ODT: Destino Final 5.

Me gustan las Destinos Finales. Nunca tanto como para comprármelas, ni para rallar la papa ni menos para escribirme “Destino Final La Lleva” con bloqueador en la guata y tomar sol toda la tarde en enero, pero sí lo suficiente para quedarme pegado si aparecen en el cable, o para arrendarlas, o para pedírselas prestadas a alguien de poca confianza. Y aunque no pensaba ver Destino Final 5 (2011) en el cine, el otro día fui sin saber qué ver y me di cuenta de que todas las películas, era la que más tenía ganas de ver. Sorry. Quizás andaba mal genio y quería ver gente morir, qué sé yo.

Y bueno, por si no conocen estas películas, aquí les dejo un resumen punto por punto de lo que pasa, para que vayan cachando:

1.- Un montón de personajes están juntos en algún evento o lugar público donde hay mucha gente. Son todos compadres bonitos de serie de Warner Channel, pero siempre hay alguno más viejo para darle variedad. Hay algún gótico, minocas/minocos muy hot, pelmazos, un nerd, y el protagonista, que es el más normal de todos.

2.- Queda pero es que la MANSACA. Ya sea en el avión / la carretera / la montaña rusa / la fórmula 1 o lo que sea, algo siempre sale mal y mueren TODOS los personajes de la manera más sangrienta posible.

3.- El protagonista despierta todo urgido, y por los detallitos a su alrededor se da cuenta de que acaba de tener una premonición premonitoria sobre el futuro próximo. Se urge y trata de salvar a toda la gente posible. Los que le creen y/o los pelmazos que quieren pelear se salvan, y después igual queda la MANSACA.

4.- En vez de darle las gracias, todos los sobrevivientes quedan enojados con el o la protagonista, y lo o la basurean hasta por si acaso. (Si esto pasara en Chile seguro los compadres saldrían en las noticias, y les pondrían música de Amelie). Esta suele ser la parte más fome, y la que es igual en todas las películas.

5.- Los que se salvaron empiezan a morir de a poco, y en accidentes cuáticos a pito de nada que ocurren por pura mala suerte: Le cae agua a los enchufes, se sueltan los tornillos, el viento bota unos clips en un motor, etc. Segurito lo pasa como el forro, pero uno lo pasa chancho.

6.- El protagonista cacha que los compadres van muriendo en el mismo orden en que morían en la premonición premonitoria, o sea, la Muerte es mala perdedora y no le gustan nadita los videntes. Y aunque el compadre trata de advertirles a todos, todos se ríen de él y lo tratan pésimo, o sea que no sólo son malagradecidos con el que le salvó la vida sino además merecen lo que se les viene, por pelmazos. Esta parte también es una lata, porque uno se sabe de memoria las conversaciones.

7.- Cada vez quedan menos personajes, y sin importar lo que hagan todos mueren igual, etc.

En resumen, La Muerte = Gil. Y como son todas iguales estas películas, lo único que tienen que hacer es aplicarse con las muertes parafernálicas cuáticas atadosas sorprendentes, y estamos al otro litro. ¿Bueno y cómo está esta? En mi calidad de “simpatizante moderado” de estas cuestiones déjenme decirles que NO ESTÁ NADA DE MAL.

Lo primero que me sorprendió fue lo BRÍGIDA que es la MANSACA del comienzo (el punto 2). Hasta ahora mi favorita era la de Destino Final 2 (los troncos en la carretera), pero como a los dos minutos me di cuenta que esta es la más heavy metal de todas. Entera fantasiosa y de esas que nica pasarían en la vida real, pero igual. Me arrugué entero y grité como en doce partes distintas (varonilmente todas las veces).

Después de eso los demás puntos son bien típicos y no tienen nada nuevo. Pero hay un par de muertes que en verdad me tenían histérico, porque usan cosas que dan nervio sin necesidad de amenaza de muerte. Ejemplo: Acupuntura (aaargh). Otro ejemplo: Una comadre decide hacerse operación láser en los ojos (re-aaaargh). A mí me tinca que los peliculastas hacen una lista de todas las cosas peligroso-apestosas que existen en la realidad, y después hacen las escenas para torturarlo a uno.

También aparece el Candyman que en la uno era un forense bueno para decir cosas CHÁN, y acá hace exactamente lo mismo. De hecho, todas estas películas funcionan sin que uno haya visto las anteriores, pero sería bueno que se acordaran de la uno para entender algunas cosas. Por último consíganse el resumen. Y qué quieren que les diga, lo pasé CHANCHO viendo esta cuestión. Una escena con una comadre que hace gimnasia olímpica me hizo gritar, saltar y tirarme un chanchito, todo al mismo tiempo. Fue confuso.

Si hay un reclamo que voy a hacer, es que las cosas brígidas se van haciendo cada vez más fomeques. Yo cacho que las mejores partes están en la primera mitad, porque las muertes van siendo cada vez más cueck. Al final igual vuelve a prender, y me pegué los medios gritos, pero al medio es ahí no más. Aunque hicieron un par de cosas nuevas bien entretes, que no sé cómo no se les había ocurrido antes a los peliculastas.

En resumen, si les gustan las Destino Final, esta les va a gustar sí o sí. Yo cacho que es la mejor de todas después de la uno. Y le vuela el traste a la 4, todo el rato. ¿Vale la pena verla en 3D? Todo el rato. Los puros créditos ya valen la pena, porque son puros objetos mortales volando hacia la cámara. Nunca me habían tirado tantas porquerías, ya sé lo que siente un zorrillo de carabineros en las protestas después de ver estos créditos, la embarró. Y después de eso hay muchas partes en que las cosas salen directo a la cara. Lo bueno también es que los efectos sangrientosos no son tan falsos como los de la 4, así que bacán.

Lo que sí tengo que confesar algo: Siempre he escuchado a gente reclamar porque el 3D hace que les duela la cabeza. Yo he visto caleta, tengo hasta una tele 3D en mi casa y nada. PERO ESTA CUESTIÓN ME DEJÓ PAL GATO. La dura, pensé que me iba a explotar la cabeza en la más Scanners. Pero quizás es porque tengo un tumor en el zapallo y la película no tuvo nada que ver. En fin: Doscientos tres millones setecientas quince mil dieciocho calabacitas y un Morgue Award a las Muerte por porfiada.

¡Hasta mañana! ¡Escuchen el FlimCast! ¡Gústennos en Facebook!