Secreto en la Montaña (Brokeback Mountain)

Brokeback Mountain es como un comercial de Lucky Strike, pero que muestra lo que pasa después de que el vaquero vaquerea y fuma. Como la soledad es grande, los cowboys se miran unos a otros y se empiezan a encontrar lindos, se hacen cariño y después se sienten reprimidos por el sistema por los próximos veinte años, porque en veinte años nadie acepta a los homogays. (Yo no soy homofóbico, de hecho tengo muchos amigos que tienen amigos gay, y mi mejor amigo tiene discos de Erasure y de Queen).

Esta película es excelente para aquellas personas que quieran disfrazarse de vaqueros, ya que muestra todos los detalles que hay que saber. Por ejemplo, para ser vaquero del oeste hay que estar papiche todo el rato, y poner cara de sol, aunque sea de noche, o estés mirando los jamones ahumados en el almacén. Gente como Lee Van Cliff, Clint Eastwood o el Charles Bronson gringo lo hacen muy bien, y por eso les pusieron una estrella en esa calle donde siempre hay gente aplaudiendo y sacando fotos. El protagonista de esta película es el hijo de Mel Gibson y también lo hace bien, y por eso se ganó el Oscar. También se ganó el Oscar porque es capaz de representar perfectamente a un joven de veinte años que vive veinte años más y no envejece, aunque sus hijas sí y ya parezcan sus pololas, si no fuera homogay. El elenco es muy taquillero: actúa el mino que se escapaba de la ola gigante, la princesa que al principio era fea hasta que Mary Poppins le hizo fashion emergency y la vecina de Dawson’s Creek, que ahora no llora porque Dawson’s Creek no la pesca, sino porque su marido es un vaquero ovejero homogay y ella tiene que andar todo el día criando, y las hijas se mandan puros condoros y que más encima no las puede ni zamarrear porque siempre hay gente mirando. Como su personaje tiene que andar sin ropa y llorar y criar, también se ganó el Oscar. La verdad es que esta película es tan buena que se ganó todos los Oscars del mundo, incluyendo mejor película extranjera, porque los vaqueros son de otro país. También actúa el borrachín que estrelló su avión contra los marcianos en Men in Black, pero ahora es malo porque insulta a los homogays y porque anda con un mondadientes en la boca todo el rato.

A esta película le doy cien estrellas, porque es bueno que todo el mundo sepa que no hay que molestar a los homogays y que hay que dejarlos vivir en paz, y que hagan lo que quieran en las montañas, si total, igual después vuelven a sus casas y le hacen cariño a sus hijos.

© Hermes.

1 Comment

Leave a Comment