Columna Fliméfila: Sobre los Spoilers.

Ayer me pasó algo chistoso. Estábamos viendo películas en patota en la casa, todos muy metidos porque era de misterio terroroso y no volaba una mosca. Aunque como todo el mundo que ve películas en su casa igual hablábamos, parábamos la película si alguien iba al baño, si alguien iba a la cocina lo tapábamos a encargos, compartíamos la frazada roñosa, ustedes cachan. Hasta que en una de esas se me ocurrió que podía pasar algo y lo dije en voz alta.

– Apuesto que esos dos son en verdad el mismo personaje.

Fue espontáneo y sin mala onda, pero en cuanto lo dije me urgí. Si era verdad le había embarrado la onda a todos los que estaban viendo la película conmigo, porque a nadie se le había ocurrido y todos dijeron «Oooh». Igual fue muy al lote mi vaticinio, no había pasado nada que hiciera evidente que eso iba a pasar. Pero mientras más avanzaba la película, más obvio se hacía que mi vaticinio era verdad, porque soy maestro. Pero lo que realmente me sorprendió fue que a nadie en mi casa le importó. Y desde entonces que he estado pensando sobre los spoilers.

Por si hay alguien que aún no sepa, SPOILER viene del inglés TO SPOIL, que significa ARRUINAR. Aplicado a películas, un SPOILER es aquello que te dicen y que te ARRUINA LA EXPERIENCIA FLIMÉFILA. Un ejemplo sería que en algún misterio alguien te diga por ejemplo quién es el asesino. O que todo es un sueño. Ese tipo de cosas. Al principio se asociaba a las SORPRESAS GRANDES de los flims, onda el final de Sexto Sentido, o el de Fight Club. ¿Se ubicaron?

Como amante de los flims del cine mundial, siempre he sido un detractor de los SPOILERS. Me carga cuando leo una crítica que se manda uno sin previo aviso, me carga también cuando alguien se va de tarro en una conversación aunque uno les avisa antes que no ha visto la película, incluso me cargan los tráilers hocicones que muestran demasiado. (Esto da para un tema aparte, pero así sin investigar mucho puedo mencionar al menos tres tráilers que muestran EL FINAL DE LA PELÍCULA al mismo tiempo que intentan venderla: Last House on the Left, The Grey y Cuarentena. No los vean si no quieren zamparse sus SPOILERS).

Pero no tengo que explicarles a ustedes lo charcha que es zamparse un spoiler. Una de las gracias de ver películas es sorprenderse, que los peliculastas nos den vuelta las expectativas y nos dejen para dentro con algo que no esperábamos. ¿Sí o no? Sí, obvio, estamos claros. Pero como ya saben, sólo un Sith piensa en absolutos y no podemos generalizar con los spoilers. La sorpresa es UNA de las gracias, pero no es ni por si acaso LA ÚNICA gracia de las películas.


-Estoy listo para decirte mi secreto, Bruce Willis.
-No, no quiero saber, lalala, SPOILER, cállate.

¿Por qué me urgí cuando me tiré un spoiler involuntariamente viendo películas? A nadie le importó, nadie me retó, entonces, ¿por qué sentí que había metido tanto las patas? Yo les voy a decir por qué. Por ustedes, señores de la Internet. Apuesto incluso que alguien se enojó porque escribí el SPOILER de la película, aunque a) Es inventado y no es el spoiler real y b) No dije la película que estábamos viendo.

Porque verán, últimamente andan tan pero tan a la defensiva, que siento que no se puede decir NADA relacionado a las películas sin que salte alguien alegando SPOILERS y llorando como Mamasán. Y eso es bien charcha para alguien como papá mono, que, ustedes cachan, ESCRIBE sobre películas. En Internet.

