ODT: Cronos.

Cuando hice Justicia Fliméfila con Blade OMFG II hablé de su peliculasta Guillermo del Toro, porque es maestro. Y haciendo la lista de películas que iba a ver este mes decidí incluir Cronos (1993), que fue su primera película y con la que se supone que se hizo famoso, etc. Es mexicano el compadre, pero siempre mezcla los países en sus películas. El Espinazo del Diablo y El Laberinto del Fauno son en España, por ejemplo, y esta parte con una narración en inglés sobre un viejujo francés antiguo, y después vamos a México pero con tango de fondo, y el protagonista es argentino. Lo que estoy tratando de decir es que las películas de Guillermo del Toro = La ONU.

Cronos se trata de un abuelito argentino con voz FM que vive con la nieta, su esposa mexicana que hace clases de tango (el abuelito hace clases de ranchera), y que vive estresado porque tiene una tienda de antigüedades Persa Bío Bío, el trabajo más estresante que existe. Entre todos los cachureos que vende, hay un ángel terrorífico de madera que un día se rompe y salen baratas de adentro (lo peor), pero que para compensar la asquerosidad también tiene escondido dentro un cachureo ancestral dorado a cuerda que parece reloj de Tripio o no sé qué, y ni el viejito que es experto sabe para qué sirve. Hasta que el viejito agarra la antigüedad, le da cuerda y RECÓRCHOLIS el cachureo ancestral saca unas garras y se le clava brígido. Ahí el abuelito grita “Ché cachureo ancestral qué poronga hacés que me clavás la mano con artritis, boludo”.

Esta minoca no sale en ninguna parte en toda la película.

Lo que el abuelito no sabe es que al mismo tiempo un viejujo millonario que vive encerrado en un laboratorio se ha gastado toda su fortuna buscando el cachureo ancestral. Esto se sabe porque tiene la casa LLENA de ángeles de madera, y también porque manda a su sobrino pato malo a comprarle el ángel al viejujo, sin saber que el abuelito argentino ya se dejó el cachureo ancestral para él. Lo que el abuelito argentino no sabe, eso sí, es que el cachureo ancestral le va a dar vida eterna, pero a cambio lo va a transformar en vampiro. Whoops.

El que hace de sobrino pato malo del viejujo millonario es el Hellboy pero sin pintura roja, y hay que decir que el compadre es una mezcla entre un mandril y Will Ferrell (Mandrill Ferrell):

Mandrill Ferrell es un pelmazo MAYÚSCULO, y se transforma en el enemigo del abuelito argentino porque lo único que quiere es recuperar el cachureo ancestral para su tío. Mientras tanto, el abuelito argentino descubre que está adicto al cachureo ancestral porque no puede vivir sin usarlo, y también descubre que las prietas le gustan más que antes, y que ya no le dan ganas de tomar sol (ustedes cachan).

Igual debe ser una lata transformarse en vampiro siendo abuelito, ahora que lo pienso, porque va a estar toda la eternidad con cara de viejo. Eso significa que nunca lo van a tomar en serio, que no va a poder jotearse colegialas como Pimpotech sin que lo miren feo, y que no va a poder ir a las fiestas tecno de Blade. Por otra parte siempre le van a dar el asiento, le van a hacer descuento en el Metro y en los consultorios le van a regalar Viagra, así que compensa.

Tiene hartas cosas fantasiosas repungnantes terrorosas esta película, partiendo por el vampirismo de la tercera edad que encontré bien original. Uno de verdad siente lástima por el abuelito, pero después empieza a dar asquito, partiendo por la escena en que está en una fiesta, ve a un gil que le sale sangre de narices y termina siguiéndolo al baño para…

Iba a poner «Támpax de los pobres» al pie de esta foto pero lo encontré demasiado flaite así que mejor no poner nada.

Si fuera vecino de mi Primo Feto, estaría al otro litro (de sangre) porque a mi primo le sale sangre de narices hasta cuando parpadea muy fuerte, porque es malcriado. Y bueno eso sería Cronos. Igual se nota heavy que es de Guillermo del Toro la película, porque tiene todas las cosas que le gustan a él: Cosas fantasiosas terroríficas que se transforman en cosas de cuentos de hadas porque hay cabros chicos, cachureos ancestrales con mecanismos (como las de Hellboy 2), maquillajes asquerosos maestros, el Hellboy, etc. Pero la verdad es que no me prendió mucho esta cuestión, así que lo siento Guillermo del Toro y laureles en la carátula del DVD. No es mala ah, es buena de hecho. Tiene muchas cosas maestras que se nota las hizo un compadre que se las trae, pero nunca me metí mucho y como que todo me dio lo mismo. Demás que cuando salió hace chorromil años todos quedaron para dentro porque nunca habían hecho una película así en Sudamérica o qué sé yo, pero conociendo lo que este mismo peliculasta hizo después, desde las que ya nombré hasta El Orfanato (que ni siquiera dirigió él) lo que más consigue el flim es que uno diga “OOOH” y “AH-WELITO” un par de veces y sería. Dos millones diecisiete mil calabacitas y un Pimpotech Jubilado Award al abuelito por asumir su ancianidad como corresponde.

¡Nos Belmont mañana! ¡O más rato, no sé!

(*) Ilustración maestra: Andrés Padilla. ¡Seco!

4 Comments

    • Mario Constantini G.
      10 octubre 2011

      Mmmm, me dejaste entre tongoy y los vilos con el Comment.
      Hermes, porque no te comentas, si es que ya la viste.. la Pelicula «The Girl next door»?, pero no esa de las pornoshtar y la blondie Elisha Cuthbert.
      Si no la basada en hechos reales.. basada en la novela de Jack Ketchum.
      Brigida de Brigidas.. echale un luke maestro.

      Reply
      • Hermes Antonio
        10 octubre 2011

        Esa la critiqué en el ODT del año pasado. Pero la encontré más dramática que terrorífica. Búsquela y la lee.

        Reply
    • Geito Ferrera
      11 octubre 2011

      Hola Hermes, me encanta Guillermo del Toro. Podrías críticar «Los Ojos de Julia», te tinca… si no te tinca, no no más po’…

      Me encanta tu Octubre del terror!!

      Sería
      bye bye

      Reply
    • Kathy
      12 octubre 2011

      El Hellboy no puede tener esa cara… jaja

      Reply

Leave a Comment