Cloud Atlas.

Cabros, sé que a ustedes no les gusta cuando callo porque estoy como ausente y sin mí no pueden vivir. Bueno sin entrar en muchos detalles digamos que pasé por varias cosas charcha que me mantuvieron alejado de la escritura hermestástica fantabulosa fliméfila, básicamente porque quería enterrarme en un hoyo y morirme de pena. Ustedes saben, a veces la vida lo agarra a uno y lo hace pebre, y uno como es sensible no puede llegar y ponerse a escribir sobre películas en ese estado lamentoso, porque escribir triste es como intentar volar un avión estando curao, y no todos somos Denzel Washington. Por si acaso esa fue una referencia a la película Flight, como hace tiempo no les escribo críticas puede que estén fuera de training y necesitan que les explique todo, no sé.

Bueno la cosa es que durante esos días (que vivirán en la infamia) varios de ustedes lectores maestros me pidieron críticas de muchas películas, y yo la verdad es que nunca dejé de ir al cine, simplemente dejé de escribir. Como ahora vuelvo a mirar al universo con una sonrisa (¿para qué nos caemos, Hermes?), decidí escribir mis pensamientos sobre todas las películas que vi en esos días de tormenta emocional, y que nunca critiqué.

Partiendo por:

Cloud Atlas.

Peliculastas: El de Corre Lola Corre y los hermanos Wachowski (Las Matrix, Speed Racer).

Protagonistas: Tom “Wena Forrest” Hanks, Halle “La Gatúbela Charcha” Berry, Hugo “Siempre Serás El Agante Smith” Weaving, y gente cuyo nombre no puedo googlear porque estoy escribiendo esto sin Internet: la chinita de The Host, el compadre de Across the Universe, el abuelito de Moulin Rouge, el flaco de El Perfume y Skyfall, etc. También protagonizan estos mismos actores disfrazados de otras personas porque vieron Kramer y les dio envidia. Los disfraces incluyen cambios de sexo y de raza, y a veces pasan piola pero otras veces hacen que el compadre de Across the Universe parezca Queno Reeves deforme porque se supone que es chinorris.

Trama: Muchos personajes en distintas épocas van viviendo cosas en paralelo, desde el flaco Skyfall homogay que quiere componer una sinfonía, hasta Tom Hanks en un futuro post apocalíptico donde pelea contra los indios brígidos de Apocalypto, y tienen que irse del planeta o si no van a morir de contaminación (sorry señores del futuro, nunca nos pusimos las pilas. Los indios Apocalyptos no son culpa nuestra eso sí). Entre medio hay más historias como una en que un abuelito intenta escapar de un asilo de ancianos donde los tortura Mrs. Doubtfire, hasta la que más me gustó, que es de una chinita clonada que descubre el mundo real.

Mi opinión (maestra): Ya sé que son tres directores pero voy a centrar mi súper opinión maestra solo en los hermanos Wachowski, sorry otro compadre. Y bueno yo tengo una teoría sobre los hermanos Wachowski que a continuación voy a compartir con ustedes. Es una teoría seria que he construido durante años de apreciación fliméfila, así que aquí está, espero que me tomen en serio. Aquí va: Los hermanos Wachowski son androides que vienen del futuro a hacer películas. Ahí está, esa es mi teoría. Ahora vayan a buscar el traste que les acabo de volar.

Yo les explico: Como estos peliculastas son androides del futuro, lo que mejor les queda en sus películas siempre son las cosas futuristas y ciencioficciosas. Por ejemplo el mundo “virtual” de las Matrixes es a toda zorra y mucho más bacán que el mundo “real”. Las balaceras y persecuciones dentro de la Matrix son a toda raja, y uno quiere estar ahí para siempre. Pero cuando muestran lo que hacen “los humanos” uno se empieza a aburrir y todo da lo mismo, porque no les sale, porque son androides.

Piensen en las cosas más maestras de las Matrix: Los agentes, las peleas maestras, la pinta abacanada, los centinelas, los “campos de cultivo” de las máquinas, etc. Todo eso es lo que saben hacer los androides. Ahora piensen en todas las cosas flaites de The Matrix: La historia de amor entre Dewán y Trinity (zzz), los cahuines de Morfeo con los demás capitanes, la fiesta tecno en que todos bailan a guata pelada, etc. Puras cosas charcha que uno adelanta cuando ve las películas en la casa y que son la forma en que estos androides del futuro ven a los humanos. Ellos juran que el amor es como lo que pasa entre Dewán y Trinity. Juran que los carretes previos a la destrucción son a guata pelada y con tecno en cámara lenta (el tecno es la única música que cachan además), juran que los humanos somos cochinos y andamos vestidos como vagabundos, etc.

