Sorcerer


Queridos lectores del blog más maestro que estaba botado porque papá mono andaba de vacaciones (este). Les cuento que de entradita me voy a mandar una súper crítica de una película que me consiguió el cabezón Gutiérrez. Se llama Sorcerer y es tan a toda zorra que debería llamarse Sorzorrer y así uno no tiene que escribir críticas para convencer a nadie.

De hecho ese va a ser el título oficial de ahora en adelante, porque Sorcerer significa “hechicero” y no puede ser que una película tan pero tan maestra uno la ponga en Google para buscar fotos y aparezca esta cuestión:


Expertus Patronatum mis polainas.


De hecho Sorzorrer no tiene nada que ver con magos, ni viejos con barba blanca, bastones cuáticos, ni viento en la cara que los despeine. Bueno, viento hay, pero es con lluvia, y también hay selvas brígidas, pantanos y cajas de explosivos malditas, porque de eso se trata esta película, de unos camioneros aperrados que tienen que ir a dejar unas cajas con explosivos que son más peligrosas que monos con navaja que vomitan abejas con ninchaco.


Porque si uno zangolotea mucho las cajas, explotan (boom, Oh my God, etc). Y como el camino está lleno de precipicios, pozas, puentes flaites hilachientos, árboles botados, y guerrilleros mala onda, imagínense: harto brígida la cosa. De hecho, “monos con navaja” es poco ahora que lo pienso, con abejas y todo. Estas cajas malditas son el mono de Epidemia con el mono de Exterminio y tienen cuchillos de Rambo con fósforos, brújula e hilo de coser, además de guantes de Freddy Kruger. Y andan mal genio. Y tienen mal de Párkinson. Y están entonados. Filo, se entiende la idea. (La misión es más peluda que las piernas de la esposa de Chewbacca en invierno)

Hay que ser muy aperrado, encuentro.

Al principio se ven puras cuestiones que no tienen nada que ver con nada eso sí. Muestran a cuatro pericos que se mandan condoros en distintos países, y tienen que salir escapando siempre. Uno es un asesino, el otro es medio terrorista, el otro es un francés que se manda una estafa y lo pillan, y el cuarto es un ladrón que asalta una iglesia. Después se cacha que los pericos van a terminar todos escondiéndose en un país flaite de Sudamérica (obvio) y como van a ser prófugos y sin ni uno, obvio que van a aceptar el trabajito de manejar los camiones con las cajitas felices. (Son todos desconocidos menos el ladrón, que es el mismo cara de chicle que salía en Tiburón).

Que le hace el agua al pescado.


Al principio yo no entendía para qué mostrar tanta cuestión nada que ver, pero después caché que mientras uno más conocía a los camioneros, más miedo sentía cuando la estaban viendo peluda. Además que como cuentan la historia de todos por igual, uno no sabe quién va a morir, y eso la lleva.

“Yo salgo en el poster, cómo me voy a morir”


Lo que más me gustó es eso, que el peliculasta (que es maestro) se demora todo lo que quiere en mostrar todo y no tiene nada que ver con monos. No está ni ahí con apurarse, o con hacerla corta. Si hay que mostrar cómo los compadres se las arreglan para sacar un árbol gigante atravesado en el camino, el peliculasta se demora sus buenos veinte minutos en mostrar hasta el último detallito, y al que no le gusta se manda a cambiar no más.

Y aquí es donde tengo que contar la dura: Esta película es del mismo peliculasta que se mandó El exorcista y si algún día lo viera en persona yo cacho que demás le pido un autógrafo porque no puede ser que el mismo compadre se haya mandado dos películas tan buenas. Seco el caballero, apenas tenga tiempo lo googleo para cachar más de él. Si quieren buscarlo se llama el no sé cuánto, con W, pero no es Wilson, ni Waldo. (seco)

¡Waa! ¡La estatua que era el demonio en El Exorcista aparece dibujada con tiza en uno de los camiones! (La zorra)


Otra cosa que encontré bacán, es que no parece película. Yo no sé cómo lo hacen, pero acá nada se ve falso. Cuando los compadres están en el país flaite todos los que salen parecen de verdad negros flaites de la selva. Ninguno parece actor. Incluso en una parte sale un indio boliviano drogadicto que anda volado y se pone a molestar a los camioneros, y a mí me tinca que es un indio que de verdad apareció a dar jugo en la filmación, porque de dónde más van a sacar a ese compadre.


