ODT: La Noche de los Muertos Vivientes (1990).

Como hice un doctorado en zombilogía en la Universidad del Muerto, les puedo contar que hubo una película del año 1968 que inventó los zombis como los conocemos ahora. O sea, como cadáveres resucitados caníbales que caminan como enfermitos y a los que sólo se los puede matar destruyéndoles el cerebro. Hasta antes de esa películas los zombis eran unos compadres hechizados con magia negra que eran esclavos de un mago en el café Haití, lo cual no salva a nadie.

Bueno, esa película rupturista se llamaba La Noche de los Muertos Vivientes y es un clásico de la historia del flim terroroso de todos los tiempos, por lo que merece su lugar en Octubre del Terror. De algún año futuro eso sí, porque ahora quiero hablar del remake que hicieron y que también se llamó La Noche de los Muertos Vivientes (1990). Yo cacho que esta fue la primera película de zombis que vi en mi vida, porque mi hermano Gabo la tenía en video y cuando yo era lactante veía todo lo que encontraba. La dura. Algunas guaguas se echan todo lo que pillan a la boca, yo lo echaba al video y lo veía. Yo cacho que a mis viejos les daba lo mismo que yo viera cosas sangrientosas porque yo no me asustaba con nada, pero eso es mentira (no le cuenten a nadie). Me asustaba, y me asustaba caleta, pero no les contaba para que después no me retaran, porque cuando los hijos sufren, los papás los retan.

Y bueno, esta es una de las que me asustó caleta. Como vi esta antes que la original, esta fue la que me dejó loco y rallando la papa para siempre con los zombis, pero las dos Noches de los Muertoses Vivienteses se tratan de lo mismo. Son dos hermanos que van al cementerio a ver a la mamá, y en el camino el compadre se dedica a asustar a la comadre con que los muertos la van a atacar. La hermana se pica (obvio) y cuando le están dejando las flores a la tumba de la mamá, ZUÁCATE, sale un zombi de la nada y mata al compadre, por pelmazo. Ahí la pobre hermana arranca sola y afortunadamente hay una casa cercana al cementerio (no esta) que es donde se encierra, y donde pasa casi toda la película.

Nadie sabe por qué, pero los muertos se están levantando a caminar como enfermitos y atacar a la gente normal. La pobre comadre no entiende nada porque no ha visto The Walking Dead, y justo llega a la casa el Ben, un afronegrito buena onda que es el héroe de la película. Ben le presta ropa a la comadre, le pega sus buenas cachetadas para que reaccione como en Dónde Está el Piloto, y después aparecen nuevos personajes que estaban escondiéndose en la misma casa, incluyendo un compadre buena onda con su polola, y una familia con la hija enferma porque la mordió un zombi (whoops, tampoco saben la que se viene). El papá de esta cabra chica es ni más ni menos que EL REY DE LOS PELMAZOS y es el primero de los GILES OMNIPRESENTES QUE ANDAN PURO ARRUINANDO EL APOCALIPSIS ZOMBI. Este es el que durante la película se va a mandar puros condoros, va a ser cobarde, el culpable de que otra gente muera, el que no rellene las cubeteras después de comerse el hielo, ustedes cachan. El pelmazo maldito típico.

Adivinen cuál es el pelmazo.

Y como les dije, toda la película se trata de los compadres encerrados tratando de mantener a los zombis afuera, peleándose entre ellos por culpa del pelmazo, y tratando de adivinar qué miércales está pasando. Nunca explican por qué se levantan los muertos, pero en un noticiario dicen que puede ser por la radioactividad, porque pasó un cometa, o porque Michael Jackson pasó bailando por el cementerio. Pero en verdad da lo mismo, porque la gracia es lo que pasa con la gente y no con los zombis.

La versión antigua (que vi después del remake) es en blanco y negro y tiene música de película vieja de ciencia ficción, con cornetas rimbombantes de monstruo con tentáculos. Los zombis son como personas normales salvo que más blancos, y aunque parece que es mucho más vieja de lo que es, tiene caleta de cosas sangrientosas y terroríficas que lo dejan a uno para dentro.

