1001 Películas: El exorcista.

Bienvenidos sean cabros a una entrega más de su sección favorita: Las 1001 Películas Etc. Por si no cachan les cuento que esta es la sección es donde veo un flim-que-no-haya-visto-antes sacado al azar del libro 1001 películas que hay que ver antes de morir, le hago la mansa crítica y después les digo si estoy de acuerdo o no con el libraco, es decir, si hay que ver o no la película antes de juntarse con San Pedro. Aunque la de esta semana es una “Edición especial” porque la película la he visto doscientas millones de veces, y ustedes lo saben. Pero es Navidad así que déjenme.

Y bueno, yo sé que en estas fechas andan todos con el espíritu puesto en Jesucristo así que qué mejor manera que celebrarlo que recordando el flim más terrorífico de todos los tiempos, donde justamente Jesús y sus cabros los jesuitas son los héroes de la película, y agarran al demonio y le dan guaraca.

El exorcista (1973) se trata del exorcista, un viejito todo tembleque que anda apenas pero que igual está en el desierto al principio de la película buscando el Arca Perdida. No es de esos viejitos turistas en todo caso, como mi tata Paolo cuando hizo un tour a México de puros abuelitos que parecía viaje de estudios de Tutan Kamón.

No, este exorcista en verdad anda trabajando porque es un arqueólogo misionero, que son los curitas que enseñan el catolicismo a las reliquias. Claro que en vez de encontrar el Arca Perdida encuentra una cabeza de greda prehistórica de un demonio, y ahí el viejito se pone cachudo al tiro porque es supersticioso. Después sale caminando y una viejuja inconsciente en carreta casi lo atropella (si va a beber no maneje), también ve dos perros brígidos peleando que hasta entonces no había visto ni en pelea de perros, y después se encuentra cara a cara con una estatua gigante del mismo demonio en pleno desierto. O sea, puras señales demoníacas de que se viene el Tutá Tutá.

Después del desierto nos vamos a los USA de Estados Unidos y ahí conocemos a la comadre que va a estar con una cara de sufrida que te la encargo durante toda la película y que es maestra: La pobre mamá de Regan Teresa. Esta comadre lo pasa tan mal y está tan angustiada después en la película, que cuando la dieron en el cine un compadre dijo “No puede haber alguien con esa expresión de sufrimiento” y se fue indignado y era Guayasamín. Pero al principio de la película está toda despreocupada hasta que escucha que hay un tigre en el ático, que ruje de repente y anda rajuñando el techo. Como es actriz está medio loca la comadre y le dice al Alfred de su casa que tiene ratones, etc. Despreocupada, ustedes cachan. Después conocemos a su hija Regan Teresa que es la cabra chica cachetona más tierna de la historia del cine. Da pura dulzura la péndex, pero espérate no más porque el Demonio acaba de rifar una posesión diabólica y a Regan Teresa le salió el premiado (metáfora).

Las primeras cosas raras que empiezan a pasar en la casa son los ruidos de tigre en el ático, pero después la Regan Teresa reclama porque en la noche le mueven la cama y no es temblor, ni nadie molestando como esa vez que en la playa dormimos en camarote y esperamos que el Feto se durmiera arriba para después ir a pegarle patadas al colchón desde abajo. Incluso un día se ve que la péndex juega con una tabla maldita de esas Ouija Rendija y ya saben cómo es la cosa. Un día uno juega con la Ouija Rendija, al otro día uno se hace pis delante de los invitados en la fiesta de la mamá. (Moraleja: no jugar a la Ouija Rendija ni comer sandía).

Aquí es cuando la pobre mamá lo empieza a pasar como la mona con Regan Teresa, así que parte con ella donde los doctores para que le hagan doscientos millones de exámenes. Pero la ciencia no se la puede contra la posesión diabólica y los doctores para variar no cachan nada. Lo único que hacen es recetarle calmantes a Regan Teresa y cuando la mamá va a la farmacia le salen con que no trabajan con esa marca y ahí queda la mamá con el numerito en la mano, así que todo mal. La cosa es que los doctores hacen la típica, después de no encontrar la solución le recomiendan un curita al paciente, y este curita es el padre Karras, que es como el hermano de Coco Legrand.

