Mandrill

Mandrill es la nueva película chilensis de los mismos compadres que hicieron Kiltro (no la vi) y Mirage Man (igual me gustó). Y por si no cachan estas películas, siempre se tratan de un compadre maceteado silencioso bueno para tirar patadas que siempre que está desocupado tiene algún flashpack al pasado sobre algo heavy que le pasó y con razón anda amurrado toda la película. Y como dije no he visto Kiltro pero apuesto un millón de dólares que igual tiene flashpacks, y que el compadre tira patadas amurrado.

Bueno, en esta película hace de Mandrill, un compadre que cuando era chico veía unas películas flaitongas de un agente secreto así que ahora se jura espía aunque en realidad es asesino a sueldo, y anda disfrazado para ir a un bautizo y se cree la raja, como el pelado de El transportador, o como James Bond pero ni tan glamoroso porque en una escena necesita ponerse una humita y se la roba a un botones, pero igual pasa piola y nadie le dice “presta la humita para subir las maletas” ni le dan propina.

Al principio Mandrill anda buscando a un tuerto para matarlo y es entero maestro y las hace todas. La dura, en menos de cinco minutos el compadre patea a diecisiete giles, se engrupe a dos minocas hot y tira a un abuelito del segundo piso a una mesa todo porque el abuelito no le contestó una pregunta. (Si trabajan en informaciones y ven a Mandrill háganla corta y por último le inventan respuesta). Después hay unos flashpacks y uno cacha que al compadre un tuerto le mató a la mamá y al papá (lo dejaron huachito), y por eso ahora que es asesino a sueldo mata puros tuertos porque es tuertofóbico, y no puede ni ver Informe Especial.

Igual no sé cómo tiene el medio auto Mandrill si mata a puros tuertos, ¿cuántos tuertos habrá en el mundo que alguien quiera matar para que tenga pega Mandrill? Apuesto que anda todo urgido a fin de mes y con razón le roba la humita al botones. Lo importante es que justo le encargan matar un tuerto que es peruano, y parte a un casino en Atlantic City Peruano. Ahí conoce a la hija del tuerto, que es la Primera Dama, pero cubana. Y como vive en el casino (pobre), lo único que hace es jugar naipes y por eso contrajo una misteriosa enfermedad que la hace tener la cabeza gigante.

Ah y aparte de los flashpacks traumáticos donde a Mandrill lo dejan huachito (aw) se ven unos flashpacks en que su tío le da consejos para engrupirse a las minocas, porque el tío es todo Latin Lover y se las sabe todas. Claro que al principio de la película muestran que Mandrill se engrupe a dos minocas a dos segundos de conocerlas, así que después uno no se emociona mucho que digamos cuando muestran estos flashpacks, ni tampoco cuando usa los consejos del tío con Primera Dama Cubana.

Igual hay que decir que el tío de Mandril es maestro. Mi tío Jote por ejemplo no salva a nadie, y a mi tía le dice «la bruja» y se soba la ponchera, y no lo pescan ni las promotoras del supermercado. Si él diera consejos para engrupirse minocas, en diez años más el mundo sería Children of men, apuesto. En fin, volvamos a Mandrill. El compadre busca al tuerto en el casino mientras tiene onda con Primera Dama Cubana y hay flashpacks, etc. Lo mejor de esta cuestión son lejos las escenas de patadas eso sí, porque se nota que Mandrill de verdad sabe hacer esas cosas porque es karateka profesional y apuesto que entrena todos los días con el perchero. De hecho leí que este compadre era hermanastro de La Roca o no sé qué. Pero de que es maestro, es. Además en la película alcanza a pelear como con setecientas personas porque el tuerto del casino tiene CALETA de guardaespaldas, y salen todos a pelear con Mandrill de a uno.

Inception de los pobres.

¿Y saben qué más? Me gustó Mandrill. No sé bien por qué, pero había escenas en que me bajaba el puro cariño y era bacán. Además se nota que el peliculasta está pegado en el pasado igual que Tarantino y mi tía Charo, porque es entero RETRO el flim, tiene música que escucha mi tata, y aparecen letras gigantes amarillas onda Kill Bill y la cacha del florete. Con decirles que el auto a toda zorra que maneja Mandrill tiene casetera, porque ahora los casettes son retro (jajajja, ahí tenís Gabo, te jurai joven pero tus colección de casettes es de abuelito, jajajja).

También tiene escenas chistosas como cuando muestran las películas flaitongas que veía Mandrill cuando chico y que lo hicieron transformarse en Mandrill, y menos mal que no veía programas como Cachureos porque ahora andaría disfrazado de Señor Lápiz y ahí el día del níspero te va a pescar Primera Dama Cubana, Mandrill. También me reí con algunas cuestiones exageradas violentas onda Robert Rodríguez, como lo que le pasa a la comadre esa de la María José Prieto que según no sé quién es hot pero según yo dónde la viste.

