ODT: Frankenweenie.

Ya sé, ya sé, creen que estoy haciendo trampa y que no debería meter una película de Disney en esta sección, menos si es de monitos, chistosa y para toda la familia. Pero escúchenme un poco ¿ya? Tengo mis motivos para incluir Frankenweenie (2012) en el menú de Octubre del Terror, y cuando la vean se van a dar cuenta de que lo merece.

Primero, sigue la tradición de clásicos como Frankenstein de científicos que juegan a ser Dios, y segundo, sigue la tradición más maestra de Re-Animator y de Cementerio Maldito de resucitar mascotas muertas en circunstancias violentas y terminar empeorando las cosas, aunque esta Frankenweenie no es tan bírigda como esas otras porque si no te encargo el trauma de los cabros chicos en el cine y todos los papás reclamándole a Tim Burton. Aunque si no reclamaron por Alicia en el País de las Maravillas no le van a reclamar nunca por nada y el compadre puede hacer lo que quiera.

Bueno esta película se trata de un péndex muy tímido cuyo único amigo en el mundo es su perrito el del póster. Con él hace películas caseras, va de paseo y conversa, hasta que un día al pobre perrito lo atropellan y el péndex no sabe qué hacer porque ni siquiera tiene amigos para pasar las penas. Afortunadamente para él justo su profesor en el colegio es Vincent Price y les hace una clase terrorosa sobre aplicarle electricidad a una rana muerta. Y ahí el péndex decide mandarse el Frankenstein / Re-Animator / Cementerio Maldito que les dije antes, va a desenterrar el perrito y lo sube a una plataforma en plena tormenta, con volantines y alambres pata captar la energía de los rayos, etc. La cosa es que el perrito resucita y todo bien aunque está lleno de tajos, y tiene tuercas en el cuello, y está medio descosido, hasta que en el pueblo la gente se empieza a dar cuenta de la resurrección y partimos con los problemas. Hay un alcalde malo que le da con el perrito, compañeros friquis de colegio que quieren robarle el secreto de la resurrección para sus tareas de ciencia (típico), una niñita pálida y gótica toda Winona Ryder (voz por Winona Ryder) que le gusta al péndex y etc. No pienso contarles más por si quieren verla, y si me preguntan a mí, sí, quieren verla. Porque es imposible que a alguien no le guste Frankenweenie, saben.

Lo mejor de todo es que esta película es de esa animación cuadro a cuadro Paciencia System, y además es en blanco y negro, así que todo pasando. Es demasiado Tim Burton la película, y hay un montón de detallitos que a los fanáticos del compadre les van a encantar. Por ejemplo es el mismo estilo de ese corto Vincent que hizo hace tiempo y que se trataba de un niñito que se creía Vincent Price y que era narrado como poema de Edgar Allan Poe, pero leído por Vincent Price. Por si las moscas Vincent Price es un actor antiguo que actuaba justamente en La Mosca, y en muchas películas viejas. Alcanzó a actuar en Edward Scissorhands como el científico que creaba a Johnny Depp justo antes de morirse, y también es famoso por hacer el rap terroroso en Michael Jackson’s Thriller, incluyendo la risa satánica al final. Y bueno en esta película usaron su cara y sus bigotitos para el profesor de ciencias pero la voz la hace Martin Landau, el mismo señor que en otra película de Tim Burton hizo de otro actor antiguo (Ed Wood y Bela Lugosi, respectivamente). También hace voces otra típica de Tim Burton, la seca Catherine O’Hara (Sally de El Extraño Mundo de Jack y la mamá apestosa en Beetlejuice). También creo que los monitos que usaron en la animación los pintaron con sangre de Johnny Depp y de Helena Bonham Carter porque Tim Burton no puede vivir sin ellos.

Pero saben qué no todo son referencias que el puro Tim Burton entiende. Obvio que hay mil cosas de películas viejas de monstruos, vampiros y científicos locos, y obvio que todo parece película de terror vieja (con la luz, las tormentas y la música), pero lo mejor de todo es el perrito y los péndex. Uno les agarra mucha buena y el perrito es MUY perrito. Ya sé que los que se llevaron el Oscar a los Mejores Perros Actuando como Perros son los de Up, pero este no lo hace nada de mal. Cómo se mueve, cómo juega, cómo se comporta, todo es adorable y hace que a uno le importe la película, qué quieren que les diga.

Yo sé que llevo años tirándole mala onda al Tim Burton, pero esta es la segunda película consecutiva que se manda que no me hace querer viajar en el tiempo a impedir su nacimiento. Y sí, también sé que mucha gente odió Sombras Tenebrosas pero yo la encontré a toda raja y eso que odié el tráiler. Digan lo que quieran, es la raja la película. Y esta también. Todo lindo sin nunca ser feo, la historia es graciosa y es tierna, y los Timburtismos nunca llegan a molestar, así que todo bien. Nunca olvidaré tu remake charcha de El Planeta de los Simios pero van dos que me han gustado al hilo, así que bien.

Lo que sí tengo que reclamar contra Hollywood y el peor estereotipo de todos. Yo sé que todos reclaman por cómo muestran a los negros y los tratan de racistas. Lo mismo con los chinos que todos saben karate o son ridículos. Hasta los nerds han reclamado por cómo los muestran en las películas, ¿pero saben quiénes son los más basureados en las películas? Los gatos. En serio. Siempre son histéricos, son malos y manipuladores, tratan mal a los demás personajes y son lo peor. ¿Cuándo va a ser el día que se manden una película donde los gatos sean los buenos? Yo tengo gatos y sé que pueden llegar a ser maestros, y estoy chato de que sigan haciéndoles mala fama. La película de El Gato con Botas igual fue un avance, pero no es suficiente. Yo tengo una idea para una buena película de gatos. Llámenme, Hollywood. El gato de Frankenweenie parte siendo chistoso pero después caen en el basureo típico de las películas hacia los felinos, y el compadre termina haciendo cosas bien despreciables.

Pero fuera de eso me gustó la película y salí feliz. Así que les recomiendo Frankenweenie a todos los fanáticos de la animación Paciencia System, a los fanáticos del terror viejo y los fanáticos de las mascotas. A los fanáticos de Tim Burton no les recomiendo nada porque viven en su propio mundo de árboles retorcidos y gente chascona con cara de pena. Pero es buena. Cuatrocientos millones quince mil setecientas una calabacitas. . Y ojo que la estrenan en el cine el próximo 25 de octubre (esta crítica es anticipada, guaja).

Léanse todas las críticas maestras de ODT haciendo CLICK en el monito, hecho por don Andrés Padilla. Genio.

Y háganse un donativo no sean amarretes.