El padre Karras Legrand es un curita que tiene sus propios dramas porque tiene a la mamá viviendo sola en el edificio más deprimente de la historia y cada vez que la va a ver queda para el gato. Además la señora es porfiada y pasa llorando (típico), pero no quiere que la lleven a un asilo por el típico orgullo territorial abuelístico y peor porque la internan Igual. Cuento corto: la mamá se muere en el manicomio (spoiler) y el padre Karras Legrand se siente culpable y pierde la fe en Dios, que es como la Kriptonita de los que luchan contra el mal.

La cosa es que la mamá de Regan Teresa llama a Karras Legrand y le pide que vaya a ver a la hija, y Karras Legrand va de buena onda sin saber que justo ese día Regan Teresa almorzó habas, arverjas, lechuga, helado de pistacho, jugo de kiwi y un carabinero. Y Regan Teresa invoca a Guajardo y le muestra a Karras Legrand lo que se siente ser camarógrafo de Jackass (mala onda). Igual como Karras Legrand está con atados de fe en Dios, no cree que la Regan Teresa está poseída por el diablo y cree que la cosa es siquiátrica porque parece que los locos pueden cambiar completamente la voz, hablar exactamente igual que el vagabundo que le habló a Karras en el metro, y poner ojos de vampiro:

Después pasan caleta de cosas más hasta que Karras por fin se convence de la posesión diabólica y pide permiso para hacer el exorcismo. Ahí los CEOs de la iglesia le mandan al viejito que andaba en el desierto al principio de la película, y es bacán porque se nota que el abuelito ya cachó todas las señales. Está tan preparado para enfrentar al demonio incluso, que cuando le llega el telegrama con el aviso ni siquiera abre el sobre. Y sigue caminando por el parque todo parsimonioso.

Y después viene el exorcismo, obvio, y toda esta parte es brígida porque uno ha estado toda la película esperando la pelea, igual que cuando ve las de Rocky o los partidos de fútbol en la tele. El viejito es experto y se las sabe todas además, y Karras Legrand no así que uno se identifica y se sorprende con todo igual que él. Claro que Regan Teresa poseída es lo peor y puro le saca la madre a los curitas, sobre todo a Karras que se pica más porque obvio.

Durante toda la escena del exorcismo la Regan Teresa saca lengua de culebra, invoca a Guajardo, da vuelta la cabeza como Arturito, pone ojos de huevo duro, levita como mago, hace actos de ventriloquía, hace temblar, pega portazos, rompe las cosas, e incluso hace que los curitas vean visiones cuando en la pared aparece la escultura del demonio o esa cara blanca de mimo demoníaco que aparece de pronto. Y uno durante toda esta parte ni respira porque esta película uno se la cree toda.

Y aquí es donde empiezo a contarles los motivos de por qué El exorcista es tan pero tan maestra. El primer motivo es ese que ya les dije: Uno se la cree toda. No sé cómo lo hizo el peliculasta, pero esta es de esas películas que no parecen películas, principalmente porque todo es feo. Ahora uno está acostumbrado a que en las películas hollywoodenses hasta la señora del aseo tiene pinta de Megan Fox, pero en esta cuestión el peliculasta no estaba ni ahí. Y hasta la mamá de Regan Teresa que se supone es una actriz famosa tiene pinta piola. Apuesto que si hicieran un remake la mamá sería Angelina Jolie y Karras Legrand sería Matt Damon, y la cabra chica sería la hija de Will Smith etc. Pero este peliculasta no está ni ahí con Hollywood así que contrató puros compadres con caras bacanes y normales.

Y para el peliculismo aplicó la misma técnica de hacerla piola. Aunque tiene caleta de imágenes maestras (como la que se ve en la carátula con la ventana de Regan Teresa y la luz que da justo donde está parado el exorcista), uno nunca se distrae pensando en las chorezas fliméfilas pintamonos, porque no tiene ninguna. La cámara no vuela, no salen letras, nada. Pero en lo que sí se fue en la volada fue con el sonido: Todo se escucha increíble en esta película, desde los ruidos que hacen las máquinas de los exámenes hasta los ruidos demoníacos, incluso cuando la cabra chica da vuelta la cabeza como Arturito se escucha bacán (es el sonido de una billetera de cuero siendo retorcida, lo vi en el documental).

