Subscribe via RSS Feed






El cisne negro

27 enero 2011 | Hermes Antonio

Esta semana estrenaron tres películas que se tratan de unas comadres que puro la sufren y no pueden hacer lo que ellas quieren en la vida. La dura, en Secretariat una señora quiere puro ser la reina de los Teletrak y no puede así que se compra un caballo mágico. En El cisne negro la Princesa Amígdala de Star Wars tiene tantas ganas de ser la mejor bailarina de ballet de la historia que empieza a chalarse del mate, y finalmente las minocas de Piraña 3D quieren puro perrear en bikini mostrando las siliconas, pero las pirañas maleteras les embarran la onda apareciendo a morderles la cara. En resumen: No es fácil ser mujer.

La que más me impactó en todo caso fue esta de El cisne negro porque me acordé de mi hermana chica la Fran. No sé si han cachado pero a todas las niñitas del universo (y a Billy Elliot) les bajan las ganas de ser bailarinas de ballet alguna vez en la vida, para puro ponerse el tutú eso sí porque en el fondo no están ni ahí con esforzarse y bailar en serio. La dura, mi hermana chica hinchó caleta para que la metieran a una escuela de ballet, pero cuando tuvo el disfraz y las zapatillas chicle todo le dio lo mismo, y no quiso ir más a clases, y ahí mi viejo puro haciéndose el mártir porque nosotros lo hacíamos botar la plata. ¿Qué le cuesta pagar las clases de ballet, karate, guitarra, natación, flamenco, magia, fútbol y tenis? Nada, pero puro reclama porque es egoísta.

Igual ser bailarina de ballet es lo peor y con razón mi hermana chica la Fran se aburrió a la tercera clase. En esta película la Princesa Amígdala (Closer) lo pasa como el forro y uno cacha que no es llegar y ponerse las medias y el calcetín en el paquete. Es ultra peludo aletear y hacer las poses ridículas mirando el cielo con cara solemne, y acá en la película queda clarito. La comadre está todo el día sacándose la ñoña practicando, y hasta ponerse las zapatillas chicle es la media ciencia. Más encima son todos mala onda con ella: las bailarinas, el director, la mamá, la señora que vende huevos duros a la salida del metro, los espejos, todo.

Así que cuando le dicen que será la estrella de El lago de los cisnes (un disco famoso de Chaicosqui), la comadre se empieza a urgir y todo se va a las pailas. Empieza a ver alucinaciones cuáticas terroríficas, se persigue caleta, no sabe qué es real y lo peor de todo, se empieza a transformar de a poco en cisne, como si la hubiera mordido un cisne un día con luna llena o algo así. Igual es brígido cuando uno se pone nervioso y quiere ser el mejor de todos. Me acuerdo de una amiga del Gabo que se puso tan pero tan nerviosa cuando iba a dar la PSU, que se le empezó a caer el pelo y se le achinaron los ojos y le empezaron a salir bigotes y de a poco se fue transformando en Julio Martínez. Acá le pasa algo parecido a la Princesa Amígdala, pero no tan terrorífico.

Aunque igual da cualquier susto esta película. Tiene caleta de escenas que parecen película de terror, porque aparece de sopetón algo cuático y uno dice OH MY GOD! y después desaparece, y uno se empieza a poner nervioso. Después siguen pasando cosas raras hasta que como a la mitad de la película uno está más tenso que pómulo de Joan Rivers. Más encima tiene caleta de escenas dolorosas porque tienen algo que se llama El Micro-Gore-Apestoso, que es cuando muestran cosas sangrientas chicas que no son ni tan sangrientas ni terribles pero hacen que uno pegue los medios gritos y se arrugue entero. Ejemplos de Micro-Gore-Apestoso: que un personaje se rompa una uña y le salga sangre, que se tire un cuerito, etc. La dura, yo la vi en un cine terrible de lleno y una abuelita en una escena gritó que por favor la mataran porque no soportaba. O que bajaran el volumen del cine, no me acuerdo. Pero El cisne negro es una película que afecta a las personas.

Igual en una parte me anduve aburriendo con las alucinaciones porque eran igual de apestosas que el fantasma/asesino de las películas de terror. Aparecen para que uno salte y se urja, pero después desaparecen por un rato y uno se vuelve a relajar, y después ZUÁCATE, de nuevo pasa algo brígido por un segundo y vuelta a desaparecer, etc. Aunque llega un punto que uno ya no da más, y ahí empiezan a pasar cosas brígidas pero en serio, y en el cine no vuela una mosca.

El peliculasta de esta cuestión es el mismo que hizo El Luchador Jubilado y esa otra famosa Réquiem por mis Córneas. En la del luchador el peliculismo era todo piola y silencioso, y el camarógrafo con Párkinson andaba detrás del abuelito cara de chicha y nada más. En cambio en Réquiem por mis Córneas aplicaba chorezas del computador, metía música brígida y le daba la epilepsia fliméfila y todos para dentro. Aquí es como un poco las dos cosas… Tiene partes en que no pasa nada y puro sigue a la Princesa Amígdala con el camarógrafo tembleque, pero también tiene escenas donde pasa de todo y uno no tiene idea cómo hizo los efectos especiales maestros.

