[Especial Oscar] Lincoln.

Estamos cada vez más cerca de la entrega de los Oscars, y como este año está nominada una película chilensis (No: The Movie), decidí ver y criticar la mayor cantidad de películas nominadas al Oscar que pueda, para que podamos ver la premiación con entusiasmo y bien informados. Al final de cada crítica incluiré un resumen con las nominaciones y mis pronósticos según cada película. Vamos viendo qué nos toca hoy.

Esta es de esas películas “históricas”, que por si no saben son esas películas donde sale mucha gente disfrazada y en carreta. La gracia de Lincoln es que se trata de Lincoln (spoiler), ese presidente gringo flacuchento con barba de duende y sombrero de copa que consiguió liberar a los esclavos. Según esa otra película que se estrenó el año pasado, Lincoln era además cazador de vampiros y karateca profesional, pero acá lo que caza no son vampiros sino posibles votos para que se apruebe la abolición de la esclavitud, así que hay menos hachazos con salto en cámara lenta y más discursos emocionantes contra los viejujos racistas, etc.

No es sobre la vida ENTERA de Lincoln, así que no esperen la escena en que es niñito y se encuentra un sobrero de copa en el bosque, o cuando se afeita por primera vez la barba chistosa y todos quedan para dentro, no. La película parte cuando el loco ya es presidente, de hecho, y unos soldados le hablan con admiración y le dicen que es el mejor y le piden que les firme una estampita. Ah porque todos aman a Lincoln en esta película, y le hacen reverencias y/o le tienen miedo, incluyendo sus enemigos y el peliculasta que hizo la película (Steven Spielberg), que siempre lo muestra como si Lincoln fuera el papá de Dios, siempre con luces marcándole la silueta, o de lado mirando para abajo con cara de monumento. Y en el cine obvio que no vuela una mosca porque este Lincoln es lejos el mejor ser viviente que ha pisado la faz del planeta. Incluso creo que usan efectos especiales modernos cuando lo muestran con otras personas para hacer que se vea gigante, igual que Gandalf cuando va a bolsear once a la casa de Bilbo.

Así que eso es Lincoln, cabros. La película de cómo un señor maestro que todos admiraban quería sacar una ley y lo consiguió sermoneando a la gente y tirando tallas de abuelito buena onda descansando un día domingo. En una escena pelea con su esposa y la comadre grita y llora y es heavy porque es la única capaz de gritonear a Lincoln, pero lo más importante es lo que pasa con la famosa ley, con los viejujos gritoneándose y con el proceso para hacer que los más porfiados cambien de opinión. Hay muchos famosos haciendo personajes secundarios como Robert California de The Office, o Gale de Breaking Bad, o Dálmata Man de Watchmen, y todos actúan bien así que debería gustarme esta película, pero lamentablemente no. Música de trombón triste.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=1Et1qBCnv3c]

Lo siento, cabros, pero no prendí con la Lincoln-manía que tiene a todo el mundo loco incluyendo a la Bachelet. El primer sermón que se mandó Lincoln lo encontré bueno, y me reí y encontré bacán que el compadre usara su encanto y su oratoria para convencer a algún viejujo rancio de que la esclavitud en verdad es mala. Pero a la escena número cuarenta y siete en que la musiquita empezó a ponerse emocionante y el camarógrafo empezó a acercarse despacito a la cara de Lincoln para captar mejor lo inspirador de su discurso, yo empecé a pajarear y a mirar la hora. Hay partes en que estaba entretenido y lo pasé bien, pero la verdad verdadera es que me quería ir cuando a la película todavía le faltaban como cuarenta minutos, y al final cuando la gente (cine lleno) aplaudió, sentí que habíamos visto dos películas distintas.

Siendo de Spielberg la película uno esperaría alguna escena maestra para quedar para dentro de esas que demuestran que el compadre sigue siendo el rey. Pero en verdad no pasó nada. Lo único reconocible de Spielberg que vi en la cuestión fue la musiquita de John Williams (ahí no más) y el drama de Lincoln con su hijo (Bruce Willis Joven). El resto, puras escenas eternas que me aburrieron. Entiendo que lo que querían era hacer una película sobre cómo le metieron la ley a la mala a los gringos racistas que querían tener esclavos para siempre, pero no tenía para qué durar siete millones de horas, es lo que estoy tratando de decir.

Así que lo siento, fans de Lincoln. No entendí el chiste. No puedo entrar a su club exclusivo de admiración y de aplausos al final de la película, porque me aburrí caleta y me empezó a caer mal el Lincoln. Igual que en Lo Imposible cuando se esforzaban mucho por hacerme llorar, acá se esforzaron mucho por hacerme admirar al compadre, y me cerré. Peliculastas, empiecen a usar sicología inversa por fa, que si no voy a terminar enojado con todas las películas y esa no es la idea.

Igual hubo cosas que me gustaron. Aunque estaba lateado y me quería ir, la escena famosa de la votación me tuvo muy interesado, y me gustó ene el personaje de Tommy Lee Jones porque era misterioso y el peliculasta no le ponía música de Superman agonizando cada vez que salía así que tuve que hacerme mi propia opinión sobre él, y fue bacán. También me gustó que mostraran las tácticas de político-mafioso que tuvo que aplicar el Lincoln para aprobar la ley y para que los viejujos se pelearan entre ellos, pero si me preguntan a mí, todo eso mejor verlo en una película en la tele, no en el cine con Lincoln-Gandalf y duración de película de Peter Jackson.

Tommy Lee Jones se está transformando en mi abuela. Es igual, lo juro.

Así que cincuenta millones de estrellas no más y un Duracell Award a Steven Spielberg para que se ponga las pilitas. Entre Lincoln, Caballo de Guerra y producir las Transformers ya no sé cómo defenderte, compadre. Ah, Tintin me gustó. Pero igual. Vuelve en ti, Steven. Vuelve en ti.

***

BALANCE OSCAR 2013

Nominada por: Mejor película, director (Spielberg), actor (Daniel Day Lewis), guión adaptado, actor secundario (Tommy Lee Jones), actriz secundaria (Sally Field), música, edición, diseño de vestuario, diseño de producción, mezcla de sonido y fotografía. Doce nominaciones, la que más tiene este año.

Mi pronóstico: Obvio que Daniel Day Lewis se va a llevar el Oscar. Ni mencioné al compadre en mi crítica para ser el único crítico del mundo que no le tiró flores al compadre (guaja), pero no hay nada que hacerle. Se transforma en Lincoln y la vende perfecto. Es tan distinto a sus otros personajes como el bigotón de Petróleo Sangriento que no queda otra que encontrarlo seco. También yo cacho que se lleva el Oscar el Tommy Lee Jones, porque su personaje es bacán y a la Academia le gusta en esta categoría además premiar a los personajes. De las demás podría ganar Spielberg, pero no apostaría plata si fuera ustedes. Y sería.

Ganó en verdad: Mejor actor (le achunté) y mejor diseño de producción. Tommy Lee Jones no ganó nada así que en esta le achunté a la mitad no más. Me dejaron como la mona, Academia, ya van a ver.

Debería ganar en cambio: Nada, me cargó. Bueno ya, un Daniel Day Lewis Award. Para Daniel Day Lewis, el Meryl Streep hombre.

Hagan donativo que ya no me queda plata para ir al cine.