Si lo piensan en Speed Racer pasaba lo mismo. Lo mejor de esa película eran las carreras, los autos, todo lo que era máquinas y mundos virtuales. ¿Y las cosas humanas como la familia, el romance, la relación de un péndex con su mascota, los chistesitos? Todo eso era charcha y daba vergüenza ajena. ¿No les digo? Androides.

Bueno las malas noticias son que Cloud Atlas es el intento de estos androides sin alma de hacer un flim filosófico y denso sobre la naturaleza humana a lo largo de su propia historia, sobre el bien y el mal, sobre las conexiones cósmicas entre las almas, etc. Así que adivinen cómo les salió la película. Más o menos no más, sorry. Lo mejor son las cosas ciencioficciosas y las cosas cuáticas que conocen estos androides del futuro y que tratan de pasar por imaginación. Igual que en las Matrix toda la onda futurista con la chinita clon se trata de descubrir que la realidad es algo horripilante, aunque esta vez no son las máquinas sino los mismos humanos. Esto debido a que las máquinas les reclamaron que las dejaban muy mal en las otras películas y los Wachowski no pueden andar ofendiendo a sus hermanos.

El futuro postapocalíptico no es tan bacán, pero me gustó todo lo que pasaba con el planeta y cómo los humanos van a tener que virararse a otros planetas si quieren conservar la especie. Lamentablemente los peliculastas androides decidieron filosofar sobre el bien y el mal, y como no entienden a los humanos decidieron disfrazar al Agente Smith del malo de La princesa y el sapo y se le aparece a Tom Hanks y le susurra cosas mala onda, etc. Las historias de las épocas pasadas las encontré mucho menos maestras y no me interesaron mucho salvo algunos momentos en que uno entiende cómo todo repercute y tiene su paralelo. Como la parte en que ese compadre decide apoyar a los esclavos. O cuando el flaco consigue componer la sinfonía Cloud Atlas que después inspira a la Halle Berry a seguir luchando contra la empresa del Señor Burns y su contaminación del planeta, que después terminará mandando a los humanos a otros planetas.

Yo creo que esta cuestión es más buena que mala, pero no me gustó mucho que digamos. La vi dos veces y creo que estoy Liz Taylor. No me dan ganas de seguir metiéndome en los mundos y encontrando conexiones. Pero pese a todo eso confieso que encontré bien jugada la película, y felicito a los androides por querer mandarse una película tan cuática, con viagra aus usa tanta carne en la parrilla. No toda la carne terminó siendo rica, y no sé qué hacían ciertas presas ahí asándose con las otras, pero no creo que haya sido culpa del carbón, se nota que lo soplaron bien. Esta metáfora se me está escapando de las manos y la voy a dejar hasta aquí, no vaya a ser que después esta crítica sea más enredada que Cloud Atlas.

Igual se supone que está basada en un libro famoso así que los peliculastas no tenían opción más que meter todas las historias en la película, pero… ¿Qué importaba la historia de los abuelitos en el asilo de ancianos, por ejemplo? ¿Y por qué se demoraron tanto en llegar al punto mostrándonos la historia donde Tom Hanks Escritor tiraba al crítico literario del edificio? Esa parte era mucho más bacán que lo que terminó siendo esa historia, pero bueno. Demás que es porque la acción de los viejitos terminó inspirando una película que terminó inspirando a la chinita clonada, pero igual. No puedo evitar sentir que algunas historias eran mucho más importantes que otras, aunque ese es el punto de la película ahora que lo pienso. Hasta lo más insignificante puede repercutir en la historia de la humanidad, o qué sé yo.

En fin, buen intento, androides, pero hasta que el chanta del Mago de Oz no les regale un corazón, sigan haciendo cosas más de androide, no tiene nada de malo. Ciento setenta millones ochocientos mil diecinueve estrellas.

(Creo que esta crítica de Cloud Atlas tenía spoilers, no la lean si no han visto la película).