Flimelómanos: Para ponerse al día, Joyitas del Festival In-Edit.

Cabros, estoy ocupado escribiendo críticas maestras pero la buena de la Totis me mandó esto para su sección Flimelómanos, que es donde habla de películas y música. Como se viene el festival In-Edit, nuestra colaboradora estrella decidió mandarse unos datitos de las cosas maestras que ya se vieron en el festival para que así nosotros a) Nos animemos a ir al de este año, b) Nos consigamos estas películas por si no las hemos visto porque están filete y c) Salvemos el planeta etc. Con ustedes, Totis.

***

Flimelómanos, se viene una de las fechas imprescindibles para nosotros los que gustamos de los flims musicaloides. Porque desde el 8 al 18 de diciembre tenemos la 8ª edición del festival internacional de cine y documental musical de Chile, ¡El In-Edit yeah!

Y qué mejor manera para calentar motores que echándole un vistazo a las joyitas de la última edición, así como para que refresquen la memoria los que fueron el año pasado, para que cachen qué onda los que nunca han ido, o por último para ver si se motivan y se consiguen alguna de estas perlas.

Con casi 50 estrenos entre cortos, largos, ficciones y demases, el pasado In-Edit se inscribió en la memoria como la segunda versión más bacan de todas después de la del 2009, año donde figurazas vinieron a repartir pura maravillosidad. Gente como Vincent Moon, de los Take away shows de La Blogoteque y que se fue del país con una linda marraqueta bajo el brazo llamada Temporary Valparaíso’. Julien Temple, del documental de Glastonbury, de Doctor Feelgood, de Madness y varios más hechos con una clase y pulenticidad inglesa brígida. Y Grant Gee, que hizo incluso clases magistrales a chiquillos realizadores chilenos, junto con mostrar sus trabajos sobre Joy Division, Gorillaz, Radiohead y varios más. Uf.

El 2010 tampoco se quedó atrás. Da lo mismo que no haya venido nadie cuático, más importó el movimiento que hubo. Mucho interés, mucha fila larga y una variedad que integraba al más rudo de los metaleros con el más shuper de los shupers. A continuación, las joyitas que se perdieron en el In-Edit pero que nunca es tarde revisar. Vamos viendo.

It Might Get Loud (Davis Guggenheim, 2008): Ñoños con guitarra.

Quienes piensan que un ñoño se hace solamente con un libro, un joystick o un control remoto, están súper equivocados. Pero no más que los que piensan que serlo es un castigo o una maldición. The Edge, el guitarrista de U2 es feliz con su colección interminable de efectos de guitarra y con su búsqueda incesante de nuevos sonidos para ellos. Jack White de los White Stripes y los Racounters vuelca todo de sí para sacarle sonidos exquisitos a la guitarra. Y Jimmy Page, el legendario dueño de las seis cuerdas de Led Zeppelin, se las pasa fascinado rememorando su recorrido con la eléctrica. Tres ñoños fundamentalistas de la guitarra, hablando de ellos y de ella con una intensidad que anima y que motiva. Se manejan muy bien los protagonismos y los tópicos, es imposible perderse y aburrirse, aunque no se sea un capo en el tema. Pornografía para músicos y melómanos con habilidades, un must.

Lemmy (Wes Orshoski & Greg Olliver, 2010): Integridad metalera.

Ejércitos de chicos y chicas rudas repletaron las dos funciones de esta película. Un éxito que ni los propios directores, que vinieron por cuarenta y ocho horas a ver cómo andaba la cosa, se esperaban. Es un relato completamente enternecedor sobre alguien completamente genial y brutal. Nos gusta ver que los metaleros también tienen corazón, y más cuando ese corazón resulta ser más noble que el de muchos. Y ojo, que la nobleza no se entienda como algodones rosados en el corazón. La nobleza en Lemmy es sinónimo de rectitud, de consecuencia y de locura sin prejuicios. ¿Nobleza es lo que puede incitar un hombre feliz con su memorabilia nazi? Totalmente. El más manly de los manlys del rocanrol se ve en la cocina y firmando pechugas, es un personaje integral e íntegro. Insisto, ¿por qué no? Lemmy resulta tan descollante que se gana el premio Anvil al documental más emocionante sobre heavies brutos del 2010. ¡Aplausos y botas de punta de metal por favor!

Ziggy Stardust y The Spiders From Mars (D.A. Pennebaker, 1981): ¡Ay mamá!

Ver a David Bowie siempre es una buena cosa. Verlo cambiándose de ropa en la última parada de su tour del 73 como Ziggy Stardust en Londres, siempre con un pucho en la boca y esa mirada profunda sigue volviendo loca a cualquiera. Uy. A mi no me gustan mucho los largometrajes de conciertos, ¿ah? Pero este lo amé, porque tiene ese valor agregado que no se puede ni se debe olvidar: Tener la oportunidad de ver de alguna manera cómo funcionaba Bowie con las arañas de marte. Es una cosa tremenda. Así que D.A Pennebaker (director de la selección de autor del año pasado en In-Edit) gracias por esta joyita tan joyita como Don’t Look Back (el de Bob Dylan, que le amo).

Electrodomésticos, el frio misterio (Sergio Castro, 2010): Un libro abierto.

En cada función del festival aparecía el microtrailer del documental. Y emocionaba porque se veía tan gris y tan intenso como la banda y los años en las que funcionó. El Frio Misterio no duró tanto ya que el primer día del festival se estrenó hasta con fiesta. Y la ameritó, porque el comentario con un pucho en la mano y una chela en la otra se hacía muy necesario para despertar o para des-hiperventilarse. Porque la película si algo dejó en sus espectadores fueron sensaciones extremas. Desde “lenta como un bolero” hasta “un documento valioso y muy bien hecho”, de todo escuché esa noche. Yo opino que, efectivamente, es un documento muy bien hecho de una época compleja, donde construir un extraño camino musical era aún más complicado. Son los personajes y sucesos excepcionales los que finalmente los conciben, y eso el documental te lo muestra clarísimo. Recomendado a los fans y a los que les gustan más las películas que los libros.

Y eso. Hay un par a los que me gustaría dedicarles una columna entera, pero sería lindo que ustedes me dijeran qué reseñas les gustaría leer. La programación del 2010 está en la web del In-Edit (AQUÍ) por si quieren cooperar con esta noble cruzada colaborativa. Y… ¡ATENTI! Se vienen mis recomendaciones para la edición de este año. Estará para tirarse el pelo de la histeria bacanosa. Nos leemos prontito.

Totis.

¡Lea todo lo que ha escrito la Totis aquí LONK!

¡Y LIKE US on the FACEBOOK!