WALL-E


Esta es de aquellas, cabritos.

El sábado la fui a ver de nuevo y por supuesto que todos los mamertos partieron al cine con las guaguas. Yo no entiendo, las guaguas no cachan nada. Está bien que la película sea para cabros chicos, ¿pero las guaguas? Las guaguas apenas caminan, hablan puras tonteras y son tan giles que en YouTube hay mil videos de guaguas haciendo estupideces. ¿Y qué hacen los viejos? Las llevan al cine a ver WALL-E a embarrarnos la onda a los que podemos bailar coordinadamente.

Bueno, como ven estoy apestado porque tuve que mamarme a un cabro chico diciéndole (apenas) al papá que se quería ir a la casa desde la media hora de película, hasta que terminó. Caballero, atine, ¿ya?

Bueno. Ojalá que les guste la crítica. ¡LONK!

Leave a Comment