Pero lo que más me gusta de esta cuestión es que en el fondo es el medio dramón. Los peliculastas pareciera que no quieren que uno se asuste, incluso, porque no hay ninguna cosa típica de película de terror. No hay nadie escondiéndose de un asesino, ningún gato salta de la nada a asustar, y todo lo terrorífico son las imágenes. Aunque igual tiene cualquier corte repentino la película y uno se empieza a poner nervioso porque pasamos de la bulla brígida al silencio y eso a la larga estresa, sino es cuestión de escuchar un chinchinero. Pero lo más importante es lo que pasa con la pobre mamá de Regan Teresa, y cómo Karras Legrand recupera su fe en Dios y en la vida misma, aunque para eso tenga que agarrar al diablo a combos en loci y después saltar por la ventana.

A lo mejor van a creer que estoy loco, pero según yo este flim es de los mejores de la historia, y para mí está a la altura de El padrino, Ciudadano Kane y Los ángeles de Charlie porque es de esas películas donde TODO es la zorra, y hasta el compadre que hizo los muebles debería ganarse un Oscar vitalicio (como la cama de Regan Teresa, o ese ropero que se va encima de la pobre señora). ¿Y han cachado el nivel de las actuaciones? El padre Karras es seco. Es tan capo que uno lo mira y al tiro aparece en la cabeza un letrero que dice “Crisis de fe en Dios y en la vida misma”. La mamá y su Regan Teresa ni hablar. Y qué me dicen del abuelito tembleque exorcista que en la vida real era joven y se está haciendo el viejo no más. Hasta la abuelita penosa que hace de mamá de Karras Legrand es maestra y no sé de dónde la sacaron.

Y ya sé que esta película es famosa porque da miedo, y siempre que en la tele hablan del diablo ponen partes de esta cuestión para que a uno se asuste. Pero lo mejor es la historia de todos los personajes que están alrededor de Regan Teresa y que sufren con la posesión, como su mamá, el padre Karras, e incluso el exorcista que es un viejito que sabe que no se la va a ganar al demonio, y anda como despidiéndose de la vida. La dura, una vez vi esta cuestión cuando andaba en mis días y hasta me puse a llorar porque soy un alma sensible. Así que ya saben.

¿Vale la pena verla antes de morir? Esta película deberían darla por ley en los colegios en Kinder, para que sea la primera película que todo el mundo ve en sus vidas. Y filo si se trauman con el demonio los péndex, todos se trauman con algo en sus vidas, así por lo menos ven una de las mejores películas de la historia. O sea, todos salen ganando. Todas las estrellas, calificación máxima.

¡CONCURSO ENDIABLADO! ¡HOT EXPRESS SE RAJA CON EL EXORCISTA EN BLURAY!

Tal como leen, cabros. Los generosos amiguis de Hot Express se rajaron con el medio regalo navideño y nos tienen una copia de El exorcista recién salida en Blu-ray para sortear entre los lectores maestros. La edición es completamente a toda zorra. Viene en una caja tapa dura que tiene un libro al medio, y trae las dos versiones de la película (la original y la extendida con más escenas) para que uno decida si se asusta por más minutos o por menos. Además trae CALETA de material adicional onda comentarios donde pelean el director con el guionista, y el documental maestro que se llama The fear of God y que según yo es uno de los mejores making-ofs que existen. La dura, cuando terminen de ver todos estos discos van a saber más sobre El exorcista que yo (dónde la vieron).

¿Qué hacer para ganarse la película? Fácil, tienen que dejarme un comentario aquí y/o en el Facebook de Flims (en el enlace a esta crítica, no en el muro) diciéndome que quieren ganarse el Blu-ray y contándome LA EXPERIENCIA MÁS TERRORÍFICA QUE HAYAN TENIDO EN SUS VIDAS. Eso no más. Me da lo mismo si su experiencia sea sobrenatural con el demonio, o si fue esa vez que sacaron el pendrive del computador así no más. La idea es que todos nos riamos y lo pasemos bien leyendo, porque después voy a escoger el ganador AL AZAR aplicando la vieja técnica de dónde-caiga-el-mouse (si no me contaron ninguna anécdota terrorífica los echo al agua eso sí). ¡Ya, ahora a comentar y suerte, cabros!

Y recuerdensen que si quieren comprar por Internet en USA, lo mejor son las casillas Hot Express. ¡Lonks de interés!

El blog de Hot Express.
El Twitter de Hot Express.
El Facebook de Hot Express.

The power of Flims compells you!

¡ACTUALIZACIÓN! ¡CONCURSO CERRADO!

GANADOR: Sebastián Rojo. Producción se contactará con ud. etc.