El Planeta de los Simios (R) Evolución.

Érase una vez el Planeta de los Humanos, lleno de humanos que se juraban maestros todo porque inventaron el lenguaje, los viajes espaciales y las zapatillas con lucecitas. Pero se creían tanto la zorra los humanos que empezaron a basurear al planeta y al resto de las especies, hasta que el planeta dijo “Basta” y empezó a desquitarse de los seres humanos por pelmazos. Ahí dependiendo de la película cooperamos gracias a las plantas (El fin de los tiempos), la infertilidad (Children of Men), los marcianos peleadores (La guerra de los mundos), los marcianos capitalistas (They Live), los zombis (caleta), los meteoritos (Armagedón), el Calentamiento Global (Pasado Mañana) y el aburrimiento (La vida de los peces).

Acá en El Planeta de los Simios (R) Evolución no les quiero contar mucho, pero cooperamos por culpa del Alzheimer. Más específicamente, el Alzheimer del papá del James Franco. Un día el James Franco le dice al papá “Papá, para serte Franco estoy chato de tu enfermedad, no es chistosa como Dory ni como Mamerto, así que te voy a curar, PD. Soy tu hijo James Franco”, y se va a un laboratorio a desarrollar una droga de esas brígidas que siempre hacen en los laboratorios blancos con máquinas gigantes para puro agarrar el tubo de ensayo.

Ahí los malditos hacen experimentos con simios importados de África, y un día queda la mansaca que mejor ni les cuento pero que es a todo gorila. Cuento corto, después de la mansaca (maestra) James Franco se tiene que llevar un mono guagüita a su casa, y ese mono tiene la media ensalada genética, así que es cien veces más inteligente que el mono promedio y un millón de veces más inteligente que mi primo Feto. César se llama el mono, y al principio están todos felices porque es todo tierno, pero después empieza a crecer y ahí empiezan los problemas, igual que con las guaguas.

Como es inteligente, César empieza a preguntarse de dónde viene, y cuando cacha que no se parece tanto a James Franco, se pregunta quién es su verdadero padre, si Don Ramón o Alejandro Trejo. Ahí James Franco le dice “Mira César, para serte Franco tus papás son simios, etc.”. Incómodo. La cosa es que de aquí en adelante pasan muchas cosas más, y el pobre César termina en un refugio de simios que en verdad es como una cárcel brígida, con monos matones, gorilas brígidos mocheros, y gendarmes apestosos pelmazos que hacen bulin de puro racistas.

Igual que en Toy Story 3, esta es de esas películas que uno no se da ni cuenta, pero tienen caleta de escenas onda Sueños de Fuga, Expreso de Medianoche y/o Alcatraz Fuga Imposible Para Todos Menos Para Clint Eastwood ¿O no?. O sea, puras películas de cárcel donde uno está con así cada pepa mordiéndose las uñas sufriendo para que el protagonista sobreviva y/o se escape. Incluso tiene una escena igualita a la de Expreso de Medianoche en que James Franco va a ver al César y lo encuentra todo achacado, y César le pide que nah mentira, estoy molestando, no tiene ninguna escena parecida a esa, pero sí tiene caleta de otras escenas a toda zorra donde uno en verdad lo pasa pésimo, y en verdad se emociona con cada pequeño logro de César adentro de la cárcel.

Y aunque al principio el pobre César lo único que quiere hacer es volver a la residencia Franco, después se da cuenta de que hay cosas más importantes por las que luchar, y decide que no puede dejar a sus simigos solos sufriendo por culpa del Draco Malfoy (gil), y de los demás abusadores de los derechos simios. Ah y mientras pasa todo esto en SimiOz (la cárcel de los simios po), en el laboratorio el James Franco sigue trabajando en la droga brígida, experimentando en otros monos, y asegurándose sin saber de que todos los humanos nos vayamos directamente a las pailas.

Ya y aquí preparen vasijas con agua porque le voy a tirar puras flores a esta cuestión. Tengo tantas flores de hecho, que voy a tener que separarlas en categorías porque si no, termino mañana. Aquí vamos.

LOS EFECTOS ESPECIALES MODERNOS.

