Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 1.

Yo conocí el verdadero hechizo de la magia para un cumpleaños de mis primas, las mellizas del demonio. Me acuerdo que mi tío Jote les hizo la media fiesta porque andaba platudo y se creía la muerte, y a todo el mundo le decía que era porque tenía buen ojo para los negocios. Claro que con “buen ojo” en realidad quería decir “pura suerte”, y con “los negocios” quería decir “el Teletrak”.

Bueno da lo mismo. La cosa es que mi tío se embaló con la fiesta y contrató de todo. Mandó poner unas carpas blancas con vuelitos en el patio para tapar las pifias, arrendó unas camas elásticas a toda raja en las que hasta mi tata se puso a saltar de puro pintamonos (terminó con desgarro al cerebro), e incluso contrató un mago para que hiciera magia porque según él el cumpleaños tenía que ser mágico. Claro que lamentablemente contrató a los magos más penca de la historia de la magia, y lo único que hicieron desaparecer los compadres fue su dignidad (metáfora).

Se llamaban los “Hansel y Gretel”, y parece que el Hansel se acababa de comer la casa de chocolate solito porque tenía más guata que la maternidad. La Gretel andaba con minifalda y mi tío Jote aplaudía cada vez que la comadre hacía reverencia, y le sacaba fotos con el celular y mi tía Gabriela con así el caracho. Lo único que hicieron los Hansel y Gretel en todo caso fue hacer poses y puros trucos que venden en la feria, como cortar una cuerda blanca que después aparece entera (pfffft), tragarse un cigarro prendido (asqueroso) y después los trucos más fomes de todos: los de naipes (zzzz).

Igual aplaudimos uno de los trucos de naipes porque la Gretel escogió a mi primo Feto de voluntario para que escogiera una carta, y el Feto la memorizó mal porque es mamerto (lo tienen con psicopedagogo). La cosa es que el mago le mostraba cartas al Feto y el otro negaba con la cabeza amurrado, porque según él no salía su carta. Se escuchó que alguien hizo “Pffft” y se mató de la risa (yo) y el mago empezó a transpirar y a pedir disculpas porque la magia era “impredecible” (jajajjaja).

Pero fue bacán porque después aprovechamos con el Jano y le dijimos al Feto que los trucos de magia que no resultaban hacían caer una maldición sobre los voluntarios, y en la noche se le iban a aparecer todas las cuerdas cortadas en los trucos, y lo iban a ahorcar. Y como el Feto es ignorante se las creyó todas y andaba tapándose el cuello y cuando le dijeron que tirara el cordelito de la piñata salió arrancando (guaja). En resumen, la magia existe y por eso fui a ver la última película de Harry Potter.

Igual tengo que advertirles que la última vez que critiqué uno de estos flims de Harry Potter y el Sustantivo con Adjetivo, caleta de gente se enojó conmigo porque no me gustó, y porque eso significaba que yo no tenía el encanto del poder de la magia de la imaginación, y me mandaron a leer todos los libros de la J.R.R. Rollings para aprender a disfrutar las cosas de la vida, y me dijeron que ojalá me comiera el Voldermontt, y me sacaron la madre etc.

Bueno lamento avisarles que estoy en las mismas. No tuve tiempo de leer los libros (tuve que hacer otra cosa ese día) y tampoco desarrollé imaginación. Pero igual agarré papa con los tráilers y partí no más al cine e incluso me disfracé para no ser menos y todos encontraron que mi disfraz de Mug era a toda zorra y me pedían autógrafos. (¿Cacharon? Porque los Mugs se supone que son las personas normales, o sea no fui disfrazado de nada, jajajja).

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte vol. 1 se trata de Harry Potter, un compadre cara de fantasma con lentes redondos que siempre está parado escuchando lo que le dicen los demás personajes, y que recibe de regalo cosas mágicas que después usa al final de la película y todos le celebran lo héroe y maestro que es aunque lo único que hizo fue obedecer los consejos de los demás personajes y usar las cosas que le regalaron. De repente escucha que unos espíritus le hablan susurrado y despierta asustado porque el famoso Voldermontt lo anda buscando para matarlo.

Voldermontt es un compadre todo Nosferatu que de tanto hacerse rinoplastia quedó peor que Michael Jackson y ahora no puede usar anteojos porque la gente se envicia con las cirugías y después quedan como monstruo. Obviamente le tiene envidia a Harry Potter (que sí puede usar anteojos) y lleva dieciocho películas tratando de matarlo. Acá se ve que el compadre tiene la media asamblea de brujos (todos góticos), y está armando el medio plan para encontrar al Harry Potter y matarlo, y el plan consiste en encontrar al Harry Potter y matarlo. Así que después se ve que los brujos buenos están haciendo asamblea también para evitar que encuentren y maten a Harry Potter, y en esa se van, y en el cine no vuela una mosca. También muestran que Voldermontt tiene de mascota a la culebra de Anaconda, y en una parte se come al camarógrafo (increíble).

