ODT: Meat Grinder (Cheuat Gon Chim).

Sashimi Extreme.

¡Ejalé! Otro día de octubre, otro flim terrorífico minicriticado. Hoy día la vi peluda y pensé que no iba a alcanzar, pero aquí estoy y sigo siendo maestro. La película de hoy día es una de chinitos, porque el terror es universal y en todo el mundo se han hecho películas de terror alguna vez.

En Jamaica, por ejemplo, hicieron una de unos dreadlocks satánicos que se fumaban a las personas. Los gallegos hicieron una de unos vampiros que abrían una fábrica de cruces y hasta en Bolivia hicieron una de tiburón asesino, pero a los bolivianos les cargó porque encontraron que el mar se veía muy falso.

Con ustedes: Un chinito de Tailandia.

La de hoy día es de Tailandia, que según Wikipedia es un país con un escudo horrible. Por lo que se cacha en la película también, los tailandeses son unos chinitos medio flaitongos con nariz de afronegrito que viven en Valparaíso tailandés y que son como tontos para la comida china.

Y de eso se trata esta película, de una comadre que está medio cucú (Mariana Loyola tailandesa) y que se instala con un restorán chino. Pero no de esos con dragones de yeso en la pared, sino uno más humilde (flaite) como restorán del persa de Bío Bío.

Gyozas4Gyozas

Se nota que la Mariana Loyola tailandesa es pobre y que no tiene ni siquiera los dos pesos para el Hogar de Cristo, con decirles que tiene un Señor Barriga brígido (Danny Trejo tailandés) que va todos los días a cobrarle la renta y a hacerle atado. Hasta que un día Mariana Loyola tailandesa encuentra un muerto en su carrito de completos tailandés y hace lo que cualquier dueño de restorán haría en su lugar: descuartiza el muerto, hace carne molida con él y empieza a vender gyozas como mala de la cabeza.

De ahí se le termina la carne molida y obligada a matar más gente, porque en Tailandia el cadáver es llegar y llevar. Aquí uno cacha que Mariana Loyola tailandesa no está medio loca como uno pensaba, sino más bien entera demente, que es distinto. Y aquí recién se empiezan a cachar también qué onda la chorrera de flashpacks y de imágenes cuáticas de camarógrafo drogadicto epiléptico que han estado saliendo desde que empezó la cuestión (apestoso). Porque la gracia es que la comadre tiene una historia mala onda en su pasado (la típica) y que los arrollado primavera caníbales son por algo.

Ace lo hace.

Hay como cuatro escenas sangrientosas en que Mariana Loyola tailandesa agarra a los pericos a machetazo limpio, y también un millón de escenas en que muestran primeros platos de la comida china caníbal. Todas estas escenas son igualitas a las escenas de El Ratatouille en que muestran comida, con la diferencia que éstas no abren el apetito sino que abren la arcada (spoiler).

Igual es bien enredada esta cuestión ahora que lo pienso. Porque los peliculastas meten tanto efecto cuático de edición moderna (cámaras lentas, escenas en blanco y negro, quemados, etc.) que es peor que reportaje de Contacto y no se entiende ni una cuestión. Es como si el peliculasta de Asesinos por Naturaleza se hubiese subido al Tagadá y hubiese quedado daltónico y sordo (mal).

Así con las prietas tailandesas.

Al final no caché si había descifrado bien los flashpacks, y como que todo me dio un poco lo mismo, sobre todo los dramas de Mariana Loyola tailandesa. Así que aparte del asco y las cuatro escenas sangrientosas, ahí no más su película, chinitos de Tailandia. (Al que me la recomendó se la voy a tirar por la cabeza). Siete mil novecientas dos estrellas y un Coco Pacheco Award para la carne mongoloide humana (guácatela). Nos vemos mañana, si es que el tiempo no me la gana (espero).

© Hermes Antonio, el crítico que nunca más compra arrollado primavera en la calle.

2 Comments

    • Anonymous
      27 marzo 2010

      k ridikulo eres, chino de tailandia!!! jaja parese k fuiste a la escuela carnal,dises un humor muy teto, pero bueno ridikula critica, para ver gente ridikula mejor me voi a un cirko.pesima pagina x cierto

      Reply
      • carlos
        31 diciembre 2011

        jajaja y lo dice alguien que no sabe ni escribir

        Reply

Leave a Comment