Esto puede sorprender a los peliculastas de Hollywood que me leen todos los días, pero filo, tengo que decirlo: Resulta que en la realidad HAY MONOS (OH MY GOD!). Como hasta ahora nadie les había dicho esto a los compadres, en esta película decidieron hacer a todos los monos usando efectos especiales modernos de última generación tecnológica digital computarizada. Esto significa que en vez de poner a un mono delante de la cámara y amenazarlo con bananas hasta que actúe, los peliculastas agarran un montón de actores humanos, les ponen mamelucos y los hacen moverse como monos para después agarrar la película, ponerla en la ventana y calcar un mono encima de los actores. Así consiguen actuaciones maestras de los monos sin tener que gastar en bananas ni andar cambiando el papel de diario. La misma técnica que se usa para hacer otras criaturas fantásticas aparte de los simios como los Avatars y los Gollums. De hecho, el actor que hace de César es el mismo que hacía de Gollum (es experto en usar mamelucos y poner caritas).

Bueno ¿y qué tal? Al principio no me tincaban nada estos monos digitales, qué quieren que les diga. Y durante la película hay partes en que se ven como típicos monos digitales, o sea, que pareciera que andan flotando por la imagen y no pesan nada, y se mueven mucho. Pero afortunadamente esas partes son las menos porque OH MY GOD. Es tan buena la historia además que a uno le importan más los personajes y las cosas que pasan, que los efectos especiales modernos. Pero así y todo hay partes en que en verdad los efectos especiales dejan para dentro. En especial todo lo que hace el personaje del orangután Maurice. ¡No puedo creer que sea falso! También son increíbles los gestos del César, y del gorila Buck. Lloré como cuatro veces viendo esta cuestión, y las cuatro veces fue por algo que hizo un efecto especial moderno. Si eso no es magia del cine, no sé qué es. Así que vamos entregándole el Oscar a esta película al tiro y no me vengan con que Transformers 3 hizo tira un edificio, porque en esa película no se me movió ni un pelo, y acá parecía comercial de Head & Shoulders (metáfora capilar). Así que eso. Ah y por las cosas que pasan además no sé si habría soportado ver esta cuestión con monos reales. Nica. Así que maestros.

LOS PERSONAJES.

Aquí nos acercamos a lo más parecido a una queja que tengo con el flim, pero el resto me gustó tanto, que al final da lo mismo. Y eso es lo injusto que es la repartición de PERSONAJES A TODA ZORRA ENTRE LAS DOS ESPECIES QUE SALEN EN LA PELÍCULA. La dura. Los personajes SIMIOS son todos a toda raja, y son tan bacanes que me acuerdo hasta de los nombres de todos los monos. César es el más seco de todos, y durante la película da ternura (aaw), miedo (aaargh), emoción (eeeaaawsnif), miedo de nuevo (lalaAAAARGH), y un momento increíble que en verdad me dejó sin aire (gaspcof-cof). Los otros simios tienen todos su gracia y sus momentos increíbles, como el gorila Buck que es el simio que César usa en la cárcel para dominar al pelmazo del Rocket, que es un simio matón musculoso que en una escena les juro que vi a unos simios esclavos haciéndole la manicure. También hay escenas maestras con Maurice, el orangután maestro que se las sabe todas, y con Koba, EL SIMIO PATO MALO. Este último compadre tiene una CARA, que les juro que si lo veo en un callejón le haría al tiro el gesto de reverencia que enseñan en esta película. Es como Edward James Olmos simio, con un ojo blanco. O sea: Ahí te quiero ver. (Acabo de ver en Internet que el actor que “actúa” de orangután Maurice era una minoca. No sé en qué influye, pero igual, heavy).

Los HUMANOS en cambio son todos ahí no más tirando a pelmazos, todos. Salvo la familia Franco (el papá es el asesino Trinity de Dexter OMFG y la minoca es la de El Slumdog Millonario), son todos unos pelmazos apestosos que uno quiere matar, partiendo por el RUBIO APESTOSO TÍPICO que hacía de Draco Malfoy y de buli en Machuca. El dueño de SimiOz es igual de malo, y el vecino pelmazo ni hablar. Lo bueno es que uno está de parte de los monos toda la película. Lo malo es que uno es humano y siente vergüenza de la especie. Mala onda, peliculastas. Pero bueno, se llama El Planeta de los Simios la cuestión, no El Planeta de los Humanos Bien Caracterizados y con Arcos Dramáticos Maestros.

LA ACCIÓN.