Las partes que más me gustaron de esta cuestión están al principio, como cuando los brujos buenos se toman una pócima para verse todos como Harry Potter y distraer al Voldermontt. Es igualita a la escena de Quién merece ser John Malkovich en que el compadre va a su propia mente, pero aquí con puros Harry Potters. Están todos los magos nerviosos y por cualquier cosa se apuntan con las varitas, y es chistoso porque usan las varitas como si fueran pistolas. Incluso en algunas escenas hay varios magos apuntándose al mismo tiempo con las varitas, y es como jugar a Reservoir Dogs con directores de orquesta.

Igual tengo que decirles que en las películas de magia me cuesta emocionarme porque siento que pueden hacer cualquier cosa, y que al final los peliculastas inventan cualquier poder que se les antoje para solucionar los problemas. Si la piensan todo da lo mismo porque en cualquier momento pueden decir “aquí hay un hechizo equis que hace esto” y se acabó el atado. Bueno al principio igual funciona porque uno está desprevenido, así que igual son emocionantes las persecuciones, pero después muestran que los tres amigos Harry, Hermesione y Rod pueden teletransportarse y aparecer en cualquier parte como si nada, y ahí uno dice “Momento, si pueden teletransportarse así de fácil ¿por qué al principio hicieron tanto atado para escapar de los brujos volando y metiéndose a los túneles?”. Respuesta: “Lee los libros”.

Lo que me gustó es que hay hartos flashpacks de la escena en que Gandalf se caía al vacío en Las dos torres y Harry Potter despierta triste. En verdad a uno lo afectan esas cosas, y yo creo que todas las películas deberían tener flashpacks de otros flims, por ejemplo yo tendría flashpacks de cuando muere El padrino y despertaría triste. O de cuando los juguetes están en el incinerador en Toy Story 3. También me gustaron algunos detallitos como que las fotos de los diarios se mueven, apuesto que mi tío Jote leería LUN mucho más de lo que lo lee ahora, sobre todo los comerciales del Passapoga.

Me quedé dormido como cinco veces viendo esta película, qué quieren que les diga. Me gustaban algunas cosas pero siempre la película se iba para otra parte y nos dejaba pagando. Por ejemplo una escena se ve que en el colegio de Howards hay unos brujos malos que están discriminando a todos los “mestizos” (o sea que tienen sangre Mug) y yo desperté porque uno siempre se identifica con esas cosas, como en X-Men cuando discriminan a los mutantes, o en La lista del Schindler cuando discriminan a los pobres. Uno se indigna al tiro con los discriminadores y todo es más emocionante, pero acá la cuestión duró como cuatro minutos y después vamos dándole consejos a Harry Potter. Igual me gustó una parte en que le cuentan una historia a Harry Potter, y el flashpack es como si fuera de monitos de tinta, la zorra. Otra parte que me gustó es cuando la Hermesione hace un hechizo que los transforma en invisibles, y la cámara le da vueltas alrededor cuando los malos se paran al lado de ella, y el camarógrafo traspasa el hechizo. A toda raja.

También les cuento que hubo una parte en que todos los fanáticos disfrazados que había en el cine se pusieron a llorar heavy, y se susurraban cosas y decían que esta película era más triste que ver Hachiko en un campo de concentración, pero a mí me dio lo mismo todo el rato. El personaje que a todos les dio tanta pena (horrible) aparece con suerte dos minutos en esta película, y no hace nada para que uno le tenga buena.

En resumen, las películas de Harry Potter siguen igual que siempre. Están hechas para los que leen los libros y discriminan a la gente que puro va al cine como yo. En ningún momento los peliculastas le ponen empeño para que uno se meta en la historia, ellos ponen los personajes y listo, eso es suficiente para que todos en el cine suspiren y digan “Aaw”. Así que si son como yo, aléjense de estas cuestiones porque la discriminación es mala, tal como nos enseña Harry Potter y las Reliquias de la Muerte vol. 1 durante cinco minutos. Si leyeron los libros y conocen a todos los personajes entonces les va a gustar y seguramente ya me están dejando comentarios sacándome la madre. Un millón de estrellas y ningún Award, Harry Potter. Me enojé también.

¡CONCURSO MAESTRO PARA GANAR PREMIOS EXCLUSIVOS DE HARRY POTTER!

Lamentablemente no tenemos ningún premio de Harry Potter para regalar, así que no podemos hacer ningún concurso, sorry (ahora que lo pienso es como engañador el título que puse para informarles esto, porque se van a hacer ilusiones y van a creer que de verdad hay concurso, mejor lo cambio, ¿cierto?). Supe que los de Hollywood en una reunión dijeron “Pfffft, ¿regalos? ¿gratis? Si gracias a los libros que los tenemos a todos locos con esta cuestión desde que eran chicos, QUE PAGUEN SI QUIEREN MERCHANDISING jajajjaja, ni un póster les vamos a regalar, ¿no creen en la magia? Hagan aparecer esos billetosos en nuestros bolsillos entonces jajajjaja”, así que obvio que cuando les pedí premios para Flims me dijeron “Pucha no hay”, así que eso. Para la otra será (sí, claro).

¡ACTUALIZACIÓN!

Si quieren leer el punto de vista de otra persona que sí disfrutó la película y a quien sí le gustan los libros porque los leyó todos, échense una miradita aquí: ¡EXPERTUS LONKUS! (Pucha que soy justo, la embarré).