Subscribe via RSS Feed






ODT: La Casa Cercana al Cementerio.

4 octubre 2011 | Hermes Antonio

Anoche cortaron la luz en mi casa porque mi viejo no pagó las cuentas porque se gastó la plata en un collar para la amante, o porque era un corte programado de Chilectra, no me acuerdo. La cosa es que agarré mi notebook con su súper batería larga duración que dura apenas para ver una película que no sea ni La Lista del Schindler ni las Lord of the Rings, y metí este DVD. Se llama La Casa Cercana al Cementerio (Quella villa accanto al cimitero, 1981) y obviamente la vi metido debajo de las sábanas y con audífonos, muerto de miedo, porque es entera cuática esta película. Claro que cuando dije miedo en verdad quise decir risa, porque qué onda, Casa Cercana al Cementerio.

Esta película se trata de una casa que les juro por Dios tiene un cementerio en el antejardín. Acá en mi barrio los antejardines tienen de esos enanos de yeso horribles, o una piscina, o una reja gigante de castillo con perro poodle cuidando etc., pero esta casa tiene lápidas todas chuecas y terroríficas. Así que el “Cercana” del título es bien humilde y en verdad debería llamarse La Casa Ahí Al Medio Del Cementerio Con Todas Las Lápidas En La Puerta Te Encargo Cómo Se Debe Llenar El 1 de Noviembre Aunque Igual Bacán Poder Ir A Ver A La Abuelita Pero Apuesto Que Igual No La Van A Ver Nunca (Pobre).

Eso que se ve adelante: Cementerio.

Como es de suponer esta casa tiene problemas, y no son termitas: Es un asesino putrefacto que vive en el sótano y que de vez en cuando sale a matar gente. Al principio se ve la típica comadre con el pololo de esos California de las películas de terror que quieren puro y le ponen Wendy en cualquier parte, sin importar que esté cochino, tenga telarañas o tenga UN CEMENTERIO EN EL ANTEJARDÍN (por si no quedó claro). De pronto aparece el asesino y mata al compadre clavándole unas tijeras en la guata (aunque el cadáver aparece con el cerebro afuera, por si las moscas) y a la comadre metiéndole un cuchillo por la nuca (la punta le sale por la boca, buena onda).

Después de eso conocemos a una familia apestosa compuesta por un matrimonio y un péndex igual a Klaus Kinski, cáchense:

Con ustedes, el Klaus Kinskid.

Klaus Kinskid es todo Resplandor y tiene visiones de una cabra chica que le dice que no vaya a meterse a la casa (cercana a ya saben). Porque el papá de Klaus Kinskid es un profesor, y lo van a mandar a esa casa a hacer un trabajo sobre el impacto de las sepulturas ubicadas en áreas residenciales, o algo así. En paralelo se ve a la cabra chica de que le advierte a Klaus Kinskid en las visiones, y resulta que existe y también tiene visiones raras, así que entre los dos hay el equivalente de un cordelito con dos tarros telepáticos. En una parte la cabra chica ve un maniquí que se le cae la cabeza, y es brígido, porque le sale mucha sangre.

Tengo que decirles eso sí, que esta película me empezó a dar sueño. No porque fuera mala (es muy chistosa) sino porque en verdad parece un sueño. Tiene música de rock progresivo radio Futuro y escenas muy largas en que los personajes puro miran, etc. También hacen zooms a cosas nada que ver, y todos actúan muy mal. Hablan todos en inglés doblado además, porque aunque es italiana la hicieron en inglés para engrupirse a los gringos.

Apenas llegan a la casa cercana a un minimarket, un colegio, una plaza y UN CEMENTERIO, la primera que empieza a vivir cosas raras es la mamá. Escucha ruidos terroríficos, se estresa, y más encima aparece una niñera hot que es como la Megan Hot Italiana y que le gusta al tiro al marido, así que la pobre tiene amenazas por todas partes.

La ragazza Megan Hot.

(A todo esto, la casa famosa se llama “La casa Freudstein”, que es como un cruce entre Freud y Frankenstein y me imaginé al tiro un monstruo cabeza de corcho que tiene dramas con la mamá).

Mientras pasan cosas raras que no entiende nadie (la cabra chica clarividente junta muñecas terroríficas y vive con la abuelita, un murciélago chillón ataca a los papás del péndex, etc.), la corredora de propiedades que vendió la casa adyacente al campo santo muere atacada por el mismo monstruo, y el papá investiga qué pasó en la casa. Y lo más terrorífico de todo es lo apestoso que es el Klaus Kinskid. La dura, está toda la película haciendo ruidos de auto, porque juega con autitos, y en una parte juega con una de las muñecas terroríficas de la cabra chica clarividente porque yo cacho que está confundido y necesita una cita con el doctor Freudstein.

Otra parte que es para matar a Klaus Kinskid es cuando la Megan Hot Italiana baja al sótano y le sale el monstruo. La pobre le grita al péndex y le suplica para que la salve (lo único que tiene que hacer es abrir una puerta) y el muy pelmazo se toma el tiempo de agarrar sus juguetes, su oso de peluche y decirle “Peluche, tenemos que ir a salvar a Megan Hot Italiana, ¿bueno?”. Y en lo que se demora, a la otra le cortan la cabeza (spoiler). Después Klaus Kinskid trata de arrancar y se le atrapa la mano SOLA en la puerta porque la cierra cuando todavía tiene el brazo en la pieza. En serio, es una atrapada de mano que ni Segurito vio venir, porque hasta Segurito sabe que hay que cerrar las puertas DESPUÉS de que todas las partes del cuerpo pasaron.

Al final se descubre quién era el monstruo y pasan cosas brígidas, pero les aviso al tiro que el final es más raro que bailar con una abuelita físicoculturista. Yo cacho que el peliculasta quiso mandarse un final para que todos quedáramos para dentro onda Los Otros, pero le salió raro no más. Y por más que quise entenderlo, le puso una “cita” al final que terminó de dejarme rascándome la cabeza. Así que me temo (¿cacharon? temor, por Octubre del Terror) que no voy a recomendar esta cuestión (sorry). Aunque la ubicación de la residencia prometía, no pasó nada. Se supone que es de un director famoso italiano que hace puras películas sangrientas (Lucio Dalla), y creo que eso es lo único bueno de esta cuestión. Eso y que parece pesadilla. Pero lo demás es tan chistoso y/o apestoso, que no me dio ni miedo ni con apagón incluido. Doscientas mil catorce calabacitas y recomendación sólo para fanáticos del gore, del peliculasta Lucio Dalla y del péndex Klaus Kinskid. El resto, a buscar otra casa. La última a la izquierda, por ejemplo. O la de 10.000 cuerpos, por último. La muda, no. Esa es peor.

¡Escuchen el FlimCast! ¡Gústenme en Facebook!


Etiquetas: , , , , , ,

Categoría: Asesinos, Clásicos, DVDs, Fantasiosas, No la vea, Octubre del Terror