Ah, también le pone todo el rato una música cuática que es como medio tecno de los años setenta pero piola, puros ruidos raros, y que como que hipnotiza la cuestión.


Cáchense el puentecito po.

Háganme caso: después de ver este flim hay que echarse Calorub porque uno queda todo agarrotado de la tensión. Hay una parte que hay que verla para creerla, en que un camión pasa por el puente más rasca e inestable que existe en el universo, en plena tormenta. Dura como diez minutos la escena, y me dieron ganas de ser guitarrista para poder morderme las uñetas porque las otras ya se me habían terminado. Y para más remate después de que pasa uno de los camiones ¡hay que ver cómo pasa el otro! (ándate cabrito)

Nota Nerd: Esa escena la ocuparon en un capítulo de Los Simpsons en que Homero tenía un quitanieve y partía a la montaña a rescatar a Barney.

Tabla comparativa científica Nerd.


Homero llegaba al puente flaite y lo pasaba apenas. Claro que después miraba para el lado y veía un puente bacán y hacía D’oh! Acá no pasa eso y es en serio, pero es bacán cachar de dónde salen los chistes de Los Simpsons. (Fin de la Nota Nerd)


En resumen, una película a toda zorra, que ojalá se puedan conseguir y verla tranquilitos, porque lo van a pasar chancho, se los juro. Y le doy mil millones de estrellas no más y qué tanto.


© Hermes.

PD. Me informa cabezón Gutiérrez que esta película es un remake de una película francesa antigua del año uno. De ahí veo esa y les cuento si es tan bacán como esta otra. (Ojalá todos los remakes fueran así)

2 Comments

    • Ludo
      2 julio 2012

      Anoche vi esta peli, me costó encontrarla (tiene razón Don Hermes que no la conoce nadie).
      ES FANTASTICA. Quedé con las mismas dudas que Ud. sobre como rayos la hicieron y (según San Wiki) resulta que se mandaron el medio presupuesto para la época y gastaron como 20 palos verdes en la peli. Las locaciones son REALES (hasta a la jungla se metieron) y fue el fin de la confianza de los productores Jollywoodenses en pasarle plata al director porque fue un fracaso en la taquilla… ya que le tocó competir con otra peli desconocida como Star Wars.

      Curiosamente el argumento está tomado de un libro y la adaptación Franchute del año uno es considerada como una de las películas más maestras del universo (incluso mejor que Gymkata), al punto que los viejitos de Criterion sacaron su edición super deluxe HD:
      http://www.criterion.com/films/370-the-wages-of-fear?q=autocomplete

      Que trataré de verla antes de estirar la pata.

      Momento Ñoño: En LOST también toman el tema de lo peligroso que es la nitroglicerina, un gordito-que-no-era-el-gordo-Chileno tiene que haber visto Sorcerer porque puso el grito en el cielo y al enterarse que había dinamita abandonada por ahí y se volvió protagonista al ir a buscarla. Nunca lo olvidaremos (bueno, a lo que quedó de él)

      Reply
    • @slz_
      2 julio 2012

      Es tan zorresna Sorcerer que cuando la vi, mi polola me pedía que apagara la tele porque no soportaba la tensión. la franchute la daban en la tele abierta antes de que existiera yingo y mekano y la llamaban “el salario del miedo”. como yo tenia tele blanco y negro no cachaba que era así. esa tiene una critica social y politica de los paises bananeros y del cómo los recursos naturales son saqueados por el capitalismo inmundo. friedkin le podó esa parte y la reemplazó por el frikerio sudaca a secas. un gusto encontrar tus impresiones acá.

      Reply

Leave a Comment