03:34 (Terremoto Chilensis: The Movie) + Bonus Track: Cómo hubiese sido el flim del terremoto hecho por otros peliculastas chilensis.

No sé ustedes, pero yo para el terremoto estaba de lo mejor viendo Titanic en Cinecanal justo en la parte cuando el Señor Burns Joven se roba una guagua pobre para poder subirse al bote (maldito). Se empezó a mover toda la casa y yo juraba que era mi rabia, pero no. Mi vieja empezó a gritar al tiro y con mi viejo corrimos en calzoncillos a afirmar el LCD. No sé si cacharon pero fue brígido (salió en las noticias).

En mi casa se cayó todo al suelo, incluyendo mi Tata Paolo que justo ese día estaba con nosotros y cuando empezó el terremoto pensó que era la muerte que lo venía a buscar y se urgió tanto que salió corriendo y no vio a mi hermano Gabo gateando en el suelo tratando de meterse debajo de la mesa porque según él es el lugar más seguro pero no creo porque era la mesa de planchar. Mi abuelo estaba en el suelo aleteando como tortuga dada vuelta, y se le cayeron todos los vasos en la cara pero tiene cualquier suerte mi tata porque no se quebró ninguno.

Mi hermana chica la Fran fue la que mejor atinó porque agarró su computador y sus libros de Pimpotech aunque igual tragedia porque se le podrían haber perdido los libros. La que más sufrió fue mi vieja porque empezó a rezar y con los nervios se equivocó y rezó “Padre Nuestro Madre de Dios” y después la pobre decía que Dios la iba a castigar porque básicamente dijo que Dios era travesti. Al final salimos todos a la calle por si las moscas (a copuchar) y ahí estuvimos conversando con los vecinos hasta las tantas, y en mi caso estuve aguantándome las ganas de ir al baño como una semana porque ni ahí con estar en el baño y que empezara una réplica.

La cosa es que el terremoto nos pasó a todos y a nadie se le va a olvidar nunca, y yo cacho que por eso le gustó tanto esta cuestión a la gente con la que la vi en el cine, que hasta aplaudieron al final. Lo que es yo, la encontré ahí no más (sorry).

Se trata de varias personas que tienen hartas cosas en común. Una, a todas les toca vivir el terremoto, y otra, salen en el póster. Una es una comadre toda flaca de las teleseries que anda desesperada buscando a sus hijos y su ex marido que están en Dichato (whoops). Otros son un flaitongo que está preso con un pelado igualito de Krilín de Dragon Ball Z y los frescos aprovechan el terremoto para escaparse (así no se puede confiar). Los últimos son un grupo de compadres que están en la playa pasándolo tan pork, que cada vez que la minoca corre riéndose por la playa se ve en cámara lenta (calculen). También hay unos abuelitos que tienen a la nieta de cumpleaños pero dan lo mismo porque salen al principio y después el peliculasta dice “Tnaa, filo” y no vuelven a salir como al final, asi que no los contemos.

Y bueno, la cosa es que uno va viendo lo que le pasa a cada uno de estos compadres, y como se van entrecruzando en las intersecciones de la vida interconectada por la casualidad azarosa de la coincidencia. Como si fuera Pulp Friction, Temblores Perros y/o Terremoto Actually.

Lo bueno de que la película sea así es que uno no se aburre (tanto). Porque apenas uno empieza a bostezar vamos con otros personajes y uno despierta aunque sea un rato. Y lo que me gustó es que todas las historias son power (menos la de los compadres parranderos en cámara lenta), y uno quiere saber qué pasa.

Les cuento que a mí la que más me gustaba al principio era la historia del preso flaitongo. Una porque lo hacía el mismo compadre que hacía de peluquero en La buena vida (seco) y otra porque era brígida. El compadre de verdad parece flaitongo, y tiene unas escenas a toda zorra como una parte en que lo están llevando a su celda y el camarógrafo los sigue puro mostrándole la espalda. Es plato secuencia además, y uno como que le agarra respeto al compadre. Claro que después echa tantos garabatos y es tan monotemático que a uno le empieza a dar lo mismo, y ahí el que más me importó fue Krilín, porque uno entiende qué es lo que quiere hacer.

Lo que le pasa a la flaca de las teleseries es brígido también, pero llega un minuto en que le pasan tantas cosas malas que uno también empieza a encontrar que todo da lo mismo, porque cómo tanta mala suerte, comadre. Y los compadres parranderos para la casa. Toda la gracia de esa historia es que uno le tiene mala a otro, y pelean entre ellos, y sería. Estuve toda la película esperando que pasara algo y al final lo único que pasó fue THE PLOP EFFECT. La dura. No les voy a arruinar la película pero de estas tres historias hay dos que tienen el medio EFECTO PLOP y uno queda con toda la cara de PFFFT. Pero todo lo que le pasa a Krilín me gustó. Era el personaje más piola de todos y terminó siendo el más maestro, y el único que me importaba.

