ODT: The loved ones.

La última (o penúltima, todavía no me decido) de las películas que vi para mi especial terrorífico de octubre ODT es una australiana de Australia y se llama The loved ones (2009). Se trata de unos compadres de colegio australiano igualito a colegio gringo: Hay uno que es todo galán y anda con chaqueta de cuero, otro más gordito loser que le gusta una minoca hot, una minoca loser enamorada del galán, etc. Súper original todo, secos los australianos.

Al principio se ve que el galán chaqueta de cuero bueno para escuchar heavy metal va con su papá en un auto, y van tirando la talla lo más bien hasta que van y tienen un accidente brígido en el que se muere el papá (spoiler). De ahí pasan cuatro años y el compadre está todo traumado, y su mamá viuda también, así que cuando hablan siempre se dicen cosas densas y pareciera que están a punto de gritarse, pero no pasa nada así que es peor. La típica de familia con atados.

Un día la comadre loser del colegio invita al galán traumado al baile de fin de año (típica también), pero el galán traumado tiene su polola y le dice que no. Lo que no sabe claro es que haberle dicho que no a la loser es lo peor que podría haber hecho porque espérate no más. Y como no quiero contarles ni una cosa más de esta película, ahora les voy a decir por qué deberían verla, a ver si se motivan para conseguírsela. Mi consejo: Háganlo.

MOTIVOS PARA VER “THE LOVED ONES”
POR HERMES ANTONIO (MAESTRO)

1.- ¡UNO NUNCA SABE PARA DÓNDE VA!
En la vida real es una lata no saber para dónde se va, pero en las películas es a toda zorra. Siempre y cuando los peliculastas la hagan interesante, claro. Si se van en puras cosas impredecibles uno se aburre. En otras palabras, es difícil el equilibrio, pero esta cuestión lo logra. Uno nunca sabe qué va a pasar y tampoco se aburre. No pasa nada muy heavy eso sí, ni sobrenatural, ni muy original. Pero les apuesto plata que nunca van a cachar.

Están metidos todos los personajes que ya les nombré, unos viéndola peluda por culpa de otros, otros en paralelo sufriendo por lo mismo sin saber, y otros tratando de descifrar qué onda etc. Y aunque al principio uno no tiene idea qué tienen que ver unos con otros, al final todas las conexiones que hace el flim terminan siendo maestras.

2.- ¡AUNQUE ES TODA TEENAGER HIGH SCHOOL, IGUAL ES BRÍGIDA!
La dura. Hay flims que creen que porque los protagonistas son compadres de colegio tienen que ser chistositas, pero esta no. Pensé caleta en The Texas Chain Saw Massacre por ejemplo, sobre todo por la familia de freaks que sale, pero también porque es igual de terrible para la pobre persona que está sentada en la silla del “invitado”. Y no es de pura tortura tampoco, es para comerse las uñas porque uno siempre está esperando que la víctima se escape, y la víctima no es nada de tonta y hace todas las cosas bien. Nada de andar escondiéndose donde no debe, ni de ponerse a gritar cuando no debe. Acá la pobre persona en peligro hace todo lo que tiene que hacer, y cuando no resulta es terrible, y cuando le resulta es para aplaudir. Si es que le resulta. O si es que no le resulta. No sé, no he dicho nada yo, dónde la vieron que dije un spoiler.

Comadres + Jeringas = Miedo. (Ejemplo: Audition y la señora de las inyecciones en mi barrio).

En fin, hay gente muy loca en el mundo, y esta película muestra unas de las peores que he visto en películas terrorosas últimamente. Y he visto caleta. También tiene cosas que duelen que son muy clever, y que nunca había visto en otras películas. ¿Se imaginan qué hacer con un taladro y con agua caliente? Bueno, a esta película se le ocurre algo mejor. Ya van a ver.

3.- ¡ES MUY ENTRETE!
La dura, no me aburrí en ningún momento y eso es importante (ah no si no). Esta es de esas películas que están todas bien armaditas para que uno en ningún momento deje de mirar la pantalla, y siempre esté interesado por lo que va a pasar. Además va saltando entre los personajes en los momentos precisos, y si uno no está arrugándose y sufriendo con algo brígido, está apurando a un personaje para que haga luego algo, o está riéndose de lo que le pasa al otro.

Como les dije también los personajes hacen cosas inteligentes y uno no se pega cabezazos por las tonteras. Es bacán ver películas que lo miran a uno y le dicen “¿Sabe qué? Usted es un espectador inteligente y lo voy a tratar con respeto. De hecho lo estoy tratando de “usted”, no como esas otras tonteras que juran que usted es un pelmazo”. Y mientras más minutos avanzan uno más tenso se pone y más quiere que las cosas salgan bien.

4.- ¡EL PELICULISMO ES A TODA RAJA!
No cacho al peliculasta, pero se las mandó. Tiene escenas con música a toda zorra, otras en que pone la cámara en el mejor lugar posible, y todos actúan la raja, especialmente la comadre que hace de loser, su papá, y otros más. Uno se cree todos los personajes aunque sean cuáticos, y también goza su cámara lenta por aquí y por allá. También hace esa de usar una canción normal y usarla de manera tan terrorífica que después uno escucha la canción y da miedo automáticamente, porque uno queda condicionado heavy. Seco.

5.- ¡DA QUE PENSAR!
Esto es bueno porque hace que las películas duren más en la cabeza de los espectadores fliméfilos. La dura. Uno se entretiene y lo pasa chancho, pero hay algunos detallitos que quedan dando vuelta en la cabeza y que uno quiere comentar. También dan ganas de ver la película de nuevo para ver si uno logra entender algo que pasó por aquí o por allá. Lo único que les voy a decir es que esta cuestión no se queda en las puras cosas terroríficas, igual dice cosas profundas sobre lo que es ser tímido, o lo que es buscar a alguien, o sentir celos, etc. Por eso se llama “Los amados” y por eso muestran a un par de personajes que no tienen nada que ver con lo que pasa (¿o sí?). Si la ven van a cachar.

Cooperaste, INXS.

Veredicto: Me encantó esta cuestión, tiene todo lo que tiene que tener una película de terror, sobre todo escenas zorronas de terror (obvio). Ochocientos millones setecientos mil quinientas dos estrellas, y además la corono la reina del baile de la fiesta de Halloween de Flims, y le doy un ramo de flores y la subo al escenario, y después le tiro un balde de sangre encima. Así la película se vuelve loca en el último minuto y nos hace pebre a todos, como corresponde. Véanla.

¡Y gústenme, síganme y mírenme en Facebook, Twitter y Tumblr respectivamente!