Subscribe via RSS Feed






Un hombre solo

7 agosto 2010 | Hermes Antonio

Apenas escuché el título de esta cuestión me imaginé una película con la historia de un niñito hijo de traficantes espaciales que caía en un planeta de puros extraterrestres peludos buenos para hacer ruidos de perro gangoso, y se criaba con ellos y aprendía a subsistir por sí mismo en el espacio. Después crecía pero nunca dejaba de ser el mejor amigo de Chubaca, y se volvían como un dúo famoso en la galaxia. Un hombre Han Solo tendría que haberse llamado eso sí, y sería la zorra misma, apuesto.

Desafortunadamente esta película es nada que ver, y se trata de un hombre solo no más. Y achacado. Y con lentes de Allende, porque es en los años cincuenta. Y lo hace ese mismo compadre que se enamoraba de la Bridget Jones, aunque la comadre era más apestosa que no sé qué así que además es Un hombre con mal gusto. Acá también está enamorado, pero su pololo es mucho menos apestoso que Bridget Jones, y más varón. Porque el compadre es homogay así que si fuera por mí la película se llamaría Un hombre solo achacado homogay con lentes de Allende (y con mal gusto, pero eso era en otra película así que filo) y así no habría malentendidos.

El principal motivo por el que su pololo es menos apestoso que Bridget Jones es porque está muerto (ow) así que aparece en puros flashpacks y/o sueños. Es heavy además porque como eran homogays los pobres tenían que andarse escondiendo y ahora que uno se murió el otro no puede tener pena en público y tiene que hacerse el leso, y reprimir los sentimientos es malo. Todo por culpa de la sociedad que era tan retrógada en los años cincuenta y encontraba que ser homogay era una aberración, etc., no como ahora que si alguien es homogay nadie dice nada y pueden casarse perfectamente en Mendoza.

Igual les aviso al tiro que esta película no es ningún Carnaval Fiestero de la Alegría Feliz, así que prepárense para el Caras Largas Parade con personajes que están agarrándose a las ganas de vivir con las uñas de una pura mano y ni les importa caerse al abismo de la desesperanza (metáfora). Además el peliculasta que hizo el flim ralla la papa con los violines, las cámaras lentas y los minocos hot, así que hay como dos millones de escenas en que un minoco nada en Pelotillehue en cámara lenta y con violines de fondo, para que uno sienta de verdad lo que es echar de menos al pololo.

También hay muchas escenas en que un nuevo minoco hot (el péndex de About a boy, más grande y más gay) le tira los churrines al protagonista, y el director le hace primeros platos a los labios del compadre, y a las pestañas, e incluso hace un efecto especial moderno para que de pronto la piel se vea con más color, y uno queda para dentro de puro impacto artístico lujurioso.

Escuché a alguien hablando en el cine que el director es un tal Henry Ford, y que es famoso porque es diseñador de autos, o no sé qué, e igual se nota porque el protagonista tiene pura cara de auto. También actúa la colorina pecosa esa que está siempre llorando, y que según todos los críticos del mundo como que le anduvo llegando el viejazo. Acá es la amiga del Hombre solo y la verdad es que ella también es Mujer sola sin ganas de vivir, porque el mundo es miserable y todo da lo mismo, etc.

¿Saben de qué película me acordé viendo esta cuestión? De Las horas. Esa donde actuaba la misma colorina pecosa llorona, la Meryl Streep y la hermana narigona de Nicole Kidman. También tenía música de violines esa, y escenas todas bonitas poéticas simbólicas artistoides, además de diecisiete personajes pasándolo pésimo y sufriendo por algo. No sé si ésta me gustó tanto como Las horas eso sí, pero es la misma onda, con más cámaras lentas y con más minocos en Pelotillehue.

Yo cacho que uno de los motivos por los que no me gustó tanto es precisamente que el peliculasta se va al chancho con las escenas bonitas. Las cámaras lentas, las flores, los colores, la ropa antigua, el papel mural de abuelita, etc. Todo es bacán de ver los primeros doscientos minutos, pero después uno se empieza a aburrir porque tanta belleza como que deja ciego, y todo da lo mismo.