:(

No les quiero contar mucho qué pasa porque las cosas cuáticas sorprenden precisamente porque uno no sabe lo que va a pasar, pero les voy a decir que es a toda zorra la película y la Princesa Amígdala actúa bacán. No sólo en las partes donde tiene que gritar, llorar y urgirse (toda la película), sino también cuando tiene que vender la pomada con que sabe bailar, o incluso que está bailando bien o mal. Lo que sí se ve demasiado flaca la comadre, y tiene menos carne que esqueleto de Kiera Knightley comiendo wantán. La dura, yo sé que varios encuentran hot a esta actriz, pero en esta película dan ganas de tirarle barros lucos a la pantalla (pobrecita).

Lo otro que me pasó es que llegué tarde a ver esta cuestión y me tuve que sentar en las primeras filas. Y aunque en general estoy en contra de sentarse en las primeras filas, la dura que a esta película le sirve caleta. Me mareé caleta en algunas partes, y estaba vuelto loco tratando de cachar todos los detallitos. Y cada vez que salía algo terrorífico pegué el medio salto. Así que si llegan atrasados siéntense adelante no más con confianza, van a quedar para el gato.

Ya, igual tengo que confesar dos cosas. Una, que no me gustó tanto la película como esperaba. En verdad le pusieron tanto color con que era la mejor película de la historia del cine y que hasta Dios se iba a comprar el Blu-Ray cuando saliera para verla en su heaven-theater, que quedé un poco plop cuando terminó porque esperaba la media cuestión. Es una comadre que se empieza a chalar porque quiere ser la mejor bailarina de todas, y sería. No esperen más que eso o van a quedar con las ganas. Lo otro que les tengo que confesar es que no he parado de pensar en la película, y eso igual es bacán. Así que felicitaciones Princesa Amígdala y peliculasta. Ah y felicitaciones a todos los demás porque también lo hacen bacán, sobre todo la minoca rival de Amígdala (la de That 70’s Show), la mamá psycho de Amígdala, y el director de la obra (un francés feo).

Si les gustan las películas terroríficas donde lo más terrorífico es lo que le pasa en la cabeza al protagonista, van a estar en su salsa. También se la recomiendo a todos los papás de Billy Elliot que estén chatos de su hijo bailarín y quieran convencerlo de hacer otra cosa. Muéstrenles esta cuestión y apuesto que venden el tutú de una y se meten a alguna profesión más piola sin tanta presión donde puedan pasarlo chancho sin comprometerse con nada, por ejemplo carabinero.

Así que eso sería. Trescientas noventa y ocho millones dieciocho mil una estrellas y un Pavo Recocido Award a la Princesa Amígdala por seca. También voy a agregarle unos cupones 2×1 que tengo de Burger King a ver si se tapa un poco las venas. Ya me viro, ahora los dejo con el concurso, Chaicosqui.

¡CONCURSO MAESTRO!
Cortesía de los amigos de Fox Chile Inc. Ltda. les tengo un collar, un joyero, un polerón de mujer, afiches y entradas dobles para ver esta película en el cine. ¿Cómo les quedó el tutú? Para participar sólo tienen que dejarme un comentario aquí abajito contestándome la siguiente pregunta: ¿Qué les gustaría que hiciera Natalie Portman en su próximo flim? Ya ha hecho de bailarina de ballet (El cisne negro), de bailarina toplera (Closer) y de bailarina de la realeza (Star Wars, aunque nunca se la ve bailando ahora que lo pienso). Personalmente me gustaría verla como Matilda adulta en El perfecto asesino 2. ¿Sí o no que sería maestra? Usaría todo lo que le enseñó León y andaría en Brooklyn matando mafiocos, incluído el hermano gemelo de Gary Oldman etc. Sería la zorra. Ya, ahora les toca a ustedes. ¡Suerte!

¡GANADORES DEL CONCURSO! ¡ATENCIÓN!

Cabros, por motivos metodológicos no me gusta publicar los nombres de los ganadores de los concursos y prefiero avisarles por interno… Pero han hinchado tanto con los resultados de este concurso que filo. Voy a publicarlos no más. Aquí están: Si ganaron, producción se contactará con ustedes este fin de semana para las instrucciones así que atentos al mail. Si no ganaron: Guaja.

ENTRADAS DOBLES
Rodrigo Tejeda.
Pilar Morales.
Carola Beovic.
Macarena Bustos.
Catalina Díaz.
Ricardo Insunza.
Tomás Rosseti.

AFICHES
Darlyn González
Ariadne Marín

SETS DE POSTALES
Óscar Cáceres.
Josefa España.

JOYERO
Javier Olave.

COLLAR
Romina Vargas.

POLERON
Sofía Arévalo

¡Felicitaciones y sigan concursando!

Etiquetas: , , , , , , ,

Categoría: Cine, Concursos Maestros, Dramones, Terroríficas

Comentarios (364)

Trackback URL | Comentarios por RSS.

  1. [...] de hacer arte con él. Pero después me acordé de lo mal que lo pasaba la Natalie Portman en El Cisne Negro y se me pasó. Que otros sufran para poder hacer arte con el cuerpo, yo pago la entrada para verlos [...]

  2. [...] director de 3,141592653589793…, Las Drogas Son Malas: The Movie, Mickey Rourke Da Lástima y La Bailarina Demente. Bueno siendo justos debo confesar que también me sabía las otras partes más famosas de la [...]

Comente ahora o calle para siempre.




Si quiere salir con fotito, vaya a Gravatar.