PAPELUCHO Y MI AMIGO MAC


Los de La Zona me mandaron a ver esta película famosa y a cambio les escribí una crítica mega pro.

Les cuento al tiro que la película no induce ningún ataque de epilepsia de tanto dilatar la pupila para que quepan todas las cosas la zorra que están entrando al cerebro, que es lo que pasaba cuando uno veía otras películas de monitos, como por ejemplo Los Increíbles que tenía esa parte en que la mamá elástica se urgía con el misil que hacía explotar el avión, o la parte en que el broca cochi (Flash) descubre que puede correr tan rápido que hace la de Jesus Christ, y corre en el mar y ni se arruga.

Esta película es distinta. Aunque está hablada en mexicano es chilena, así que igual es buena por defecto.

Ah, ya que estamos en mayo (el mes del amor) quiero aprovechar de mandarle un saludo a mi polola Lu, que últimamente parece que se quiere enfermar y ayer estaba con fiebre, y le dolía todo, y se tapó con un chal y se arrugaba para toser y se veía igual a su abuelita. Y la suegra más lo que hinchó para vacunarla. Que la vacuna esto, que un pinchazo y todo el invierno tiquitaca lo otro, etc. Las pinzas. Ya sé de dónde viene la expresión «vacunazo». (De las vacunas que no sirven para nada, obvio).

Mejórate novia, que me da pena verte enfermita y quiero que el domingo vayamos a andar en bici y a hacer picnic. ¿Ya?

Ya y ahora a leer la crítica más pro del universo. (La mía).

Esta crítica cuenta con al auspicio de JUMBO, COCA COLA y HELP. (¡Link!)

Leave a Comment