Una vez por ejemplo dije que en la segunda temporada de Game of Thrones salía un personaje nuevo pelirrojo y que no sabía quién era, y alguien me dijo que la cortara con los SPOILERS. En otras palabras, alguien me reclamó porque le arruiné la segunda temporada de Game of Thrones adelantándole que salía un personaje nuevo, y que ese personaje tenía el pelo rojo. Otra vez puse en el Facebook de Flims una foto de The Walking Dead en que salía un personaje que va a volver a la serie, y alguien pidió en los comentarios que me echaran a la hoguera. Tal cual. Alguien quería que me quemaran vivo como a Juana de Arco y/o Jason Vorhees por poner una foto publicitaria que los mismos AMC (que hacen The Walking Dead) habían liberado para su difusión, y que hacía que a uno se le dispararan las ganas de ver la serie, porque era un personaje cuyo regreso estamos esperando TODOS. Por cierto, SPOILERS de las vidas de Juana de Arco y Jason Vorhees.

¿Entonces cuál es el límite? ¿Y rompe el deseo? ¿Hay algo nuevo que va más allá?

Últimamente me he comido CALETA de SPOILERS, cabros. Por pura coincidencia. Leí artículos hocicones y análisis brígidos, escuché podcasts en que se lo discutían todo y busqué noticias sin preocuparme del SPOILER. Y adivinen. Sobreviví lo más bien. Vi muchas de las películas SPOILEADAS y lo pasé bien igual, cuando fueron buenas. Así que me voy a poner obvio, pero tengo que sacarme esto del sistema.

La información de lo que pasa en las películas y series no es lo más importante. Si lo fuera, uno podría leer un resumen de una película, o una descripción, y pasarlo bien igual. ¿O no? Si “no saber lo que pasa” importa tanto, ¿para qué repetirse las películas? ¿Acaso nunca quisieron ver de nuevo Star Wars si total ya sabían que Dark Vader era el papá de Luke?. Loco, ¿Veamos The Matrix? Nah, ya sé que Neo es Dewán. Oye qué obra maestra es Fight Club, me la voy a comprar en bluray. Oh no mejor no, total ya sé que Tyler Durden es producto de la imaginación del narrador. (Triple spoiler)

No sólo hay detallitos de información que dan lo mismo, sino además hay películas que simplemente no se pueden arruinar. Películas A PRUEBA DE SPOILERS me captan. Como, no sé, las películas de acción. Puedo contarles hasta el último detalle de la trama de The Raid: Redemption, una película indonesa absolutamente la zorra que vi el otro día, pero NADA de lo que les diga les puede arruinar la experiencia de VER esas secuencias de acción, de SENTIR la adrenalina cuando un compadre salta del edificio pegándole combos a un loco en el aire para después azotarse contra un balcón cuatro pisos más abajo. ¿Me van a decir que ya no quieren ver esa película? Al contrario, apuesto que esa descripción puro les calentó la sopa.

Hace unas noches me repetí Toy Story 3. Sé hasta el último detalle de esa película. Sé lo que pasa, sé qué pasa al final, sé qué es lo que NO VA A PASAR en una secuencia del terror. ¿Pero saben qué? Me la sufrí igual. Aunque sabía que todo iba a estar bien en cierta secuencia, estaba con así cada pepa aguantando la respiración, emocionado, al borde del llanto viendo como los juguetitos se agarraban de la mano aceptando su destrucción. ¿Por qué estaba tan urgido? ¿Por qué seguía sufriendo como la primera vez? ¿Será que la información DA LO MISMO?

¿Y qué me dicen de esas películas que muestran cara de palo EL FINAL al principio? Ahí tienen Atrapado por su Pasado (Carlito’s Way). Ni treinta segundos de película han pasado y ZUÁCATE. Muestran a Al Pacino comiéndose cuatro balazos y cayendo muerto en una estación de tren. ¿Me van a decir que ya no quieren ver lo que pasa? ¿Que paran la película y se mandan cambiar, y que después no sufren viendo la escena final en la estación de trenes porque ya saben que Al Pacino muere igual? ¿O esperan que eso cambie y por eso ven la película?

