Chimpancés.

Hace tiempo les hablé de esa película Felinos de África que era como El Rey León pero sin glamur y más triste que no sé qué, sobre la gueparda madre soltera y los leones mosqueados. Me acuerdo que me sorprendió lo buena que era esa cuestión, toda emocionante con su narración piola y sus imágenes a toda zorra digo leona.

Bueno por culpa de esa película que quería puro ver esta Chimpancés, porque es de la misma marca Disney Nature que es cuando Disney quiere ahorrarse a los dibujantes y las voces de gente famosa y va y hace la película directamente con los animales, y ni sueldo les pagan.

La película se trata esta vez de unos chimpancés (spoiler) en un bosque no sé dónde (horrible), y desde el principio se nota que no va a ser tan buena como Felinos de África porque muestran a los monos jugando y les ponen música onda charleston. Lo juro por Dios, uno llega todo serio a ver el documental de los pobres monos y lo primero que hacen los peliculastas es disfrazar la escena para que parezca El Libro de la Selva. Faltó que le pusieran voces cubanas a los monos diciendo ahí tienes la necesidad no máh. Pero bueno, lo perdono, un error lo comete cualquiera, peliculastas, sigamos viendo la película.

Los chimpancés son bacanes como todos los chimpancés, eso sí, y eso significa que uno podría estar cinco horas mirándolos y nunca sería aburrido. No sé si soy el único al que le pasa esto, pero encuentro tan sobrenaturales a los monos que no me canso de mirarlos. Cómo miran, cómo toman las cosas, cómo son de expresivos, me da lo mismo dónde los vea, no puedo evitar quedarme pegado mirando monos. Yo cacho que por eso me gustó tanto El Planeta de los Simios (R) Evolución porque agarraban todas esas conductas y las volvían en contra de los humanos. Qué buena esa película.

Lamentablemente estos peliculastas no confiaron en sus monos porque se mandaron todos los condoros que los de Felinos de África no. No sólo le pusieron música penca a las escenas de los monos contentos, sino que además pusieron un narrador muy metiche y merme. No sólo cuenta todo lo que pasa, sino que también hace “voces” y dice frasesitas como si las estuvieran diciendo los monos. Onda “Mmm, qué rica esta banana, debo trepar el árbol con mis manos de mono”. Yo sé que la película es para péndex, pero este narrador no es para péndex es para mamertos. Gran diferencia, sorry ah.

Y bueno el otro condoro que se mandaron es con la música global orquestada de la película. Como si le tuvieran miedo a mostrar escenas así no más, pusieron música PARA TODO, y para que uno se asustara se fueron en la terrorífica con cosas nada que ver. Por ejemplo hay de esas típicas tomas de la selva pero aceleradas, para que se vea cómo crecen las plantas, y ponen una música DEL TERROR que te la encargo. Si en el futuro hay péndex con fobia a la botánica va a ser por culpa de Disney Nature, y si muere asesinado un jardinero ya saben ya. ¿Quieres esa sangre en tus manos, Disney Nature? Entonces para la otra sé más responsable con la musiquita.

Igual la historia de los chimpancés es heavy, y tiene partes tristes y partes emocionantes. Lo que sí esta vez están mucho más urgidos de no traumar péndex y no mostraron PERO NADA ni remotamente “salvaje”, y encuentro que eso también es medio chanturri. Felinos de África tenía escenas en que se veían los leones llenos de sangre, y no le hacían asco a contar qué es lo que comían y todo. Pero acá todo lo contrario, quieren convencer a todo el mundo de que los chimpancés son tiernas mascotas, y por estas conductas irresponsables es que después los monos nos van a pillar desprevenidos cuando empiece la rebelión. Hay una escena por ejemplo en que tendrían que mostrar que los chimpancés cazan y comen monos arañas (de esos más chiquititos) y lo disfrazaron tanto que me dejaron con la duda si en verdad se comían a esos pobres monos. Igual heavy y no sé si me habría gustado verlo, pero loco. No les vengan a poner charleston después y la necesidad no máh.

En resumen, Chimpancés es un flim con imágenes bacanes que arruina la narración simpaticona y la música muy manipuladora. Tampoco ayuda que los monos no se rebelen en ningún momento y que nunca salga James Franco ni César, pero bueno. Me dio mono la película. Y las partes con música penca me dejaron con los monos. Como chaleco de mono quedó Disney Nature. Cien millones de estrellas no más.


¡Una cooperación para ir a ver Dark Knight en IMAX!

3 Comments

    • Kelden Amadiro
      25 junio 2012

      Gran Maestro:

      Le encuentro toda la razón en que una buena narración es fundamental para un documental.
      Si no, recordemos como fue el capítulo de «Scandalmakers» sobre la familia Bluth por culpa de la pobre narración.

      Mis respetos,

      Kelden Amadiro

      Reply
    • k
      28 junio 2012

      pobres monitos, todos se ríen de ellos porque son chicos, tiernos y cabezones. me da pena que se hayan farreado la peli, he visto documentales en discovery y en nat geo de los monos y son buenos… con la tati, mi hermana, vemos uno de un señor que salva monos en el animal planet. son más tiernos, quedamos saltando las dos cada vez que los vemos.

      Reply
    • Axel
      14 septiembre 2012

      Seguro que si narraba Lucius Fox se arregla la cuestión (lo digo en serio.) XD

      Gracias por la reseña Don Gérmenes.

      Reply

Leave a Comment