El remake es en colores, y tiene zombis brígidos como los que uno quiere ver siempre. Esos que andan para el gato, son horribles, tienen heridas, los ojos cuáticos, y le llevan variedad zombi, o sea, zombis viejos, zombis exhibicionistas, zombis putrefactos, zombis con la autopsia al aire, incluso esta le lleva un zombi drogadicto que todavía andaba con la jeringa en el brazo, un zombi anoréxico esquelético, y una señora muy terrorífica que anda con una muñeca (la zombi coleccionista). Lo otro que tiene bacán esta película es algo que no puede faltar: EL MALTRATO ZOMBI. Esto pareciera que da lo mismo, pero en verdad no. No hay nada como ver un zombi con la columna quebrada arrastrándose en el suelo, o uno que le clavan un fierro en la frente.

Acá EL MALTRATO ZOMBI es tan bacán porque la película es dirigida por un señor que se llama Tom Savini y se las sabini todas. Es famoso por hacer los efectos especiales sanguinolentos de las películas viejas más cerdas que existen, incluyendo las más sangrientosas de zombis como Dawn of the Dead y Day of the Dead, algunas de Friday the 13th, Texas Chain Saw Massacre 2, etc. Es tan maestro chasquilla este compadre que también actúa, y seguramente lo cachan como Sex Machine, el que usaba el látigo en Del Crepúsculo al Amanecer. Esta película no es tan sangrienta como en las que trabajaba antes, pero tiene zombis a toda zorra que podrían perfectamente encontrar trabajo en The Walking Dead si se quedaran cesantes de pronto.

Ya he mencionado como tres veces The Walking Dead, pero es por algo ah, no es que esté verde esperando que empiece la segunda temporada (estoy). Lo que pasa es que estas cuestiones son lo que inspiró The Walking Dead, el cómic y la serie zorrona, y esta película podría pasar perfectamente mientras el chino ese anda corriendo por las calles, y el carabinero Rick se echa tripas encima. Se tratan de las mismas cosas además: sobrevivir, transformarse en monstruo para poder sobrevivir, y lo que quieran. O sea, todo pasando.

Como vi esta cuestión siendo un lactante, yo cacho que no la puedo criticar mucho porque según yo es una obra maestra de la perfección gloriosa fliméfila. Nah, nunca tanto. La acabo de ver de nuevo para criticarla y las actuaciones son ahí no más, sobre todo los personajes secundarios. El Pelmazo Mayúsculo además está siempre poniendo caritas y abriendo los medios ojos y uno no le cree mucho. Pero los protagonistas sí que la llevan. El Ben y la colorina son a toda raja, eso sí. Ben lo hace el mismo compadre que después hizo Candyman y que aparece a sermonear a los compadres en las Destino Final. Acá es mucho más movido, y aunque a veces grita mucho, uno se lo cree y le hace barra. Además lo mira todo como si el mundo le diera pena, y yo cacho que andaría con la misma cara si hubiera un Apocalipsis Zombi.

Pero Ben, no te comas los calcetines de la colorina.

La colorina es igual al péndex de James and the Giant Peach, pero uno le agarra buena al tiro. Además durante la película la comadre saca las garras y se pone toda luchadora, en la más teniente Ripley, que me fascina. Así que todo bien la colorina esta, superó su condición de ser colorina así que es una película que promueve la rehabilitación. Eso es distinto a la original además, porque en esa la comadre estaba traumada toda la película y nunca salía de su trauma latero. Esta comadre en cambio agarra el trauma y le dice “Salpica”, y después agarra unas pistolas y se pone a matar zombis como si su vida dependiera de ellos, que es justo lo que le pasa, duh.

Así que le recomiendo esta cuestión (y la original, obvio) a cualquiera que le gusten los zombis, y todo lo que tenga que ver con muertos vivientes. Si están más acostumbrados a los zombis modernos de la época actual contemporánea, les recomiendo que vean el remake con confianza. A veces me gustaría que fuera más sangrienta (por lo que leí en Internet tuvieron que cortarle caleta de escenas para poder estrenarla), pero todo lo que le hacen a los zombis sirve de más para dejar contentos a los que quieran ver asquerosidades. El pelmazo hace que uno se indigne y lo pase chancho, además. Y si son como yo y la ven sin haber visto nunca nada de zombis antes salvo el videoclip Thriller, lo más probable es que rallen con los zombis toda la vida, lo cual es paradójico si uno la piensa. Ochocientos millones setecientas dieciocho mil calabacitas y un Combo en Loci Award para Cooper, por pelmazo. Atina, Cooper.

¿Le gustó? Entonces apriete el ME GUSTA en Facebook, qué cree que el botón está pintado ah.