La Ciudad del Pecado (Sin City).


Esta es lejos la mejor película de la historia del cine, y eso que es en blanco y negro, imagínate. Son diecisiete historias que pasan en la misma ciudad donde llueve pero las calles no se inundan, todas las mujeres son minas y/o prostitutas, y todos los hombres fuman y tienen pistolas, y todos dicen garabatos como “maldición”, “vete al diablo”, o “rayos”, y todos andan con los dientes apretados, porque en cualquier minuto sale un malo con una estrella ninja y hasta ahí no más llegaste.

En esta película, eso sí, todos son malos, menos los buenos, que igual se creen malos. El más malo de todos es Frodo, que aprendió karate y se dejó crecer las uñas. Si Frodo hubiera hecho todas esas cosas antes, Las crónicas de Narnia hubiera durado como veinte horas menos, y le hubiera sacado la contumelia a todos los malos, partiendo por el Gollum y la araña gigante. (Pero no habría ganado tantos Oscares y la gente no hubiera llorado cuando el rey de bastos hace su reverencia).

Pero en esta película hay de todo. Además de Frodo hay karatekas, bailarinas de toples, gigantes, policías, prostitutas, lobos feroces, curas, gemelas, ninjas, cabezas que hablan y un extraterrestre amarillo. Hasta hay dinosaurios también, pero no se mueven, lo cual le quita a esta película dos estrellas.

Pero cuando dije que era en blanco y negro, en realidad quise decir que era más o menos blanco y negro, porque hay cosas que tienen color, como pasaba en El Pianista, donde a una niñita no la matan porque es invisible.

En esta película pasan cosas raras porque es de cine arte, pero uno se aguanta.

Las cosas en colores son hartas y hay que estar atento, pero lo mejor de todo es el extraterrestre amarillo que quiere matar a la hija de Duro de matar, y que es como Gandhi pero con guata y sin lentes. El Duro de matar ahora está viejo y apenas se la puede y tiene que proteger a su hija idiota que mientras él estuvo de viaje se volvió prostituta, rica y amiga de todos los malos. Y como fracasa como padre, se suicida.

En esta película hay cien actores famosos, pero uno no los reconoce porque están disfrazados para parecerse más a los personajes verdaderos. A mí me gustó mucho el gigante, que es el mismo que hizo de hijo deforme de Cher en esa película con harta esperanza que no me acuerdo cómo se llama. Aquí el hijo deforme se cortó el pelo y entrenó porque le salieron músculos, aunque la cabeza le quedó igual de grande. Es muy ronco y aunque es feo, tiene muchas amigas que son minas ricas, pero que sólo lo quieren como amigo así que él decide suicidarse en la silla eléctrica.

Esta película trata sobre el suicidio. También trata sobre muchas otras cosas porque es de cine arte y le doy novecientas noventa y ocho estrellas.

© Hermes.

1 Comment

    • mario gallardo
      22 julio 2010

      yo tambien considero que es una de las mejores peliculas del cine, los dialogos son bkaneitor y los efectos la llevan the spirit trata de ser algo parecido pero no lo logra tan bien…

      Reply

Leave a Reply to mario gallardo Cancel reply