Las peleas son todas buenas porque el compadre es seco, y me gustó también que en esta película todos saben karate, incluyendo un guardaespaldas viejujo que sale y que tiene pura pinta de conserje del edificio de mi abueli, y que igual dura harto rato peleando con Mandrill así que no es cualquier cosa. También tiene momentos en que hacen la típica esa de acelerar la cámara un segundo y después hacerla lenta, y así uno aprecia mejor el momento en que la patada le llega a un pobre gil en la cabeza (jajjaja).

Igual tengo que decir que me gustó más Mirage Man eso sí. En esa me reí más y como que todo era más chilensis. Acá se fueron más en la onda sentimental de Mandrill y a mí por lo menos todos los flashpacks con el tío, y la historia de amor con Primera Dama Cubana me dieron un poco lo mismo. Como que toda la cebolla le queda mejor al superhéroe flaitongo Mirage Man que al espía flaitongo Mandrill. Ah y tampoco me gustó una escena en que calientan la sopa con un guardaespaldas gigante como de tres metros que no le duelen los combos. Uno se acomoda en el asiento y dice “ya miércales, esta sí que va a ser la MEDIA pelea”, pero naca. Dura menos que un candy el guardaespaldas gigante (plop). A lo mejor esa era la idea (como el árabe de la espada que hace piruetas para pelear con Indiana Jones, pero Indiana Jones le dispara porque no está ni ahí) pero si era así no se notó y salió con efecto cri-cri.

Lo otro que me di cuenta es que Mandrill es igualito a un moai, y lo voy a demostrar dibujándole patillas y anteojos oscuros a uno, cáchense:

Mandrill: Isla de Pascua Edition.

Igual me gustó Mandrill y me gusta que se hagan películas chilensis como ésta, aunque no salgan tan zorronas como las que uno está acostumbrado a ver (por algo se empieza digo yo). Vayan a verla con confianza y después me cuentan qué les pareció a ustedes. Yo me anoto al tiro para la segunda parte: Orangutanna (ahí van a cachar). Eso sería. Cincuenta y cinco millones dieciocho mil ocho estrellas y un Buena Onda Award al compadre moai, pero para que no me agarre a patadas en la cabeza no más. Nos Belmont.

¡ACTUALIZACIÓN! ¡CONCURSO MAESTRO!

Cabros, me acaban de informar que TENEMOS PREMIOS para sortear de Mandrill (ejalé). Así que si quieren ganarse unas POLERITAS, unos AFICHES y/o sus buenos STICKERS del flim Mandrill, dejen su comentario con nombre y apellido a partir de ahora. ¡Pónganle Wendy y suerte! (Lamentablemente me informan que ninguno de los premios tiene el Mandrill: Isla de Pascua Edition, sorry).

¡Gústenme en Facebook! ¡Síganme en Twitter! ¡Pónganle avatars a sus comentarios!

Mandrill es la nueva película chilensis de los mismos compadres que hicieron Kiltro (no la vi) y Mirage Man (igual me gustó). Y por si no cachan estas películas, siempre se tratan de un compadre maceteado silencioso bueno para tirar patadas que siempre que está desocupado tiene algún flashpack al pasado sobre algo heavy que le pasó y con razón anda amurrado toda la película. Y como dije no he visto Kiltro pero apuesto un millón de dólares que igual tiene flashpacks, y que el compadre tira patadas amurrado.

Bueno, en esta película hace de Mandrill, un compadre que cuando era chico veía unas películas flaitongas de un agente secreto así que ahora se jura espía aunque en realidad es asesino a sueldo, y anda disfrazado para ir a un bautizo y se cree la raja, como el pelado de El transportador, o como James Bond pero ni tan glamoroso porque en una escena necesita ponerse una humita y se la roba a un botones, pero igual pasa piola y nadie le dice “presta la humita para subir las maletas” ni le dan propina.

Al principio Mandrill anda buscando a un tuerto para matarlo y es entero maestro y las hace todas. La dura, en menos de cinco minutos el compadre patea a diecisiete giles, se engrupe a una minoca hot y tira a un abuelito del segundo piso a una mesa todo porque el abuelito no le contesta una pregunta. (Si trabajan en informaciones y ven a Mandrill váyanse la sombrita y por último inventen, ya saben). Después hay unos flashpacks y uno cacha que al compadre un tuerto le mató a la mamá y al papá (lo dejaron huachito), y por eso ahora que es asesino a sueldo mata puros tuertos porque es tuertofóbico, y odia Informe Especial.

