La Pasión de Cristo.

No sé por qué este fin de semana (que fue largo) dieron puras películas antiguas en la tele donde salen dos tipos de hombres: unos musculosos y con falda y con la cara con colorete (los malos), y otros con barba y con túnica y con la cara con colorete (los buenos).

Hay una película que dan siempre y que es la que se ganó el Oscar a la mejor película de Dios. Es esa donde al final el protagonista tiene que competir en el hipódromo y los malos le hacen trampas como en los Autos Locos y es la película más antigua de la historia del cine. En esta película sale Dios, pero nunca lo muestran, igual que a la negra que retaba al Tom y Jerry que hablaba como Celia Cruz. La película se llama He-Man y actúa el mismo señor que mató a la niñita de la foto en Bowling for Columbo, pero antes de que fuera abuelo. He-Man dura diecinueve horas así que es bueno que la den el viernes porque no hay que andar con sueño al otro día en el colegio.

También dan otra película donde sale un viejito que es mago y que separa el mar con un palo para que pasen los de túnica y barba, y mueran los musculosos de falda y sus caballos. (Ese es un remake de una película de monitos, y es mejor que la original porque es de verdad)

Pero lo que más dan es la película de Jesús el Lazareno, que es el de barba y túnica más bonito de todos (tiene los ojos azules) y por eso todos le tienen envidia y lo quieren matar. Como es una historia universal, hacen un remake todos los años, pero siempre son todas las versiones muy distintas.

Una de las versiones más famosas es esa en la que Jesús es muy flaco, habla como señor de la radio y es pálido y no parpadea nunca. Otra que también es famosa es cuando Jesús es hippie y todos cantan y bailan enojados, pero esta tiene muchos errores porque salen tanques y buses y negros y en la época antigua esas cosas no existían. (Tampoco existía la música, pero eso se perdona porque es licencia poética). También hay una versión donde Jesús es feo y papiche y sale pilucho, y por eso es hereje y cualquiera que la ve se va al infierno. (Al director de esa película lo demandaron y el actor que hizo de Jesús murió en un accidente igual que la niñita de El Exorcista)

Esta, en todo caso, es la última versión y es la verdadera. Es lejos la mejor película de la historia del cine, y es tan emocionante que una señora se murió de un ataque de emoción cuando la vio en el cine. (Eso es cierto y salió en el diario, igual que yo).

Lo que sí hay que aclarar es que esta película se llama La Pasión de Cristo (“Cristo” es el apellido de Jesús el Lazareno) pero no es la película prohibida y me quedé con las ganas (desde que la prohibieron que la quiero puro ver), y en ningún momento sale nada muy apasionado que digamos porque es para todo espectador. Pero esa es la única queja que se me ocurre. Esta película de Jesús está tan bien hecha que todos hablan en subtítulos y en el idioma que existía antes que se descubriera el español (y que ahora hablan sólo los científicos). También muestra la verdadera forma en que torturaban a Jesús y yo creo que aquí se murió la señora esa porque a Jesús le pegan dos millones de veces, le ponen un cintillo de alambre de púas y le sacan la piel con un rastrillo (y en cámara lenta) y lo dejan como si a Rocky 3 al final de la pelea con el Mario Maraco lo hubieran arrastrado en carreta durante una semana y por camino de tierra. (El ojo le queda igual)

En realidad todo lo que pasa en esta película pasa en cámara lenta, y eso es para que se entienda que todo es importante y que es basado en la vida real. Por ejemplo cuando Jesús hace un círculo en la arena para que no entren las culebras el polvo vuela del dedo en cámara lenta. Y cuando a Judis le tiran las monedas de chocolate, el saquito vuela en cámara lenta, y a Judis se le escapa de las manos en cámara lenta, y se le cae en cámara lenta, y las monedas de chocolate se desparraman por el suelo en cámara lenta. También muestran en cámara lenta cuando a Jesús lo atrapan los musculosos y cuando a uno de los apóstrofes le cortan la oreja por sapo, y cuando le ponen los troncos en la espalda y lo hacen subir al cerro (igual que a Caupolicán).

(Esta película se ganó el Oscar a la mejor cámara lenta del mundo)

También hay que decir que Mel Gibson hace muy bien de Jesús y que nadie lo reconoce, y eso es porque está maquillado para parecerse al verdadero, igual que cuando a Nicole Kidman le pusieron una nariz falsa para que hiciera de Gabriela Mistral.

También hay unas partes que no entendí mucho en que a Jesús lo anda siguiendo una señora que es pelada y no tiene cejas y que tiene una guagua gigante horrible, pero no hay que tenerle miedo porque lo que quiere es que Jesús le dé pelo y le haga linda la guagua. Lo malo es que Jesús no puede porque le están sacando la contumelia. (Esto le da más power al drama)

Al final de la película queda claro el mensaje, y es que siempre es bueno torturar a la gente porque mientras más la torturan más famosa se hace y da lo mismo lo que sufran porque al final igual van a resucitar y van a quedar blanquitos y no como Rocky 3. Pero lo que sí van a quedar con las manos con hoyos y no van a poder pedir maní cuando vean a alguien comiendo, porque el maní va a terminar en el suelo igual que las monedas de chocolate de Judis. (En esa época los huevitos de chocolate eran planos) Dos mil estrellas.

© Hermes

Leave a Comment