ODT: Summer School.


El dios de los flims se debe haber enojado conmigo, porque después de como cinco días viendo películas a toda raja, tenía que hacerme ver esta del Summer School. Al principio me tincó porque leí que se trataba de un compadre que se queda dormido en clases porque tiene una página web de críticas, y el pobre se queda toda la noche viendo películas de terror. Así que me sentí identificado, no sé por qué.

Lo que no leí (lamentablemente) es que la película es más rasca que matrimonio con porotada y sin riendas. La dura. Una vez mi primo Feto hizo una película con sus compañeros de colegio (los pelmazos en miniatura), donde hacían como que peleaban karate al lado de la piscina, y esta película es igualita a eso: Todos actúan mal, son todos feos, tiene efectos especiales rasca, y la historia no salva a nadie. (De hecho creo que la película de mi primo Feto era más terrorífica porque actuaba él).

Igual se lo merece (por pelmazo)

Acá el compadre llega a su colegio, y se queda dormido en la mesa (porque estuvo toda la noche viendo películas). Después empieza la clase, y de pronto pasa algo terrorífico. El compadre arranca un rato, pasan cosas fomes y ZUÁCATE: El compadre despierta en su mesa y está todo bien. Después empieza a pasar algo terrorífico de nuevo, arranca otro rato, y ZUÁCATE. Despierta otra vez. Así sucesivamente hasta que termina la película, y todo da lo mismo.

Una de las pesadillas más chistosas, en todo caso, es cuando hay una «infección» en el colegio y los compañeros se empiezan a transformar de uno a uno en gente disfrazada de Ewoks, pero con máscaras de mosca (lo peor). Los Ewoks tienen el poder de hacer telarañas de algodón estirado en los pasillos, además, y en una escena el compadre queda atrapado en la telaraña mula a lo Frodo (la escena merece un Vergüenza Ajena Award).

«OMFG! ¡Me está matando el algodón estirado!»

Hay otra pesadilla en que sale un guatón vampiro, lo que igual da que pensar porque ¿qué come un vampiro para ser guatón? ¿Sangre de gente con colesterol alto? ¿Sangre de un diabético? ¿A Vivi Kreutzburguer?

Me tinca que los peliculastas se consiguieron un colegio para hacer una película un fin de semana con sándwich, y como no se les ocurrió nada mejor, salieron con esto de alguien que tiene como siete pesadillas seguidas. Más encima los efectos especiales son más ordinarios que sashimi de paloma.

Buena pos Carlos Pinto.

¿Es peor que Solos o que Plague Town? No, nunca tanto. Igual algunas de las pesadillas/historias son entretes, y tiene esa onda película-charcha-pero-hecha-con-amor que a algunos peliculastas les queda la zorra. Pero igual, después de ver al compadre “despertando” por quinta vez seguida ya da lo mismo todo y uno se aburre más que caballo de feria. Así que ya saben: No la vean. (Sorry, Summer School pero tengo que decir la dura).

© Hermes Antonio, el crítico intolerante a la tontera.

Leave a Comment