Igual no sé cómo tiene el medio auto Mandrill si mata a puros tuertos, ¿cuántos tuertos habrá en el mundo que alguien quiera matar para que le salga peguita a Mandrill? Apuesto que anda todo urgido el pobre a fin de mes y con razón le roba la humita al botones. Lo importante es que justo le sale un tuerto que matar y es peruano, así que parte a un casino en Atlantic City Peruano y ahí conoce a la hija del tuerto, que es la Primera Dama, pero cubana. Y como vive en el casino (pobre), lo único que hace es jugar naipes y por eso contrajo una misteriosa enfermedad que la hace tener la media cabeza.

Ah y aparte de los flashpacks traumáticos donde a Mandrill lo dejan huachito (aw) se ven unos flashpacks en que su tío le da consejos para engrupirse a las minocas, porque el tío es todo Latin Lover y se las sabe todas. Claro que al principio de la película muestran que Mandrill se engrupe a dos minocas a dos segundos de conocerlas, así que después uno no se emociona mucho que digamos cuando muestran estos flashpacks, ni tampoco cuando usa los consejos con Primera Dama Cubana.

Así que eso es Mandrill. El compadre buscando al tuerto en el casino mientras tiene onda con Primera Dama Cubana y hay flashpacks, etc. Lo mejor de esta cuestión son lejos las escenas de patadas eso sí, porque se nota que Mandrill de verdad sabe hacer esas cosas porque es karateka profesional y apuesto que entrena todos los días con el perchero. De hecho leí que este compadre era como hermano adoptivo de La Roca o no sé qué, pero de que es maestro, es. Además en la película alcanza a pelear como con setecientas personas porque el tuerto del casino tiene CALETA de guardaespaldas y salen todos a pelear con Mandrill de a uno.

¿Y saben qué más? Me gustó Mandrill. No sé bien por qué, pero había escenas en que me bajaba el puro cariño y era bacán. Además se nota que el peliculasta está pegado en el pasado igual que Tarantino y mi tía Charo porque es entero retro el flim, y tiene música que escucha mi tata, y aparecen letras gigantes amarillas onda Kill Bill y la cacha del florete. Con decirles que el auto a toda zorra que maneja Mandrill tiene casetera, porque ahora los casetes son retro (jajajja, ahí tenís Gabo, te jurai joven pero tus casetes de Michael Jackson son de abuelito, jajajja).

También tiene escenas chistosas como cuando muestran las películas flaitongas que veía Mandrill cuando chico y que lo hicieron transformarse en Mandrill, y menos mal que no veía programas como Cachureos porque ahora andaría disfrazado de Señor Lápiz y ahí el día del níspero te va a pescar Primera Dama Cubana, Mandrill. También me reí con algunas cuestiones exageradas violentas onda Robert Rodríguez, como lo que le pasa a la comadre esa de la María José Prieto que según no sé quién es hot pero según yo dónde la viste.

Las peleas son todas buenas porque el compadre es seco, y me gustó también que en esta película todos saben karate, incluyendo un guardaespaldas viejujo que sale y que tiene pura pinta de conserje del edificio de mi abueli, y que igual dura harto rato peleando con Mandrill así que no es cualquier cosa. También tiene momentos en que hacen la típica esa de acelerar la cámara un segundo y después hacerla lenta, y así uno aprecia mejor el momento en que la patada le llega a un pobre gil en la cabeza (jajjaja).

Igual tengo que decir que me gustó más Mirage Man eso sí. En esa me reí más y como que todo era más chilensis. Acá se fueron más en la onda sentimental de Mandrill y a mí por lo menos todos los flashpacks con el tío, y la historia de amor con Primera Dama Cubana me dieron lo mismo. Como que toda la cebolla le queda mejor al superhéroe flaitongo Mirage Man que al espía flaitongo Mandrill. Ah y tampoco me gustó una escena en que calientan la sopa con un guardaespaldas gigante como de tres metros que no le duelen los combos. Uno se acomoda en el asiento y dice “ya miércales, esta sí que va a ser la MEDIA pelea”, pero naca. Dura menos que un candy el guardaespaldas gigante (plop). A lo mejor esa era la idea (como el árabe de la espada que hace piruetas para pelear con Indiana Jones, pero Indiana Jones le dispara porque no está ni ahí) pero si era así no se notó y salió con efecto cri-cri.

Lo otro que me di cuenta es que Mandrill es igualito a un moai, y lo voy a demostrar dibujándole patillas y anteojos oscuros a uno, cáchense:

En fin. Me gustó Mandrill y me gusta que se hagan películas chilensis como ésta, aunque no salgan tan zorronas, por algo se empieza digo yo. Vayan a verla con confianza y después me cuentan qué les pareció a ustedes. Yo demás iría a ver la segunda parte: Orangutanna (ahí van a cachar). Cincuenta y cinco millones dieciocho mil ocho estrellas y un Buena Onda Award al compadre moai, pero para que no me agarre a patadas en la cabeza no más.

¡Gústenme en Facebook! ¡Síganme en Twitter! ¡Pónganle avatars a sus comentarios!