Breaking Bad, episodio 5.09: Blood Money.


SAY HELLO TO MY LITTLE SPOILER!

Vamos rápido con el resumen maestro miren que Guataca Hank lleva casi un año sentado en el trono, y según mi Tata Paolo mucho tiempo en el trono hace que a uno se le salga la tripita, así que ya saben. Nada de instalarse en el trono con el esmárfon. O con la copia de Leaves of Grass incriminatoria. Hay que cuidar la tripita.

El capítulo partió con lo que todos queríamos ver en Breaking Bad: Skaters (giles). ¿Por qué estamos viendo pelmazos saltando y jurándose? Porque este es otro de esos comienzos engañosos malditos calienta sopa, que como el primero partió en un futuro indeterminado donde don Breaking Bad anda con lentes de hipster y barba de profesor de Filosofía. Esta vez nos dieron un poco más de pistas: El lugar donde los skaters pelmazos están haciendo su “deporte” es ni más ni menos que la piscina abandonada de la residencia Bad, que está toda descuidada y con graffitis y con olor a queso, apuesto.

Aquí llega el Breaking Bad Hipster Profesor de Filosofía (BBHPDF) y se mete a la mala, pasándose la reja y rompiendo el candado. Y lo primero que a uno lo deja sin respiración es el rayado en la pared con pintura amarilla que dice “Heisenberg”. ¿Quién escribió eso? ¿Y por qué en el living de su casa? Me pasé al tiro el rollo de que algún mafioco llegó a la mismísima casa del BBHPDF y mató a todos los que encontró adentro y después escribió el mensaje, para que BBHPDF lo descubriera. ¿Será eso lo que pasó? ¿Están todos muertos en este futuro deprimente? Ya lo sabremos.

Por lo pronto solo sabemos que BBHPDF llegó a su casa a buscar ni más ni menos que el frasquito con veneno que tanto ha durado en la serie (duró más que Tatita Mike que en paz descanse). Después de recuperar el tubito de veneno, BBHPDF se devuelve a su auto, y saluda a su vecina, y a la vecina le da tanto miedo que bota todas las compras incluyendo unas naranjas, en clara referencia a esa otra saga de mafiosos donde las naranjas representaban la tragedia: Johnny Cien Pesos. Nah, mentira, obvio que estaba hablando de El Padrino. La cosa es que la vecina bota las cosas y ZUÁCATE, créditos.

Estos comienzos en el futuro lo único que hacen es a) Calentar la sopa y b) Adelantar que en verdad van a pasar cosas MUY malas. El único motivo por el que el BBHPDF va a buscar ese veneno (se me ocurre) es para usarlo en él mismo cuando llegue el momento, porque en este tiempo se nota que el compadre no tiene nada que perder, y que va a llegar hasta las últimas. El hecho de que su vieja casa sea el lugar del enfrentamiento (no creo que haya ido a buscar solo el tubito con veneno) me hace creer que la cosa es con Hank. O con alguien cercano a su vida antes de ser Heisenberg. ¿Qué dicen ustedes?

Bueno de ahí saltamos por fin a donde habían quedado las cosas, con el camarógrafo acercándose despacito a la puerta del baño tras la cual se encuentra Guataca Hank. No se escuchan los clásicos ruidos de alguien que está en el trono menos mal, básicamente porque a Guataca Hank la digestión se le fue a las pailas y no vuela ni una mosca. La puerta se abre finalmente y de a dentro sale Guataca Hank con cara de haber descubierto por fin al rey del imperio de las drogas y que justo era su cuñado pajarón. De hecho sale con exactamente esa cara. Se guarda el libro incriminador y va a sapear al Breaking Bad, que está de lo mejor tirando la talla como si nada.

Aquí Guataca Hank les dice a todos que se siente mal, y se manda a cambiar con la esposa, solo para sufrir el medio ataque de panic attack y chocar contra el buzón de una casa. La pobre esposa con ataque y él al borde de tener un infarto al tromboso porque imagínate. Después de perder tiempo en el hospital (la pulserita), lo primero que llegó a hacer Guataca Hank a su casa fue a comparar las letras entre el cuaderno de Gale y la dedicatoria del libro (duh) y ahí quedó prácticamente sin dudas. ¿O no?