Así que eso es lo bueno de la cuestión: Uno no se aburre, las historias son más o menos entretes (menos los parranderos), y como uno vivió el terremoto es imposible no urgirse ni meterse en la cuestión. Obvio, la gracia de hacer una película del terremoto es que uno lleva su propio pack de Ándate Cabrito guardado, así que cuando muestran el reloj de una casa en la playa que está sincronizado heavy con la Onemi y dan las 03:34, todos en el cine hicimos “UuuuuuH”. Y bacán que el reloj haya estado sincronizado con la hora oficial porque en mi casa todos los relojes tienen horas distintas y el terremoto fue entre las 3:28 y las 03:37, dependiendo del reloj. También tiene algunas actuaciones maestras a toda zorra (el flaitongo, la flaca, Krilín) y como dos partes en que uno queda para dentro porque los peliculastas hicieron las medias tomas de un edificio hecho pebre y/o la playa después del tusunami, y se nota que no es efecto especial moderno. La parte del tusunami también es buena ahora que lo pienso.

(Lo otro que quería decir es que hace rato no veía una película chilensis con tan poco “product placement”, que es un térmimo inglés que significa “marcas apestosas que aparecen en pantalla para que a uno le den ganas de comprar cosas y se distraiga del flim”. Lo único que vi en una parte fue unas botellas de Cachantún (sin gas) pero pasaba piola y no le hacían el medio primer plano. Así que buena, peliculastas. Diez estrellitas de bonificación).

Y ahora que dije lo que me gustó voy a decir lo que no me gustó. Lo que menos me gustó fue el EFECTO PLOP de dos de las historias, que justo terminan al mismo tiempo. Pasa algo a pito de nada y uno queda con toda la cara de decepción. También hay que decir que algunos compadres actúan peor que Gonzalo Valenzuela haciendo de Héctor Noguera y uno no les cree nada (como el que hacía de compadre que le gustaba la minoca de Los 80’s que no sé cómo se llama, el de Martín Rivas. Ese.).

Está pal gato el Rey Lear.

Pero lo que menos me gustó es que todas las partes buenas salían en el tráiler, y el terremoto no salva a nadie. Uno se asusta igual porque se acuerda, pero les juro por Dios que lo único que pasa es que se mueve la cámara, unas copas, se cae una pared, unos focos y sería. Después se va a negro la pantalla y puro se escucha el sonido, y uno todo conmovido viendo la lucecita de la puerta de escape del cine. ¿Qué les costaba botar más escombros, digo yo? ¿O hacer unas maquetas y hacerlas pebre en el Tagadá? Nada, eso les costaba. Ah y también deberían haber metido algunas réplicas. Porque en mi casa por lo menos lo que más miedo nos daba eran las réplicas, qué se hacen los lesos. Uno siempre jura que la réplica se va a poner fuerte y está así con el corazón rezándole a Superman para que nos salve de las réplicas y acá mis polainas. Al principio uno se la cree toda pero de a poco empieza a creerle menos. Y no la encontré así oye la película mala loco, pero la hubieran dejado un rato más en el horno y apuesto que les sale maestra (metáfora culinaria gastronómica).

Así que eso opino de la película del terremoto. Tiene cosas buenas y cosas malas, y por culpa de las cosas malas uno disfruta menos las buenas. Igual un punto base por el esfuerzo, que es lo que me dio mi profesor de educación física ese día que hice el test de Cooper y terminé buitreando en la cancha del colegio. Pero nunca paré, ojo. Igual que los peliculastas chilensis que no llegan a la meta pero le hacen empeño (metáfora cardiovascular deportiva, ando poeta hoy día). Ochenta millones de estrellas pero quinientas mil menos por no incluir la escena de alguien el calzoncillos afirmando el LCD. Ah y recuérdenme que algún día les cuente lo que le pasó a mi primo Feto el terremoto, porque es brígido (jajajja).

¡BONUS TRACK!
¡CÓMO SERÍA LA PELÍCULA DEL TERREMOTO SI LA HUBIESEN HECHO OTROS PELICULASTAS CHILENSIS!

Peliculasta: Matías Bize (En la cama, La vida de los peces)
Se habría llamado:El dolor del movimiento telúrico”.
Resumen: Una pareja llega al departamento que se compraron en Ñuñork antes de divorciarse y están repartiéndose las cosas que compraron y por cada plato que se entregan se cuentan una anécdota. Están enteros achacados y no se sabe por qué, pero al final se descubre que es porque ella una vez lo bloqueó en Facebook. Después viene el terremoto y el compadre le dice a ella que se casen de nuevo, pero ella le dice que no puede porque ya sacó un pasaje para irse a Alemania toda la vida y le da lata llamar a la agencia de viajes. Al final se miran caleta de rato y suena una musiquita emocionante.
Elenco: Blanca Lewín y José Soza.
Mejor escena: Cuando encuentran en una caja unas luces de Navidad y las prenden y las contemplan aw.

