¿1810 O LOS PIRATAS DEL CARIBE?

Hola cabros. Aquí les habla papá mono, Hermes (yo), con un nuevo post de esos que hago de repente que no es crítica maestra súper pro, sino más bien otra cosa distinta que no cacho bien qué, pero es. Bueno, cuando lean van a cachar. Así que lean a las tres. Un, dos, tres:

No sé si ven el reality del canal trece llamado Mil ochocientos diez pero yo sí, porque me mato de la risa y me gusta el pelambre, y alguien debería hacer un YouTube con todas las veces que mostraron a la Raquel Argandoña galopando toda tensa, chascona, con las venas del cuello hinchadas y a punto de caerse del caballo (maestra). Hace rato que no la muestran jineteando pero filo, igual lo veo. La cosa es que ayer estaba de lo mejor viéndolo como a la una de la mañana cuando mandaron a la guatona Pamela y al capitán Reinaldo a «la habitación del siglo XXI».

Ni ahí con Kiera Knightley.

Para los que no cachen les cuento que este reality se supone que está ambientado en el pasado, así que no tienen ninguna «comodidad» del siglo XXI. No tienen duchas, agua caliente, tele, Internet, celulares, nada. Así que se aburren heavy. Lo que sí tienen es micrófonos, cámaras, subtítulos cuando hablan mal y uno no entiende, y nightshot para verlos en la oscuridad. (También les dan helados de repente y hablan en chilensis moderno en vez de español antiguo, así que igual el tiempo es relativo, encuentro).

Igual en 1810 no había diccionarios.

Pero «la habitación del siglo XXI» es como un premio que les dan a los que se portan bien, y ellos van para allá y se duchan, ven tele, comen cosas modernas como sushi y etc. También les tienen un Wii y monos modernos de adorno de esos que no sirven para nada y que en Zoo Concept venden más caros que no sé qué. La cosa es que ayer la Argandoña los lleva para allá y les dice a los compadres que «pueden ver películas», y yo con mi súper ojo de lince ultra bacán caché la película que tenían puesta en el plasma, y casi me fui de espaldas. Era el menú de un DVD, y la película era ni más ni menos que El Gran Torino: The Movie, un flim del abuelito Eastwood haciendo de Torino, un compadre que es racista y se hace amigo de unos chinos y por eso es un Gran Torino, etc.

Lo heavy claro es que esta cuestión es entera nueva y nica está en DVD. Ni siquiera la han dado en el cine todavía (yo vi el trailer en Benjamin Button, o sea, falta para el estreno). Y claro, voy fijándome más y cacho que tenía el clásico menú de DVD de película comprada en la feria, esos que dicen «Subtítulos ON OFF» y nada más, porque los piratas son unos flojos y nada que le ponen «selección de escenas», «material adicional», «set up», nada. Ni siquiera le ponen «Play Movie». Uno pone si quiere subtítulos y listo. ¿Qué más querís por dos lucas tres en cinco?

¿No me creen? Cáchense, aquí encontré una foto de la escena en la misma página de canal trece, para que vean que no estoy inventando (y que a ellos les da lo mismo que los cachen):

«Gracias, Raquelita. ¿Podría tenernos la última de Harry Potter para mañana?»

Como la foto es charcha no tenemos cómo hacerle un zoom moderno, pero se ve clarito. De todas maneras aquí tengo una reconstrucción fiel del menú que se ve, hecha por mí porque soy maestro y porque este computador tiene Photoshop Software Original Obvio Qué Te Creís Que Soy 1810 o Ubiergo:

Tal cual.

Yo sé que los del canal trece son todos buenos para los diez mandamientos y la cuestión, así que igual es brígido que violen el mandamiento no sé cuánto, ese que trajo Moisés de las montañas y que decía «No robarás la propiedad intelectual de Clint Eastwood porque con Harry el Sucio nadie se mete, cabrito» (paráfrasis).

¿Qué les cuesta ponerles DVDs originales a los compadres? Por último vendan uno de los monos de Zoo Concept y pasan al Blockbuster y las arriendan (algunas las prestan por una semana). Y si no yo les presto Wall-E o El Dark Knight que me las compré el otro día y están filete (con devuelta eso sí).

Lo que están haciendo igual es feo encuentro, porque yo viendo esto me dieron ene ganas de comprar las pruebas en el colegio en vez de estudiar, por ejemplo, y de robarle las carteras a las abuelitas y ponerme flaite, de una. En resumen, es un mal ejemplo para todos los televidentes menores de edad influenciables que ven tele a la una de la mañana y copian todo lo que ven (ejemplo: yo).

«Del cielo cayó una rosa… Cabezón Gutiérrez la pirateó».

Y bueno, eso sería. Quería contarles para que cacharan, porque quiero morir de sapo y no de viejo. Moraleja: Igual es bacán ver las películas en el cine y no estoy ni ahí con que me suban las entradas porque los de canal trece andan pirateando los flims, así que córtenla con la leserita, ¿ya, canal trece? Nada que ver.

H.-

PD. Imágenes cortesía de canal13.cl, copyright 2009, reproducidas con autorización (obvio) porque la propiedad intelectual hay que respetarla, y su mal uso es un delito, etc.

1 Comment

Leave a Reply to Carlangas Cancel reply