Después nos fuimos con el Breaking Bad y la Courtney Love Rehabilitada, ahora orgullosos dueños del lavado de autos, los dos todos amables y correctos, lo cual todos recordamos es la misma actitud que tenía Obama Chilensis cada vez que atendía su negocio. En el lavado de autos vimos que Courtney Love Rehabilitada igual está un poco chata del Breaking Bad porque casi ni le hablaba. Y cuando el compadre llegó con la idea de abrir una sucursal la loca lo miraba como si el compadre tuviese liendres aunque obvio que no porque es calvo. Pero las cosas se pusieron brígidas cuando llegó la Histérica a pedirle al Breaking Bad que volviera a trabajar con ella. ¿El motivo? La droga está bajando su pureza y no saben cómo arreglarla. La comadre estaba histérica (spoiler) y al parecer el que la droga baje la pureza es extremadamente peligroso para ella, y por consiguiente para el Breaking Bad. ¿Tendrá esto que ver con el futuro depresivo? Quizás. Lo mejor de esta escena igual fue que la Courtney Love Rehabilitada está tan clever como el más brígido de los mafiosos, porque le sacó la foto a la Histérica al tiro y le fue a echar la foca y a decirle que no volviera más, y la otra adivinen. Histérica.

Aquí quisiera destacar la presencia de dos Walter Whites en escena, por lo que no descartemos que el compadre consiga viajar en el tiempo en algún momento, o que aparezca un gemelo idéntico. No quiero alarmar a nadie pero la evidencia es clara, en esta escena hay dos Walter Whites y tengo la prueba, gracias:

Guataca Hank investiga: Con música ondera el compadre recorrió cuatro temporadas de evidencia intentando armar la historia de Heisenberg, incluyendo el famoso dibujito en hoja de cuaderno. ¿Está atando todos los cabos o está dudando? Ya lo sabremos.

Ahí saltamos por fin donde el ídolo Jesse que está con los amigotes, completamente deprimido y sin pescar nada. Mientras los compadres hablan de Star Trek el Jesse está ahí con cara de veterano de Vietnam, seguramente pensando en el pobre péndex que se echó el Matt Damon de los Pobres, o en su ex polola hot fallecida, o en su ex polola latina desaparecida, o en Tatita Mike, o en todas las anteriores. La cosa es que se aburre de escuchar a los amigotes hablar leseras y se va donde Saul Goodman, con la firme intención de donar sus millones de dólares a la nieta de Tatita Mike y a la familia del péndex motociclista. Como Saul Goodman no es nada de tonto, lo convence de que no se puede hacer eso sin levantar sospechas, y después va y le avisa al Breaking Bad que Jesse está Breaking Gil. Y al final de esta escena descubrimos una que no esperábamos: Al Breaking Bad le volvió el cáncer. Chan.

Y aquí vino una escena maestra como esas a las que estamos acostumbrados. El Breaking Bad fue a hablar con Jesse, le llevó de vuelta los millones e intentó tranquilizarlo vendiéndole las pomadas de siempre. Claro que Jesse está cambiado y ya no confía en el Breaking Bad. Y el Breaking Bad lo sabe. En esta escena el compadre básicamente acusó a Walter de haberse echado a Tatita Mike, y el otro se hizo el gil olímpicamente.

– Jesse, necesito que me creas.
– Sí. Como dijiste. Está vivo.
– Si. Mike está vivo. Absolutamente.

Y la mirada con los ojos de Jabba siendo ahorcado por la Princesa Bikini lo dijo todo. ¡Jesse ya no te compra, Walter White!

De vuelta en la Residencia Bad, Walter se enteró de que Guataca Hank está cancelando los planes para verlos, y después de ir al baño a hacer cosas de cáncer, se dio cuenta de que faltaba el libro incriminador. Todo desvelado y cachando recién que debería haber quemado el famoso librito, el Breaking Bad salió a revisar su auto y encontró lo que vino a confirmar todas sus paranoias: Un rastreador. Se viene, cabros.

Justo antes de la escena más Ándate Cabrito de la temporada, se vio que Jesse está completamente en otra de tanta culpa y pena que tiene. Le regaló un fajo de billetes a un vagabundo, y después empezó a repartir plata en el barrio como quien tira el diario. Pobre. Y tírate unos fajos por acato, Jesse.

Y finalmente. Oh my God.

