Breaking Bad, episodio 5.08: Gliding Over All.

SPOILERS, DUH.

Convengamos una cosa, queridos breakingbadres. Guataca Hank estaba sentado en el lugar correcto.

Acabo de terminarme el capítulo, cabros. Y aunque es la hora del queso se me quitó el sueño y quedé con sobredosis de Ándate Cabrito. Qué manera de hacer buenos finales de temporada esta serie, ah. Aunque el de ahora es técnicamente el final de mitad-de-temporada no más, para qué estamos con cosas. Les quedó tan maestros como los otros. Quizás ni tan rimbombante, ni tan explosivo, pero lo que pasó fue heavy, cabros. Nada que hacerle. Lo que todos estábamos pasando pasara desde la temporada uno, por fin pasó al final de este capítulo. Y en una escena silenciosa, sin ningún color, con Guataca Hank sentado en el trono. Secos.

Pero no nos adelantemos. El capítulo partió con la escena que todos sabíamos tenía que pasar. Walter White deshaciéndose del cuerpo de Tatita Mike. Les agradezco a los peliculastas que no hubieran mostrado el proceso más en detalle porque no habría podido soportarlo. Supimos que Walter mandó hacer cubito el auto de Tatita Mike y que después iba a tener su sepultura Chavo del 8 como la mayoría de los muertos desde la temporada uno. Debo reconocer que la lealtad tan ciega de Matt Damon de los Pobres (MDDLP) me dio un poco de susto.

-No quiero hablar del tema.
-Okay.

¡Heavy! Este MDDLP va a ir hasta las últimas consecuencias al lado de Walter White, y eso es peligroso para todos, sobre todo para MDDLP. Porque MDDLP no le importa tanto a Walter como Jesse, y NICA lo va a cuidar tanto.

A propósito de MDDLP, las famosas conexiones con la cárcel que adelantó el compadre hace dos capítulos entraron en juego aquí, cuando Walter White decidió eliminar de una a los nueve convictos que podían soltar cassette. El compadre se juntó con el famoso contacto (¿el loco era el Buck and I’m here to fuck de Kill Bill Vol. 1?) y se las cantó clarita. Don Breaking Bad ni siquiera se achaplina al lado de un asesino a sueldo de la cárcel, ¿qué tal? Ya le había sacado los nombres a la Histérica, que a todo esto se salvó de morir envenenada porque puro le ofreció a Walter White exportar su merca.

A propósito. ¿Qué me dicen de lo económicos que son los guionistas? Ustedes mismos en los comentarios me dijeron que el frasquito con veneno volvería a aparecer, y aquí fue. Lo único que tuvieron que mostrar al final de la escena con la Histérica fue el detallito del frasco con polvo blanco escondido para que todos entendiéramos las intenciones de Walter, y para gritarle a la Histérica DE LA QUE TE SALVASTE, COMADRE.

Los que no se salvaron fueron los presos, claro.

La secuencia era como típica de El Padrino en que se echan a todos los enemigos de la familia Corleone al mismo tiempo. En vez de mostrar el bautizo de Sofía Coppola eso sí acá mostraron a Walter White mirando su relojito Tic-Tac-Tic-Tac muy tranquilo mientras a los pobres presos los dejaban como escurre fideos a puras estocadas brígidas. ¿Fue esta secuencia lo más violento que se ha visto en Breaking Bad? De más que entra en el Top #5, apuesto. Uno a uno fueron cayendo, apuñalados, degollados y hasta quemados vivos, y uno que está acostumbrado a ver cosas violentas con así la mueca de horror en el rostro. Como bien dijo Guataca Hank después… Heisenberg ya no es humano, es un MONTRO.

Con todos los enemigos despachados y sin nadie amenazándole el negocio (después de la MANSACA EN LA CÁRCEL hasta Guataca Hank empezó a pensar en la jubilación), don Breaking Bad empezó a cocinar con el MDDLP y a exportar la merca con la ayuda de la Histérica. En apenas tres meses el compadre se hizo más plata que las productoras de los recitales chilensis, y se convenció de salirse del negocio.

