ODT: Psicosis II.

Psicosis es una película muy famosa en blanco y negro donde la abuelita de Piolín mata en la ducha a Marilyn Monroe (la típica escena). Es famosa porque la dirigió ese abuelito Hitchcock, y también porque tiene una música de violines que chillan cuando a alguien le clavan un cuchillo, así que uno pega el medio salto y queda traumado. Pero la verdad es que es famosa porque es maestra, y aunque uno sepa todo lo que pasa, igual se mete y ni respira.

El gran secreto de Psicosis es que la abuelita de Piolín es en realidad el flacuchento que uno jura es hijo de la señora, porque el compadre tiene doble personalidad y se disfraza de señora para matar Marilyns Monroes en la ducha mientras la mamá verdadera está momificada en la pieza mirando por la ventana. O sea, uno aprende dos cosas: Una, que no hay que ser mamón, y dos, que ni siquiera las mamás momificadas dejan de mandonear y pedir que haga uno tonteras, aunque la mamá de Psicosis nunca lo manda ni a sacar la basura ni a comprar carne molida, así que podrías verle el lado bueno a la cosa, Psicosis.

La cosa es que al final de Psicosis se llevaban preso a Psicosis y él se terminaba de volver loco y en la última escena mira a la cámara con una carita que te la encargo. Y todos los fliméfilos del mundo aplaudiendo porque se las mandó don Hitchcock (felicitaciones). Bueno pues resulta que unos peliculastas pelmazos decidieron profanar la tumba de don Hitchcock y se mandaron Psicosis 2: Psicoseo Reloaded que se trata de lo que pasa cuando liberan a Psicosis, y el compadre tiene que volver a su casa terrorífica y a administrar el Motel que tenía con su vieja.

Al principio del flim se me pararon todos los pelos fliméfilos eso sí, porque parte con el logotipo en blanco y negro, y después vemos la escena típica de la ducha con los violines gritones. Y justo cuando termina la escena ZUÁCATE aparecen las medias letras de PSICOSIS 2 y todos arriba de la película con las medias pepas.

Y lo primero que vemos después es al Psicosis en la corte, cuando lo están soltando después de caleta de años internado en El peral. Es bacán el Psicosis además, porque tiene la boca chueca y una cara de loco que no se la saca nadie. De hecho es como el hermano anoréxico y loco de Harrison Ford sí o no:

Harrison Ford Anoréxico está cuerdo según el psiquiatra, y por eso lo liberan. Pero la hermana de Marilyn Monroe de la primera película (más vieja) se opone a que lo liberen y hace el medio escándalo y grita “¡No liberen a Psicosis!” y el juez se siente pasado a llevar y le dice “Silencio en la corte, hermana de Marilyn Monroe” y le pega al martillo para que los gendarmes saquen a la viejuja para afuera. Puro drama, bacán. La cosa es que igual liberan a Psicosis pero según la corte ya está cuerdo así que nadie le vuelve a decir Psicosis y todos le dicen Harrison Ford Anoréxico no más.

Y aunque el compadre es dueño del Motel Bates, igual se consigue trabajo de cocinero, conoce a una chinita buena onda, y todo bien. Y aquí me di cuenta que los peliculastas pelmazos quizás no son tan pelmazos después de todo, porque hacen que uno le tenga buena a Harrison Ford Anoréxico. Es asesino y se mandó los medios condoros, pero uno le hace barra igual y quiere que se rehabilite.

Y mientras eso pasa, el pobre Harrison Ford Anoréxico empieza a recibir llamados telefónicos de la mamá muerta, y le dejan notitas mala onda firmadas por la misma señora, y los comerciales del Día de la Madre de La Polar lo estresan, etc. Y uno empieza a pasarse los medios rollos: ¿Qué onda, Harrison Ford Anoréxico? ¿Te estás volviendo loco de nuevo? ¿Te están hinchando los que te tienen mala? ¿Te está penando tu mamá desde la ultratumba del más allá celestial? Y déjenme decirles que muy segunda parte de una película maestra será, pero también es HARTO BUENA esta cuestión, y uno ni respira.

Lo mejor de todo es que todo el misterio se lo ponen al pobre Harrison Ford Anoréxico, así que tal como pasaba en la primera película uno va pasando de tenerle buena a tenerle miedo y a tenerle lástima a cada rato, y la chinita del restorán hace lo mismo que hacía la Marilyn Monroe en la primera película: es buena onda con Harrison Ford Anoréxico y uno casi que quiere que pololeen… Y en esta película también las cosas terminan pésimo.

No les quiero contar qué más pasa por si se animan a verla, pero si les gustó la primera Psicosis apuesto plata que esta también les va a gustar. Los peliculastas en verdad le pusieron empeño y hay ene detallitos que sacaron de la otra película, pero no llegan a molestar. Además aplican todas las técnicas hitchcockianas para hitchcockearlo todo a lo Hitchcock, y se nota que al peliculasta le encanta la leserita, así que uno también se entretiene mirando las escenas, y las tomas, y las partes en que chantan la cámara en el cielo, etc.

Whoops.

Así que sorpresa cabros. Psicosis 2 Psicoseo Reloaded es entera digna, y lo más bien que puede pararse detrasito de Psicosis 1 con la frente en alto. Sin agarrar confianza eso sí, manteniendo su distancia y de lejitos, pero todo bien. Yo creo que grité (varonilmente) en tres escenas, y eso igual es mérito, se los digo yo. Así que consígansela y gócenla. Fíjense en las cosas que sacan de la otra película y también en lo importante que es todo el tema mamón no sólo con Harrison Ford Anoréxico (ojo). Trescientas millones de calabazas y un Inocencia Interrumpida Award al compadre por hacer tan bien de loco. Me gustó este flim, véanlo.

¡Gústenme en Facebook! ¡Síganme en Twitter! ¡Anuncien en Flims!