En una escena que de verdad no sabía qué miércales iba a pasar, Walter llegó a hablar con Guataca Hank, que tenía toda la cochera llena con los papeles de la investigación Heisenberg. Pobre Guataca Hank estuvo todo el capítulo con el infarto al tromboso en la punta de la lengua, y en esta escena casi lo tuvo. Desde la llegada del Breaking Bad hasta el momento final, ¡qué maestro!

Primero Heisenberg se puso a conversar con los carabineros, y cuando finalmente se quedó solo con Guataca Hank fue todo como esperábamos. Al principio tiró la talla como si nada y Guataca Hank disimuló lo mejor que pudo… Pero entonces, justo cuando se iba yendo, Walter sacó el transmisor y le preguntó a Guataca Hank directamente por él. Guataca Hank lo miró cuidadosamente unos instantes… Y después cerró la puerta de la cochera.

GASP.

Y antes de que alcanzáramos a recuperar el aire, combo en loci para Walter, con cariño, atentamente, Guataca Hank.

– Fuiste tú. ¡Todo este tiempo fuiste tú! Hijo de perra. Me hiciste chocar para que no llegara a la lavandería.
– Cálmate.
– Esa llamada que recibí diciéndome que Marie estaba en el hospital. No fue Pinkman. Tú tenías mi número. Mataste a diez testigos para salvar tu trasero.
– Escúchame.
– Volaste un asilo de ancianos. Heisenberg. ¡HEISENBERG! Mentiroso, doble cara, saco de mierda. Te juro por Cristo que te voy a meter a la cárcel.

Y después de eso, Walter White dando pena con sus chivas. Sacó en cara que le había vuelto el cáncer, juró por Dios que lo único que hacía era ser un moribundo que administraba la lavadora de autos. Pero Guataca Hank no compró y le dijo que trajera a los niños a su casa. Pero Heisenberg dijo que nica.

– No sé quién eres. Ni siquiera sé con quién estoy hablando.
– Si eso es cierto. Si no sabes quién soy… Entonces quizás tu mejor curso de acción sería irte por la sombrita.

En otras palabras, Heisenberg le declaró la guerra a Guataca Hank. Y terminó el capítulo por la cresta grande. Y cabros, démonos un instante para aplaudir esta escena que veníamos esperando desde que empezó la serie, y que pese a todas las expectativas cumplió con creces. Desde las actuaciones hasta los detallitos (¡esa cerrada de puerta!) esta cuestión fue pero MAESTRA. Y qué me dicen de la cara de Guataca Hank durante toda esta escena, como si el compadre tuviera todo el peso del mundo sobre sus hombros. Pareciera que hubieran aumentado LA GRAVEDAD por la manera en que las facciones de Guataca Hank le colgaban de la cara. Y cuál de las dos peladas más brillantes. De ahora en adelante las cosas solo pueden irse a las pailas, no digan que no.

Idea: ¿Y si nos juntamos todos los lunes a ver Breaking Bad en el Ambigú?

Déjenme decirles que el carrete que hicimos para ver este capítulo salió de lujo. Hasta con gente sentada en el suelo lo vimos y no voló una mosca. (Fotos del evento aquí en el Facebook de Flims).

Yo nunca había visto un capítulo de Breaking Bad con tanta gente, y fue bacán. Las reacciones de todos cada vez que pasaba algo heavy (cuando Guataca Hank cerró la cochera creo que todos gritamos), los aplausos espontáneos al principio y al final, todos muy metidos… Lo recomiendo todo el rato. Y los amigos del local decidieron abrir sus puertas todos los lunes para estos fines. ¿Quieren ir con nosotros? Bueno lo primero que tendrán que hacer es seguir a Ambigú en Tuiter (LONK) y/o hacerse Amigos en Facebook (LONK) porque por esos canales tendrán que inscribirse. No cabe tanta gente así que la cosa será con una lista cerrada, y una vez allá tienen que portarse bien y consumir. Si les interesa, ya saben. Yo por mientras voy a pensar cosas entretenidas para que hagamos, como una conversación entre todos cuando termine el capítulo, o concursos ñoños o algo así. ¿Qué dicen? Bueno, anoten todos los datos del Ambigú y esperen las inscripciones para vernos todos los lunes. Ahora comentemos aquí como siempre.

¿Qué les pareció el regreso de Breaking Bad?

No sé cocinar Meth así que háganme donativos, buena onda, gracias.

.