A toda zorra. Por fin una película que no tiene camarógrafo epiléptico teniendo un ataque durante las escenas de acción que uno quiere ver. No tiene tanta acción ahora que lo pienso, pero es bacán porque así uno aprecia mejor lo que tiene, y no se cansa. Todo el final de la cuestión es puro cumpleaños de mono (caos), pero uno entiende todo perfecto, y está con así cada pepa gozando. De todas las películas que han salido que usan el típico puente ese de Don Francisco, yo cacho que esta es la que mejor lo aprovecha. Así que ahí quedaron La Roca, Hulk, X-Men 3, etc. Y aunque Michael Bay llore: Un puro helicóptero es capaz de hacer que uno grite OH MY GOD. Lo que nos lleva al punto siguiente.

LOS MOMENTOS ÁNDATE CABRITO.

Yo juraba que LOS MOMENTOS ÁNDATE CABRITO de las películas eran una especie en extinción. La dura. Transformers 3 no tenía ni uno solo. Capitán América ni Linterna Verde tampoco. Cowboys and Aliens, menos. Super 8 (mi favorita del año hasta que vi esta) tenía como tres. Pero esta tiene mínimo NUEVE MOMENTOS ÁNDATE CABRITO en que todo el cine SE CALLA LA BOCA y APENAS SUSURRA UN “OH MY GOD” (ver el Bonus Track Spoileroso, sólo si ya la vieron).

SU LUGAR EN LA SAGA “EL PLANETA DE LOS SIMIOS”.

Todos saben que esta cuestión viene a aplicarle la resucitación artificial a las películas de El Planeta de los Simios después de que Tim Burton las apuñaló en el corazón con las mechas tiesas de la Helena Bonham Carter, y pisoteó sus cenizas con las botas góticas del Johnny Depp. Y no sólo le aplica masaje cardiaco, desfibrilador y oxígeno, sino que además la da el alta en menos de un día, y después la Isapre le reembolsa todo, y la llama para ver cómo está.

Después de ver esta película me dieron ganas de ver todas las Planeta de los Simios antiguas y de esperar las nuevas si es que hacen más. También me dieron ganas de ir a hacerle un manteo con patadas a Tim Burton, pero eso me pasa siempre así que no voy a responsabilizar a esta película. Pero igual. También tiene caleta de referencias nerd a las películas viejas, y son piola y no distraen así que todo bien. Bueno, una sí distrae, pero la sigue un MOMENTO ÁNDATE CABRITO tan increíble, que la perdoné. Así que felicitaciones. Soy fanático de las viejas y quedé contento. Lo que sí me habría gustado que metieran el musical Paren El Planeta de los Simios Me Quiero Bajar con Troy McClure, ¿qué les costaba?

LA MÚSICA.

La película original de El Planeta de los Simios tenía la media banda sonora a cargo de un abuelito seco llamado Jerry Goldsmith, que además hizo la música más terrorífica de la historia (la de La Profecía). En la original el compadre usó puros ruidos cuáticos, y dicen que dirigía la orquesta con una máscara de mono, para puro embalar con la onda simia y hacer que uno se pusiera nervioso. Las otras siguieron sus pasos, y aunque me cuesta admitirlo, la de Tim Burton tenía un tema central simio A TODA ZORRA. No era todo innovador ni experimental como el de don Jerry, pero tenía unos tambores terroríficos y cualquier onda. Y con eso en cuenta, tengo que reconocer que esto es lo que menos me gustó de esta película. La banda sonora es la típica de Hollywood. Igual está bien, pero nada muy especial. Aunque hay un temita que me pena ah. Así que no es reprobado, pero es un cinco apenas. A ponerse las pilitas, compositor de la banda sonora simia. Te compro una máscara para que dirijas la orquesta si querís.

RELEVANCIA POLÍTICO SOCIAL PORQUE LA CIENCIA FICCIÓN SIEMPRE SAPEA A LA ACTUALIDAD.

Las películas antiguas se trataban todas de los miedos que los gringos le tenían a la bomba atómica, y de los hippies, y del racismo, etc. La  de Tim Burton hablaba de los peligros de dibujarle cejas a una mona humanoide y así, siempre han sido muy contingentes a la vigencia de la actualidad estas películas. Y no sé si esta habla mucho del racismo, los gringos o los científicos que se creen la zorra, pero uno tendría que estar muy mamerto para no pensar en toda la onda revolucionaria chilensis que se viven por estos días. El afiche (maestro) que hicieron con La Moneda de fondo ya hace que uno vea esta película de manera distinta, y es doblemente bacán que los simios consigan tanto. No sé si yo me estoy yendo en la volada, pero si es así es culpa de los carabineros que el otro día me tiraron una lacrimógena por ir caminando sin hacer nada, y seguro la cuestión se me fue al cerebro. La cosa es que entiendo a los monos, ¿ya?