Pero en fin. Igual me gustó ah, y se la recomiendo a todos los que les gustan las películas artísticas de cámara lenta con personajes sufrientes. Todos actúan bien, sobre todo el Hombre solo y la Mujer sola. También se la recomiendo a los diseñadores (de autos) porque seguro se van a inspirar y van a querer enmarcar la película y ponerla en el living, porque es toda bonita. Así que eso sería. Ciento cinco millones de estrellas y un Vivienda y Decoración Award al peliculasta, por maestro.

¡BONUS TRACK SPOILERIFICO CON EL MEDIO SPOILER ASI QUE NO SIGA LEYENDO!

Sí, una de las cosas que me embarró un poco la onda de esta película es el final, y lo voy a discutir ahora. Si piensa ver esta película, le aviso que estoy a punto de embarrarle el final. Váyase, no sea mamerto. Esta sección es sólo para los que ya la vieron, o para los que no están ni ahí. Si usted va a ir a verla la está embarrando heavy. En serio, no siga leyendo. Ya pues. En qué idioma tengo que decirle. Go away you fool. Ya, aquí va el spoiler a las tres.

Uno.
Dos.
Tres.
¡Ya!

Les advertí ah, sin llorar después. Lo que pasa es que la película es tan pero tan bonita, y tiene tantos violines y cámaras lentas, que uno piensa que DE VERDAD se trata de cosas HEAVY y va a quedar PARA DENTRO con lo que nos va a enseñar el flim. Pero lo que pasa al final es esto: el compadre está toda la película con ganas de suicidarse, hasta que justo antes del final decide volver a creer en la vida, y darle una segunda oportunidad al amor etc. Y uno se pone feliz por él porque hasta cuándo, Cara de auto. Y justo después de que quema las cartas de suicidio, la vida le dice “Dónde la viste, loco” y ZUÁCATE. Le da un infarto y se muere. Y yo no sé si este compadre del Henry Ford ha visto películas antes, pero esa cuestión está más repetida que no sé qué. Desde esas típicas de mafiosos en que los matan justo después de que decidieron dejar el crimen, hasta Belleza americana, o Camino a la perdición, o qué sé yo.

Y para más remate decide ponerlo en la película como si nosotros fuéramos tontos. La dura. Esto es lo que pasa: el compadre se cae muerto y se está escuchando de fondo el segundero de un reloj. Tic. Tac. Tic… Y para. Porque el reloj es como la vida, ¿cierto? La zorra, The End.

Nope, el peliculasta cree que somos giles así que va y hace el mismo efecto especial del color que hizo antes, pero ahora para quitarle color al compadre y dejarlo color cadáver. Igual habíamos cachado que se murió, pero gracias. Ahora sí, The End. Nope, no todavía. Por si hay algún tontito viendo la película aquí aparece el pololo muerto y le da un beso en la frente al Cara de auto. Pero eso no es todo, el peliculasta sigue y mete la escena en cámara lenta de los pololos flotando en Pelotillehue en el agua, y en blanco y negro porque ahora están los dos muertos. Faltó que apareciera el flaco de capucha negra y esa hacha cuática abrazado al Cara de auto, y que se fueran caminando hacia la luz, y después apareciera la lápida con las fechas.

Y no es por ser pelmazo, pero la dura, le pusieron tanto color a toda la película que me sorprendió que al final la hicieran tan poco piola, y que lo trataran a uno de tontorrón. Pero el resto es bacán, y las cámaras lentas la llevan, etc. Buena, Henry Ford.

Ya, chao.

Etiquetas: , , , , ,

Categoría: Cine, Dramones, Románticas, Shinearte

Comentarios (31)

Trackback URL | Comentarios por RSS.

  1. [...] ser reina sino pregúntenle a Cecilia Bolocco. También era buena esa película del hombre solo Un hombre solo que se trataba de un hombre [...]

Comente ahora o calle para siempre.




Si quiere salir con fotito, vaya a Gravatar.