Debo reconocer eso sí que hay películas que explotan a full el factor SORPRESA y la gran gracia de esos flims son los giros y las cosas inesperadas. Tendría que ser muy PELMAZO para tirarme casualmente spoilers de Nueve Reinas, por ejemplo. O de Los Tramposos, Identidad, Los Sospechosos de Siempre, Abre los Ojos, Jacob’s Ladder, Criaturas Salvajes, Scream, etc. Independiente de la calidad de esas películas, las sorpresas que tienen son gran parte de lo que las hace inolvidables, y hociconearlas puede, en efecto, ARRUINARLE la experiencia a alguien. Pero estas películas son las menos, para qué estamos con cosas. ¿Cómo se arruina una Indiana Jones, por ejemplo? ¿O una Scott Pilgrim? ¿O una El Exorcista, Árbol de la Vida, El Padrino? Les puedo decir quién es el asesino en Se7en, pero eso no afecta en NADA la experiencia. Al contrario, cuando vi Zodiac con mi vieja, yo sabía que no pillaban nunca al asesino y mi vieja no. ¿Resultado? Mi vieja odió la película y quedó frustrada. ¿Yo? Lo pasé chancho porque sabía qué esperar. Quizás ese «estudio» sobre los spoilers era verdad.

No sé. Lo único que sé es que me estoy aburriendo del campo minado de los spoilers. Mis críticas maestras aquí en Flims suelo hacerlas de dos maneras: Las que escribo sin ningún spoiler, y las hociconas esas en que lo cuento todo. Las últimas son más escasas y las tengo reservadas más para hablar de las series. Pero igual. Adivinen cuáles críticas son las que ustedes leen más, las que comentan más, y las que más me piden. Las spoileríficas, obvio. Y para qué los voy a cuentear. Últimamente lo paso mucho mejor escribiendo cosas con spoilers porque se puede argumentar mejor, se pueden dar ejemplos, teorías y qué sé yo. Como pasó con Prometeo. Aunque están ultra-avisados los spoilers y escribí una SIN spoilers antes que esa, igual hay uno que me reclamó que contaba toda la película.


Shhhh.

Y no se confundan, entiendo perfectamente el placer de ver un flim sin saber NADA de él. Para uno que busca mucha información antes de ver las películas, es una experiencia muy improbable, y pucha que se aprecia. Me pasó con The Innkeepers, hace poco. Así que entiendo a las personas cuando deciden no saber nada sobre alguna película que esperan. Obvio, es su decisión. Pero si usted es de esas personas, por el amor de Jebús, no se ande metiendo a artículos donde hablan de las películas en cuestión. Es como decir que no quiere saber nada de historia e ir a meterse al museo con los ojos entrecerrados.

Seguiré odiando a esos payasitos que te tiran SPOILERS porque sí. También a los críticos ineptos que los sueltan casualmente sin estar haciendo análisis de nada y/o sin avisarlos. Yo seguiré anunciando los spoilers usando ese monito de Yoda tan bonito que nos hizo el Andrés Padilla, y advirtiéndoles a todos al principio del post la clase de chichita con la que se están curando.

Cuando decida que una película merece una conversación más profunda haré dos críticas para que nadie reclame. Pero he decidido también que en lo personal me voy a relajar con los spoilers. Si me zampo alguno, qué tanto. Todavía hay mucho de la película por disfrutar, y da lo mismo. Entre hacer callar a mi interlocutor como vieja histérica por miedo a un spoiler y tener una conversación como la gente, prefiero lejos lo segundo.

Eso sí, si alguien me dice UNA SÍLABA SIQUIERA sobre Dark Knight Rises prometo edificarle en la cara un Costanera Center donde lo único en venta son COMBOS EN LOCI.

¿Y ustedes? ¿Qué opinan sobre los SPOILERS?

Su propina es mi sueldo