VEREDICTO FINAL

No sé qué más quieren que les diga. Todos mis reclamos son cosas enanas insignficantes muy fáciles de ignorar, igual que mi primo Feto. Lo demás me gustó tanto, que ya metí a esta película en mis tops del año, y hasta el momento va ganando. Así que si estas cosas les parecieron interesantes, partieron al cine. Ah y cortemos la leserita de la lucha contra el Alzheimer, plis. Primero los tiburones gigantes inteligentes de Alerta en lo Profundo y ahora esto. Así no se puede, científicos. Un billón cien mil cinco millones cuatrocientas quince estrellas. Partieron.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=AJwXmM9zw3Q]

¡BONUS TRACK SPOILEROSO!
LOS MOMENTOS “ÁNDATE CABRITO” DE EL PLANETA DE LOS SIMIOS (R) EVOLUCIÓN
(SPOILER ALERT: LEA SÓLO SI YA LA VIO PORQUE EN VERDAD LE VAN A ARRUINAR LAS SORPRESAS)
(Agregue “OH MY FUCKIN GOD” al final de cada punto)

TOP #9
Cuando Jacobs llega al laboratorio y no hay nadie. La cámara mira parriba y se ven los CIEN MONOS MIRÁNDOLO EN SILENCIO.

TOP #8
Cuando un pelmazo equis captura un simio, y desde un edificio se asoman los otros EMPUÑANDO LANZAS.

TOP #7
Cada vez que César hace alguna pose heroica (ídolo), sobre todo cuando van los simios líderes arriba de un trolley.

TOP #6
Cuando el orangután Maurice y Buck deciden enfrentar a los carabineros, y cada uno le tira algo distinto a cada patrulla. ¡LA TAPA DE LA CLOACA Y UN PARQUIMETRO SACADO DE CUAJO!

TOP #5
Cuando César aparece en la niebla Y VIENE GALOPANDO ARRIBA DE UN CABALLO.

TOP #4
Cuando Koba decide matar a Jacobs, y empuja el pedazo de helicóptero CON LA PATA.

TOP #3
Cuando el gorila Buck decide carepalo enfrentarse a un carabinero montado, y para el caballo DE UN PURO MANOTÓN.

TOP #2
Cuando el mismo gorila Buck (ÍDOLO) decide sacrificarse por César, lo empuja a un lado, y SE TIRA ENCIMA DEL HELICÓPTERO mientras el otro gil LE DISPARA. Sorry, Peter Jackson, pero esta pura escena de diez segundos es mejor que TODO King Kong.

TOP #1
(SPOILER, ESTE SÍ QUE NO DEBEN SABERLO SI NO HAN VISTO LA PELÍCULA PORQUE OMFG)

Cuando César se aburre de los abusos, le agarra la mano al Draco Malfoy y le dice “¡¡¡Nooo!!!!”. Yo cacho que voy a ir a ver esta película cinco veces más al cine para puro ver cómo reacciona la gente en esta escena. Silencio de sopetón (hasta de los pelmazos), risitas nerviosas, ruidos de miedo, LA RAJA MISMA. Básicamente, la cara que pone James Franco cuando escucha hablar a César al final, en esa otra escena la zorra.

Y bueno. Si leyeron hasta acá es porque ya la vieron (espero) así que contéstenme: ¿Sí o no que era a toda zorra la película? Ah y si van a hablar de este tipo de escenas en los comentarios avisen los SPOILERS plis, gracias.

¡CONCURSO MAESTRO!

Tengo merchandising (poleras, jockeys, pósters y cosas) de esta película para regalar, pero las estoy sorteando todas en el post de El Planeta de los Simios (1968) original, así que si quieren vaya para allá. O comenten aquí, lo que quieran, ya no me importa nada. Voy a ir a ver los Simios de nuevo y qué tanto.

¡CONCURSO CERRADO!

LA PRODUCCIÓN SE CONTACTARÁ CON LOS GANADORES

¡MEJOR SUERTE PARA LA PRÓXIMA!