ODT: Plaga Zombie.

¿Les cuento? El mes pasado fui a Buenos Aires (Argentina [la Tierra]) y como soy crítico famoso mundialmente reconocido, unos compadres muy pero muy buena onda decidieron invitarme a un festival de cine fantasioso y terrorífico. BARS se llamaba el festival, que significa Buenos Aires Rojo Sangre además del plural de bar, y apuesto que le pusieron así para ver si conseguían que llegaran alcohólicos por accidente.

El BARS duraba como siete días y daban CALETA de películas. Y cabros, yo me las doy de experto en cine terroroso y fantasticón pero les juro por Dios que no conocía CASI NADA de lo que estaban dando en esta cuestión. Eran casi puras películas argentinas y latinoamericanas que acá no llegan ni por si acaso, todas sangrientosas flaites chistosas cuáticas, pero brígido. Y como yo estoy a favor de conocer cosas nuevas y después contar qué onda, nos fuimos.

La primera que vi se llama Plaga Zombie (1997), y quise verla porque había leído de esta cuestión en un libro sobre cine de zombis. En el BARS me explicaron que esta película (hecha por puros compadres quinceañeros) dejó la grande porque empezó todo un movimiento de películas argentinas igual que esta: presupuesto vuelto del pan, flaitongas, sangrientosas, chistosas, hechas con cámaras caseras y entre amigotes, y sin la actuación de Ricardo Darín. O sea, heavy.

¿Y bueno qué tal la película? Cabros, debo serles honesto. Cuando empezó y yo estaba feliz metido en el cine casi me morí de vergüenza ajena. Se notaba que la cámara era más rasca que esa cámara gigante que tiene mi tía Charo y que jura que es HD. Todos los actores eran compadres espinilludos que no salvaban a nadie, y para peor, todos hablaban como si estuvieran en una película gringa doblada. La típica que uno hace cuando quiere “jugar a las películas” me entienden. Los personajes tienen nombres gringos como Bill o John, hacen caritas, etc. Lo peor. ¿Alguna vez agarraron la cámara de los viejos y se pusieron a hacer películas? Bueno, eso mismo es esta Plaga Zombie. Me quería ir del cine. Todo mal, BARS. Me voy también. No llores por mí Argentina.

Pero de pronto (giro inesperado) lo empecé a pasar CHANCHO. La dura. Les juro por las córneas de mi primo Feto que como a los quince minutos de “película” me acostumbré a los “actores” y a los “diálogos”, y me empecé a reír y le perdoné todo lo flaite que era. No me acuerdo de qué se trataba, pero se supone que los zombis aparecían porque unos extraterrestres liberaban un virus en la Tierra, y los tres personajes principales quedaban encerrados en una casa peleando contra todos los zombis que aparecían. The End.

La cosa es que estos peliculastas adolescentes le pusieron cualquier pino a las escenas chistosas y a los efectos especiales sangrientosos, y tiene cuestiones INCREÍBLES que me sacaron cualquier carcarcada. (¿No sabe el significado de la palabra CARCARCADA? Lea mi crítica a Arrástrame al Infierno AQUÍ, o piénsela un poquito si igual no es tan difícil). Además es chistosa porque los zombis de esta película tienen personalidad y son todos medios vándalos chistosos como los Gremlins.

¿Saben de qué me acordé viendo esta película? De Súper 8. ¿Se acuerdan de la película de zombis que hacían los péndex? Bueno, eso es esta cuestión. Con actores más pailones pero igual de cabros chicos, todo igual de mula, pero todo con el mismo corazón fliméfilo y más ganas que cualquier película hollywoodense. Los efectos especiales son ahí no más (los zombis son personas con témpera en la cara, y ese tipo de tecnología), pero lo que no tienen en bacanidad se lo ganan con ingenio, inventando puras asquerosidades chistosas. Para que se hagan una idea del tipo de escenas que van a ver les cuento que en una parte a un zombi le cortan un brazo, la sangre cae en una olla, otro zombi agarra la olla y se toma la sangre, y se tira un chancho y con el aliento se empaña la cámara. A otro zombi le apuñalan el ojo, queda con el ojo en la mano, extiende la palma delante de su cara y se mira a sí mismo con el ojo, plano subjetivo incluido. O sea, es una película para paladares selectos.

Si les gustan las películas flaitongas pero chistosas y originales como The Evil Dead o Bad Taste, les apuesto mis espermatozoides a que con Plaga Zombie lo van a pasar chancho. No está a la altura de esos clásicos de todos los tiempos, pero sí los va a hacer reír igual, sobre todo si la ven con amigotes. Si ustedes son aspirantes a peliculastas y les gustan las películas de terror y quieren hacer algún día este tipo de cosa, también TIENEN que verla.

Lo que sí para variar estoy llegando tarde a esto porque supe que alguien ya había descubierto este tipo de cine, e incluso ya lo trajo a Chile en el festival de cine Sobras que hacía. Estoy hablando de mi íntimo amigo y gran director de cine Nicolás López, que debo reconocer le achuntó con mirar este tipo de películas y traerlas. Uno de los compadres de Plaga Zombie es el guatón que salía en Promedio Rojo haciendo de tontorrón, incluso, así que le voy a dar reconocimiento por descubrir estos flims mucho antes que yo. Aquí está: Reconocimiento.

Veredicto: A Plaga Zombie le doy veinte mil calabacitas y le agrego cincuenta millones quince mil doscientas más por ponerle tanto empeño y ser tan inspiradora para todos los aspirantes a peliculastas. También me gustaría premiar a los directores, porque no se creen la zorra y en el BARS incluso estuvieron hablando conmigo aunque no tenían idea quién era yo. Buena onda los compadres. Ya saben, si les interesó todo lo que dije consígansela y véanla con sus amigotes. Si no, ni se acerquen.

Y bueno cabros, esa es mi recomendación trasandina por el momento. Las buenas noticias son que los amigos de Video Flims me regalaron como CUARENTA películas de estas, y pienso verlas todas y contarles qué onda, incluyendo Plaga Zombi 2: Zona Mutante que los mismos peliculastas hicieron como diez años después y con mucha más guita. Guita es como los argentinos le dicen a la plata por si acaso, para que vean que soy cosmopolita. Ah ¿y se fijaron también que los amigos argentinos se llaman Video Flims, como nosotros Flims? Aunque no lo crean fue por eso que me invitaron al festival, así que los apoyo cien por ciento porque creo en la hermandad fliméfila de América del Sur. Estoy haciendo gestiones para ver si los amigos de Video Flims mandan DVDs a nuestra tienda amigui Fílmico para que todos puedan comprarlos aquí y cachar más estas películas, que en mi opinión (maestra) merecen una oportunidad. Por mientras les dejó aquí abajito el LONK para que le echen una mirada al catálogo de los compadres y etc. ¡Nos Belmont!

Más amigos para Flims: Video Flims.

Con esta debo seis (6) películas de Octubre del Terror 2011. Vamos que se puede. Click en el monito para ver todo ODT.

5 Comments

Leave a Comment