LA DAMA EN EL AGUA


Esta película es una genialidad, lo único malo es que es muy larga, nada explota y no se entiende nada, o sea, se va a entender en los años que vienen y ahí va a ser “de culto”.

Un amigo me dijo que era dirigida por Apu Shamalamadingdong, que es un director de cine muy famoso, porque hizo esa película donde un niñito espiritista lloraba porque no podía hablar en voz alta, y que al final era impresionante porque Duro de Matar no había sido tan duro después de todo.

Esta se trata de un gordito que es tartamudo y que trabaja en un condominio gigante que es todo Benetton (hay de todo, menos peruanos: chilenos, indios, árabes, chinos y hippies). El gordito vive triste y solo, hasta que un día llega una comadre que es más blanca que echar leche descremada en un plato blanco y dársela a un albino en la tina del baño y sacarle una foto con flash.

La comadre anda traumada porque ha vivido toda la vida en la piscina (pero no tiene los dedos arrugados), y porque se la va a comer el hombre lobo que anda rondando el condominio Benetton.

El hombre lobo es la zorra, porque tiene la espalda con pasto y se hace invisible. Es como vampiro inverso porque sólo se ve con un espejo. El peliculasta además lo filma muy bien y uno siempre está poniendo los ojos en rendija para poder verlo, porque aparece reflejado en alguna parte o parece que está ahí atrás, y ¡bú!

Si me pierdo el resto, soy un GIL IN THE WATER.

Leave a Comment