CHILE PUEDE


Ya cabros, se va la bolita.

El otro día me puse a ver esa cuestión de La boda de mi mejor amigo que mi mamá trajo en DVD no sé por qué hace como diez años a la casa, y aunque la primera vez que la vi igual me había reído un poco, ahora debo confesar que todos los personajes me cayeron mal y le quería tirar un zapato a la tele. ¿Cómo no se pegan el alcachofazo los peliculastas? A uno los protagonistas de la película le tienen que caer bien. Los de esta cuestión son todos pelmazos, todos millonarios y todos bonitos. Se supone que la Erin Brokovic trabaja como crítica de restoranes, por ejemplo, y yo no cacho cuánta plata ganan esos críticos, pero si es como los de cine (onda Hermes) yo cacho que con el sueldo no le alcanzaría ni para hacer un centésimo de lo que hace la loca en esta película. Se queda en los medios hoteles, viaja en avión, se manda a hacer vestidos, etc. Así que o es traficante encubierta, o toda la plata se la da el papá, y cualquiera de las dos = pelmaza. Y el «mejor amigo» que está a punto de casarse pero igual jotea a la Erin toda la película. Todo mal.

Por ejemplo anoche en Fox estaban dando la película esa de los dos amigotes que se van a tomar vino por Estados Unidos (Entre Vinos) y aunque esos personajes son los dos pelmazos (el guatón pelado le roba plata a su abuelita en una parte, y el otro es califa y mentiroso) como que a uno igual le caen bien y todo lo que le pasa a los personajes a uno le importa, y se ríe y sufre. ¿Cómo lo hacen para que un pelmazo a uno le caiga bien? No sé, pero en esa película resulta… Yo creo que hay que estudiarla.

Y bueno, sí. Fui a ver la cuestioncita esa del astronauta, y lo anterior lo comenté porque en esta película (chilena) igual hay unos personajes que uno los siente como más reales y a uno le caen bien, aunque hay otros que son más falsos que billete de mil quinientos. En fin, si quieren leer esta crítica, ya saben.

¡LONK!

PD: ¿Para qué me levanté tan temprano un sábado? Seré gil.

1 Comment

Leave a Comment