***

Peliculasta: Pablo Larraín (Tony Manero, Post Mortem)
Se habría llamado: “Augusto”.
Resumen: En el cementerio unos funcionarios públicos tienen que trasladar el ataúd de Pinochet justo el día del terremoto. El encargado es un compadre todo silencioso que también se llama Augusto y que puro le hace bulin a los cadáveres porque está chalado y se le pega el DVD. Le gusta una comadre que trabaja maquillando muertos en el cementerio, pero ella no lo pesca así que él la espía etc. En una parte mata a un gatito. Después cuando sacan el ataúd viene el terremoto y él aprovecha y le pega un piedrazo a la comadre, y al final le da un beso al muerto. Dura cinco horas.
Elenco: Alfredo Castro como Augusto, Amparo Noguera como la comadre, Marcelo Alonso como el jefe mala onda y Marcial Tagle como Pinochet.
Mejor escena: Ninguna.

***

Peliculasta: El Rumpy (El chacotero sentimental, Radio Corazón)
Se habría llamado:Grado 8.8”.
Resumen: Son tres historias de unos compadres que van a distintos moteles a ponerle Wendy, y a todos los pilla el terremoto en el momento más chistoso, salvo uno que el terremoto lo ayuda y no se da ni cuenta (la última historia). Hay una parte dramática com Tamara Costa pero da lo mismo.
Elenco: Fernando Godoy, Paty López, Daniel Muñoz, la comadre de Fiebre de Baile, etc.
Mejor escena: Cuando Fernando Godoy no puede sacarle el sostén a la minoca de Fiebre de Baile y los pilla el marido pero empieza el terremoto y terminan poniéndole Wendy los tres de puro miedo (basado en una historia real).

***

Peliculasta: Ernesto Díaz Espinoza (Mirage Man, Mandrill)
Se habría llamado: “Operación Tagadá”.
Resumen: Unos mercenarios chilensis donde hay negros y chinos karatecas deciden robarse unos diamantes del banco de Patronato y en eso están cuando empieza el terremoto. Uno de los compadres los traiciona y se lleva los diamantes, pero el líder de los mercenarios sale detrás de él porque descubre que el traidor tambien mató a toda su familia incluyendo a su hermanito chico con labio leporino.
Elenco: Marko Zaror como el líder de los mercenarios, Pesutic como el traidor y como el hermano chico con labio leporino Celine Raymond.
Mejor escena: El final, cuando el compadre pelea con el malo arriba del Tagadá y empieza una réplica, y el otro hace una patada voladora epiléptica de alto impacto. Lo malo es que esa patada va a salir en el tráiler y a nadie le va a importar.

***

Peliculasta: Nicolás López (Santos, Qué pena tu vida)
Se habría llamado: “Nadie Te Quiere, Richter XD
Resumen: Un compadre que hace cómics y es millonario sufre porque las minocas hot no lo pescan, y todos son chistosos. Un día le encargan hacer un cómic de su propia vida para vender al extranjero pero no puede trabajar porque está bloqueado así que se mete al Twitter, va a comprar discos, etc. Un compadre en la calle le hace bulin, y durante el terremoto se le da vuelta la tinta en el cómic y a todo el mundo le gusta, y la minoca hot lo ama por genio. Es comedia romántica.
Elenco: Todos.
Mejor escena: Cuansdo el bombero Ramón Llao lo insulta por gay cuando le encuentra revistas de superhéroes en el departamento, y él tiene que explicar que no es gay, y justo dan la luz y en la tele están dando Brokeback Mountain jajajja es para matarse de la risa.

***

Peliculasta: Sebastián Silva (La nana, Gatos viejos)
Se habría llamado: “El conserje”.
Resumen: Un conserje trabaja en un edificio antiguo donde viven puros abuelitos y se pasa todo el día viendo su tele chica. La noche del terremoto justo estaba durmiendo y se urge caleta porque es sordito, y no le ha querido decir a nadie para que no lo echen (drama). Durante toda la película trata de conseguirse un teléfono que funcione pero uno nunca sabe a dónde quiere llamar.
Elenco: Bélgica Castro y Claudia Celedón como las viejas cuicas apestosas del edificio. Catalina Saavedra como el conserje (maestro).
Mejor escena: Cuando se descubre que el conserje quería puro llamar a su hermano que está en el sur y con el que no había hablado hace cien años (Anita Reeves).

***

Ya y eso sería. No puse al compadre Andrés Wood (Machuca, La buena vida) para ver si se inspira y hace de verdad una película del terremoto, porque apuesto que le quedaría buena. Y tendría sí o sí la escena de un compadre en calzoncillos afirmando el plasma (Luis Dubó). Óscar asegurado.