Nueva serie: The Following.

¿Cómo no le hicieron antes una serie a Kevin Bacon? Apuesto que el compadre veía 24, CSI: Renca, Rescue Me o cualquiera de esas series con actores famosos de Hollywood cesantes y decía Loco, yo bailé Footlose, fui el hombre invisible e incluso inventaron un jueguito conmigo, ¿dónde está mi serie? ¿Ah? Hasta que por fin el guionista de Scream y Dawson’s Creek atinó y escribió The Following, cuyo primer capítulo acabo de ver.

Y me gustó, qué quieren que les diga. Me dieron ganas de ver el segundo capítulo al tiro, y lo pasé chancho.

Lo que sí, advertencia: Esta serie no tiene nada de original. Pero NADA. Se trata de un asesino en serie que se escapa de la cárcel así que los policías llaman a un experto para que los ayude a encontrarlo. El experto es un loco que sobrevivió a sus ataques (a lo Manhunter / Red Dragon) y hoy día es alcohólico y no quiere saber nada de su pasado, como en todas las películas de la historia.

El asesino es esos criminales omnipotentes que tienen un plan maestro tan gigantesco preparado desde antes, que tienen todo previsto y nunca los van a pillar, a no ser que ellos quieran que los pillen. El primero en empezar esta moda fue (creo) el pelado de Se7en, ustedes cachan. Después llegó el copión de Saw pero no le resultó porque es un flaite. Después el Joker dijo Así se hacen los planes maestros, y quedamos todos para dentro. Y Moriarty de Sherlock BBC decidió que quería ser como el Joker y de nuevo quedamos todos para dentro. Con Javier Bardem en Skyfall todos sabíamos ya para donde iba la micro pero igual lo perdonamos porque actuaba chistoso. Así que este asesino de The Following viene llegando a la fiesta como veinte años tarde, y cantando canciones que ya fueron, con ropa de los ochenta y haciéndose el original. Pero saben qué, igual cumple y hace su pega, así que bienvenido a la fiesta de todas maneras, asesino de The Following

Lo hace un actor que creo salía en Roma (nunca la vi) a quien llamaremos el Thomas Jane de Los Pobres. Y como la serie es del guionista pintamonos de Scream, el asesino TIENE que ser profesor de Literatura e inspirarse en poemas de Edgar Allan Poe, decir cosas grandilocuentes, etc. Y está obsesionado con el ex detective alcohólico Kevin Bacon, porque fue el único que lo pilló y el único que está a su altura porque lo entiende y lo admira, etc. La típica, ya les dije.

¿Entonces por qué me gustó si está todo repetido? Una, por Kevin Bacon. Aunque le digan el Carecalavera, el Ethan Hawke con los Ojos Abiertos o el Jim Carrey deprimido, este compadre es un maestro, y siempre le pone toda la onda a sus personajes. Soy de los pocos que defiende la película del hombre invisible que hizo, y creo que es justamente el compadre el que la salva. Acá no es la excepción, y uno se cree que todo el mundo lo admire y/o le tenga miedo. Dos, el otro Kevin. Williamson. El guionista de Scream. Este compadre nunca ha sido maestro pero sabe perfectamente armar historias rápidas, con personajes chistosos y queribles, y con sus buenas sorpresas sangrientosas. Acá en The Following se nota su mano en varios diálogos, y en dos momentos OH MY GOD que me sorprendieron de verdad. Quizás es porque no esperaba nada, pero me gustó caleta. Creo que esta serie tiene todo para ser la serie de asesinos con giros y tensión clase B que a nadie le hace mal. Esa serie que no es de primera división, pero que uno igual siempre quiere ver.

Lo que era Dexter antes. Ah sí, déjenme tirarle mala onda a Dexter un ratito. Ayer recién terminé la séptima temporada aunque tenía los capítulos ahí botados hace meses. Siempre he defendido Dexter porque siempre me ha entretenido con sus situaciones sangrientosas y asesinos varios. Pero esta última temporada se fueron al chancho para guatear, ¿no encuentran? SPOILERS. Después de dejarnos a todos colgadísimos con el final de la sexta temporada, acá alargaron el chicle por no sé cuántos capítulos para terminar dejándonos prácticamente donde mismo: Deb ahora es su cómplice. Sí, es cierto que la loca hizo algo heavy y ahora sí que no hay vuelta atrás, pero ¿tanto capítulo para eso? Demasiadas cosas dieron lo mismo, personajes entraban y salían sin importancia (el escritor, el papá de la rucia, la rucia, el hijo de Dexter) y muchas historias que prometían pero terminaron guateando brígido (el “hacker” obsesionado con Dexter, el detective y la vedette), por no mencionar la “historia de amor” que debe ser la más fome de todas las que ha vivido el Dexter, aunque quieren engrupirnos con que es la más importante. ¿Y el amor con Deb? Como que quisieron irse para ese lado pero los mismos peliculastas descubrieron que era lo peor y se arrepintieron. Fail.

Todos los capítulos de esta temporada quedé con la sensación de que el próximo iba a ser realmente bueno pero no. Me di cuenta de que el chicle lo estiraron mucho y estamos demasiado lejos de las temporadas buenas por lo que uno la ve para puro saber qué pasa pero sin mucho compromiso. Así que un minuto de silencio por Dexter, cabros. Ojalá la última temporada agarre vuelo y se despida mejor, porque si no ahí sí que va a ser triste. Me gustaría que Dexter se volviera loco definitivamente, y empezara una matanza públicamente, que se transforme en fugitivo y sea Deb la que lo cace. Algo así, radicalmente distinto. Dexter disimulando delante del chino Masuka ya da lo mismo. Y en todo caso, ¿cuántos asesinos en serie hay en Miami? No me canso de preguntarlo.

En fin, este post era para recomendarles The Following, que en el primer capítulo me dio los mismos placeres que el Dexter de antaño (snif). Así que la recomiendo. Ojalá la terminen antes de que guatee, y ojalá todo eso sea en un buen tiempo más. Si guatea en el segundo capítulo me vas a dejar como la mona, The Following. A nadie le gusta quedar como la mona, ni a la mona.

Creo que a van a dar en Warner Channel a las no sé cuántas. No sé, investiguen, qué tengo cara de revista del cable yo acaso.