LA PROFECÍA

Esta película justo se estrenó el seis del seis del seis, y debería ganarse el Oscar a la mejor coincidencia terrorífica antes de un estreno, porque justo se trata del diablo y ese número es la página de la Biblia en la que aparece por primera vez.

El flim parte con una universidad donde hacen clases los curitas (y que tiene una mesa larga y data) y vemos uno que sabe mucho y que está haciendo disertación sobre el diablo que viene, porque las señales están en todas partes. Las señales son las cosas feas que pasan en las noticias y ahí uno se empieza a asustar porque ha visto todas las señales prácticamente desde que nació, o sea que el diablo viene sí o sí. Como en todas las películas modernas los curitas aquí son todos locos y saben secretos y no hacen misa, y hay uno que siempre anda mirando para todos lados por si viene el demonio y tiene los pómulos gigantes de tanto leer la Biblia así que se la sabe de memoria y todo lo contesta con versículo, lo que igual agota la paciencia, así que uno aplaude cuando lo mata la jabalina.

Pero todo gira en torno al Andy Cristo, que es como la guagua del pesebre pero en versión gótica. Eso sí en vez de amenizar convirtiendo el agua de la llave en pisco, Andy hace puras cosas diabólicas, como mirar feo todo el rato. Durante las once horas de película Andy te mira como si le hubieras robado el sacapuntas y le hubieras puesto la punta de la lengua al tornillo para sentir lo amargo. O sea, te quiere puro matar. Es tan odioso que hasta los gorilas disfrazados del Jumbo le temen y en una parte deja la escoba porque se les acerca. Y nunca lo muestran mirando lindo, para que uno no se confunda y empiece a preguntar tonteras en voz alta durante la película, como las pololas. (Una estrella de bono por eso)

Si no sigo leyendo que me lleve el CHANFLE.

Leave a Comment