Walter fue a ver a Jesse y después de tirar la talla un rato, le dejó al compadre sus millones de dólares. Lo más heavy de esta escena fue ver el TERROR que el pobre Jesse le tiene al viejo. Enterarse de LA MANSACA EN LA CÁRCEL le hizo mal, y aplaudamos un rato lo maestra de esta escena, breakingbadres. Walter golpea la puerta, Jesse mira por la ventana, desaparece un rato de cuadro, abre y conversa un rato. Después cuando se queda solo y se da cuenta de que no le pasó, saca la pistola que había ido a buscar antes de abrir la puerta. ¡¿Cómo no va a ser la mejor serie de todos los tiempos si los peliculastas encuentran cosas tan simples para decir tanto?! ¡¿Ah?!

Y bueno, llegamos al final.

Walter baja la guardia, está con su familia tirando la talla al lado de la piscina, la pobre Courtney Love Rehabilitada se ve mucho más aliviada, y pese a todo, uno igual quiere que todo termine bien para estos personajes. ¿Cómo sé eso? Loco, porque estuve toda la escena de la familia en la piscina apretando los cachetes del traste de pura tensión, esperando que algo malo pasara. Que explotara una bomba, que a Walter JR. le diera un ataque porque no había tomado desayuno, que la guagua encontrara metanfetaminas, que otro par de aviones chocara en el cielo, qué sé yo. Incluso pensé que iba a volver esa mosca metafórica maldita que representa la conciencia de Walter White y que salió al principio de este capítulo también, a embarrar el almuerzo familiar, y que Guataca Hank la iba a matar con un diario y Walter se iba a volver loco. Mil rollos me pasé. Pero nada. Guataca Hank tuvo que pararse al baño, tuvo que buscar algo para leer (¿no tenís Esmárfon acaso, Guataca Hank?) y tuvo que encontrar el libro de Walt Whitman que le regaló el Gale a Walter, con dedicatoria y todo.

“WW”.

Walter White.

Y tate. Sería, cabros. No más Breaking Bad hasta el próximo año.

Obvio que los chistositos de la Internet van a agarrar esta última escena y le van a agregar un efecto sonoro específico justo en el momento en que Guataca Hank ata los cabos, pero filo. Hasta que eso ocurra apreciemos en paz lo maestra y valiente que es esta escena. Mostrarnos lo que tanto se ha estirado por tanto tiempo de la manera más simple y sin glamur que existe. Con esta escena Breaking Bad podría robarle feliz el título a Juego de Tronos, sí o no.

¿Cómo les quedó el ojo, cabros? ¿Qué va a pasar ahora que Guataca Hank lo pilla justo cuando Walter quiere retirarse? Obviamente esto es lo que va a precipitar el fin de todo. Yo cacho que Guataca Hank va a empezar a recopilar evidencia de a poco, y va a ser él el que se acerque a Jesse Pinkman. Ahora para él la conexión entre Jesse y Walter va a ser mucho más evidente, y Guataca Hank ya lo dijo, considera que Heisenberg es un MONTRO, y se va a encargar de convencer a Jesse de que lo es, para que colabore con él. Porque… ¿A quién tiene para sacarle información y/o testificar aparte de Jesse? Están todos muertos, loco. Para Walter la única solución va a ser echarse a Guataca Hank… Pero ¿podrá? ¿Y qué va a hacer Courtney Love Rehabilitada si se entera de que su estabilidad y la de sus hijos depende de dejar viuda a su hermana? Como bien me hizo ver mi chumpare Dr. Malo, todavía quedan NUEVE MESES para que lleguemos hasta el prólogo del primer capítulo, al momento en que se compra esa metralleta… Y yo creo que Walter va a terminar como Caracortada, enfrentándose a un ejército (¿de policías, de mafiocos?) solito con su Little Friend M60. Chúngale ah.

Bueno cabros, ya es la hora del Pi (son las 3:14) así que me voy a ir a costar. Disculpen si este resumen maestro es más desordenado que los otros, pero lo escribí apenas vi el capítulo, y sin repetírmelo como suelo hacer. Estaba demasiado verde por comentarlo, así que los detallitos que se me pasaron y todo lo que quieran ahora les toca a ustedes.

Nos vemos el 2013, Breaking Bad.

¿Y a ustedes? ¿Qué les pareció el capítulo?

No sé cocinar Meth así que háganme donativos, buena onda, gracias.

.