linda) que acá es la Michelle Williams (?) y expone al Oz como lo que es, un viejo chanta que se merece todos los Mauricio Israel Awards del Universo y la Galactea. Pero acá para no pagar derechos de autor lo hicieron una oda al chanta este que se engrupe a todas las minits como súper winner que es y echa a perder todo. Mala peli, mala adaptación. Espero puedan hacer la peli del musical/libro porque es terrible bueno. Y aunque no está en DVD oficial, yo lo tengo y si alguien lo quiere me lo puede pedir para que sepa lo que es bueno.

        Reply
    • Fabián
      1 marzo 2015

      Pucha que lata ,a mi me emocionó, será que ya estoy viejito . Lo que pasa con este tipo de películas , como Shrek por ejemplo, es que toman personajes del imaginario colectivo para contarnos otra historia. Como los peliculastas (sorry,la copia) ya han pasado las de quico y caco se ponen a leer libros profundos sobre el sentido de la vida y la cach…etc, y tratan de poner en sus flims temas como la inconsciencia (oscar chanta),el viaje del tonto (héroe), la caída (quiebre emocional de oscar al conocer a la apestosita de porcelana), la redención (el salvamiento del mundo de oz) y la lucha apocalíptica del heroe contra las fuerzas del mal y el posterior cambio en la visión del mundo ,al cual el loco ahora entrega su vida(guajá). Por ese lado la película es excelente . Tal vez este no sea un comentario fliméfico propiamente tal pero quería equilibrar un poco la crítica a la historia . (Sorry el atraso y la lata pero recién estoy descubriendo tu blog)
      Abrazo.

      Reply

Leave a Comment